utfidelesinveniatur

Este blog se abrió con el fin de informar sobre varios aspectos de los temas tanto católicos, teológicos entre otros temas. El blog no es responsable de los artículos o opiniones de los autores de los artículos. Solo ellos son responsables de lo que escriben. Este blog autoriza a todos los que lo lean a reproducir total o parcialmente estos artículos solo deben informar al blog de ello. Este blog es Católico e si siñe a las enseñanzas católicas de la Iglesia de siempre y se apoya en ET NOS CREDIDIMUS CARITATI.

domingo, 11 de junio de 2017

DOMINGO PRIMERO DESPUES DE PENTECOSTES




 

FIESTA DE LA SANTISIMA TRINIDAD

 

“¡Oh abismo  de los tesoros, de la sabiduría y de la ciencia divina! ¡Cuán incompresibles son sus juicio e impenetrables sus caminos. ¿Quién ha conocido los designios del Señor? ¿Quién es su consejero? ¿Quién es el que da a Él primero, para ser recompensado? Todo es de él, y por él y por él y para él. A él sea la gloria en los siglos. Amén”

 Así comienza el domingo de la Santísima trinidad, en donde todo se dice y poco se entiende, estas son las palabras del apóstol san Pablo con las cuales rodea el misterio de esta solemnidad. Misterio que debe admirarse y venerarse en donde la ciencia no tiene parte, en donde todo conocimiento humano queda demasiado corto como para explicarlo y en donde la inteligencia humana solo acierta a adorarlo porque es lo mejor que puede hacer y a eso está dirigida la colecta de este día solemnísimo: “Oh Dios todopoderoso y eterno!, que con la luz de la verdadera fe has dado a tus siervos conocer la gloria de la Trinidad eterna, y adorar la Unidad en el poder de su majestad: haz, te suplicamos, que, por la firmeza de esa misma fe, seamos defendidos de toda adversidad. Por Nuestro Señor Jesucristo…”  En este día adoramos pues la por un lado la gloria de la eterna trinidad y la adoramos en la Unidad y, a mi forma de ver, estas dos cosas fueron los dos principales objetivos de Nuestro Señor Jesucristo en la tierra, además de otros. No le fue fácil darnos a entender algo de este noble misterio pues nuestro corto entendimiento no tiene el vuelo de un Águila sino más bien de una gallina. Razón por la cual solo nos basta saber lo que en el antiguo testamento solo s insinuó unas cuantas veces sin llegar a revelar el misterio, pero el revelarlo no significa necesariamente el entenderlo. Son dos cosas distintas porque el fin de la augusta Trinidad es que la amemos y adoremos en el Misterio de la unidad sin tratar de escudriñar más allá de lo revelado por nuestro Salvador.

El Apóstol de las gentes, quien fue arrebatado hasta el tercer cielo, solo acierta, admirado por este gran misterio, a decir la alabanza que acabamos de poner al principio de este escrito y la colecta nos pide un gran sacrificio el cual es grato en este día a la Santa Y augusta trinidad, LA FE, nuestro humilde asentimiento. Esta virtud teologal en todos los misterios de nuestra sacrosanta religión nos es indispensable y necesaria porque en ella hay mas para asentir que para comprender y entender y este es por excelencia el misterio más alto y noble en donde solo la Santísima trinidad tiene acceso porque en este misterio ella vive y ella es.

El gran Santo Tomas, a nuestro parecer dice mucho sobre este misterio, en su SUMA TEOLOGICA, pero luego, en su arrebato místico, llega decir después de haber vuelto de él, que todo cuanto ha escrito no es más que paja comparado con lo que él vio en el cielo y dejo de escribir su gran obra es por ello que su secretario termina la SUMA en aquello de LOS SACRAMENTOS.

Por tal razón la Iglesia en este día solo ruega a esta augusta Trinidad los frutos de la fe que profesa a este dignísimo misterio, al pedir que por el seamos defendidos siempre de toda adversidad. En donde resalta lo más importante de esta solemnidad dado que las adversidades nos son mas familiares porque a diario lidiamos con ellas en un mundo no diría más sino ya descristianizado con olor cada vez mas fuerte a protestantismo y liberalismo en donde las virtudes teologales en especial la fe se ven, si es que se ven, cada vez menos en los actos de los mismos que nos decimos católicos íntegros y seguidores del divino Maestro, sin advertir lo que San Pablo nos dice: “El que está parado, mire no caiga”,  ¿Quién está seguro absolutamente en su “fe” en medio de esta confusión jamás vista en el seno de la Iglesia? ¿Quién puede decir con certeza que su fe en este misterio es absoluto y sin vacilaciones si antes el Espíritu Santo no le ilustra en lo más profundo de su ser sobre este misterio? Este amadísimo Padre de los pobres, de los menesterosos y de los humildes es el que nos puede confirmar en la fe, pero para ello necesita de nuestra docilidad y, ¿No brilla esta por su ausencia en las almas aun de los católicos que no se han “contaminado del modernismo o del liberalismo? ¿No es verdad que estos católicos no quieren a este divino Maestro sino que, ante Él, se declaran autodidactas?

