utfidelesinveniatur

viernes, 24 de junio de 2016

LE DESTRONARON - Del liberalismo a la apostasía La tragedia conciliar.


CAPITULO XXXII

UN LIBERALISMO SUICIDA:
LAS REFORMAS POST-CONCILIARES


Los espíritus leales y algo perspicaces hablan de “la crisis de la Iglesia” para señalar la época post-conciliar. Antaño, se había hablado de “la crisis arriana”, de “la crisis protestante”, pero jamás de “la crisis de la Iglesia”... Desgraciadamente, no todos coinciden en asignar las mismas causas a esta tragedia. El Card. Ratzinger, por ejemplo, ve bien la crisis, pero disculpa totalmente al Concilio y a las reformas post-conciliares. Comienza por reconocer la crisis: “Los resultados que han seguido al Concilio parecen oponerse cruelmente a las esperanzas de todos, comenzando por las del Papa Juan XXIII y, después, las de Pablo VI (...)

“Los Papas y los Padres conciliares esperaban una nueva unidad católica y ha sobrevenido una división tal que –en palabras de Pablo VI– se ha pasado de la auto crítica a la autodestrucción. Se esperaba un nuevo entusiasmo, y se ha terminado con demasiada frecuencia en el hastío y en el desaliento. Esperábamos un salto hacia adelante, y nos hemos encontrado ante un proceso de decadencia...”
He aquí luego la explicación de la crisis dada por el cardenal: “Estoy convencido que los males que hemos experimentado en estos veinte años, no se deben al concilio ‘verdadero’, sino al hecho de haberse desatado en el interior de la Iglesia ocultas fuerzas agresivas, centrífugas, irresponsables o simplemente ingenuas, de un optimismo fácil, de un énfasis en la modernidad, que ha confundido el progreso técnico actual con un progreso auténtico e integral. Y, en el exterior, al choque con una revolución cultural: la afirmación en Occidente del estamento medio-superior, de la nueva ‘burguesía del terciario’, con su ideología radicalmente liberal de sello individualista, racionalista, hedonista.” Más adelante el Card. Ratzinger denuncia aquello que le parece la verdadera causa “interior” de la crisis: un “anti-espíritu del Concilio”: “Se contrapuso, ya durante las sesiones y con mayor intensidad en el periodo posterior, un sedicente ‘espíritu del Concilio’, que es en realidad su verdadero ‘anti-espíritu’. Según ese pernicioso Konzils-Ungeist, todo lo que es ‘nuevo’ (o que por tal se tiene: ¡cuántas antiguas herejías han reaparecido en estos años bajo capa de novedad!) sería siempre y en cualquier circunstancia mejor que lo que se ha dado en el pasado o que lo que existe en el presente. Es el anti-espíritu, según el cual la historia de la Iglesia debería comenzar con el Vaticano II, considerado como una especie de punto cero.”

Entonces el cardenal propone su solución: volver al verdadero Concilio, considerándolo no “como un punto de partida del cual uno se aleja corriendo, sino más bien como una base sobre la cual es necesario construir sólidamente”. Estoy de acuerdo para buscar las causas exteriores de la crisis de la Iglesia, particularmente una mentalidad liberal y amante de los placeres que se ha extendido en la sociedad, incluso cristiana. Pero precisamente ¿qué ha hecho Vaticano II para oponerse? ¡Nada! O más bien, ¡Vaticano II ha empujado en ese sentido! Usaré una comparación: ¿Qué pensaríais vosotros si ante la amenaza de un maremoto, el gobierno holandés decidiera un día abrir sus diques para evitar el choque? ¿Y si se disculparía después de la inundación total del país diciendo: “No fue culpa nuestra sino del maremoto”? Es exactamente lo que hizo el Concilio: ha abierto todas las barreras tradicionales al espíritu de mundo cuando anunció su apertura al mundo, por la libertad religiosa, por la constitución pastoral sobre La Iglesia en el mundo de este tiempo Gaudium et Spes, que son el espíritu mismo del Concilio, ¡Y no el anti-espíritu! En cuanto al anti-espíritu, acepto su existencia en el Concilio y después del Concilio, con las opiniones completamente revolucionarias de los Küng, Boff, etc... Que dejaron bien atrás a los Ratzinger, Congar, etc. Concedo que ese anti-espíritu ha gangrenado completamente los seminarios y universidades; y allí el Ratzinger universitario y teólogo, ve bien los estragos: es su dominio.

Pero afirmo dos cosas: lo que el Card. Ratzinger llama “anti-espíritu del Concilio” no es más que la conclusión extrema de teorías de teólogos que fueron expertos en el Concilio. Entre el espíritu del Vaticano II y el llamado anti-espíritu no veo más que una diferencia de grado y me parece inevitable que el anti-espíritu haya influido sobre el espíritu mismo del Concilio. Por otra parte, es el espíritu del Concilio, este espíritu liberal que ya hemos analizado ampliamente y que