Todo lo saben y si no lo inventan, no es menester que alguien los instruya en el camino a la vida eterna y en el poco conocimiento que sobre la trinidad se pueda saber y gozar de esa fruición del conocimiento.

Existe entre nosotros una inteligencia poco o casi nula capaz se doblar su cerviz a las enseñanzas divinas, hay una rebelión clara de los dicentes contra los pocos docente que puedan existir todavía, dicen, en su soberbia, que ellos no necesitan de estos docentes que ellos tienen su contacto directo con Dios y, que yo sepa solo los bienaventurados en el cielo tienen ese contacto intimo con Él, pero de ninguna manera descarto que, sobre la tierra, existan tanto hombres como mujeres con esa gracia especial, pero, ¿Dónde están? ¿Cómo es que llegamos a ellos para recibir un poco de luz mediante su consejo? Cuando el mismo Señor se lamenta diciendo: “He mirado a los hijos de los hombres y no hay nadie que busque a Dios, todos a una se han desviado…”. Esto no incluye a las pocas almas ilustradas por la Santísima Trinidad en este día y, si hay algo que choca y no permite a la gracia fluir sobre nuestras almas la Sabiduría divina, vuelvo a insistir, es la maldita soberbia que todo lo campea hoy día o el egoísmo, o amor desmedido y desordenado de sí mismos a estos Dios mismo deja vacios y sin fruto porque, como dice el magnifica: “A los pobres (de espíritu) los lleno y a los ricos (llenos de si mismos) los despidió sin nada” y esto es muy cierto porque dice el Evangelio que; “Dios da sus gracias a los humildes y resiste a los soberbios”.

En este solemne día no seamos de esos “ricos” ni de esos soberbios porque Nuestro Señor nos despedirá vacios sin los frutos propios de esta gran solemnidad, para que digamos con San Atanasio en su símbolo “QUICUMQUE”: “Todo el que quiera salvarse, ante todo es menester que mantenga la fe católica; y el que no la guardaré íntegra e inviolada, sin duda perecerá para siempre.

Ahora bien, la fe católica es que veneremos a un solo Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la unidad; sin confundir las personas ni separa las sustancias. Porque una es la persona del Padre, otra la del Hijo y otra (también) la del Espíritu Santo; pero el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo tienen una sola divinidad, gloria igual y coeterna majestad. Cual el Padre, tal el Hijo, tal (también) el Espíritu Santo; increado el Padre, increado el Hijo, in creado (también) el Espíritu Santo; inmenso el Padre, inmenso el Hijo, inmenso (también) el Espíritu Santo; eterno el Padre, eterno el Hijo, eterno (también) el Espíritu Santo. Y, sin embargo, no son tres eternos, sino un solo eterno, como no son: tres increados ni tres inmensos, sino un solo increado y un solo inmenso. Igualmente, omnipotente el Padre, omnipotente el Hijo omnipotente (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres omnipotentes, sino un solo omnipotente. Así Dios es el Padre, Dios es el Hijo, Dios es (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres dioses, sino un solo Dios. Así, Señor es el Padre, Señor el Hijo, Señor (también) el Espíritu Santo; y, sin embargo, no son tres Señores, sino un solo Señor; porque así como por la cristiana verdad somos compelidos a confesar como Dios y Señor a cada persona en particular; así la religión católica nos prohíbe decir tres dioses y señores. El Padre, por nadie fue hecho ni creado ni engendrado. El Hijo fue por solo el Padre, no hecho ni creado, sino engendrado. El Espíritu Santo, del Padre y del Hijo, no fue hecho ni creado ni engendrado, sino que procede.  

Hay, consiguientemente, un solo Padre, no tres padres; un solo Hijo, no tres hijos; un solo Espíritu Santo, no tres espíritus santos; y en esta Trinidad, nada es antes ni después, nada mayor o menor, sino que las tres personas son entre sí coeternas y coigua1es, de suerte que, como antes se ha dicho, en todo hay que venerar lo mismo la unidad en la Trinidad que la Trinidad en la unidad. El que quiera, pues, salvarse, así ha de sentir de la Trinidad.

Pero eS necesario para la eterna salvación creer también fielmente en la encarnación de nuestro Señor Jesucristo. Es, pues, la fe recta que creemos y confesamos que nuestro Señor Jesucristo, hijo de Dios, es Dios y hombre. Es Dios engendrado de la sustancia del Padre antes de los siglos, y es hombre nacido de la madre en el siglo: perfecto Dios, perfecto bombre, subsistente de alma racional y de carne humana, igual al Padre según la divinidad, menor que el Padre según la humanidad. Más aun cuando sea Dios y hombre, no son dos, sino un solo Cristo, y uno solo no por la…” (Dz 39)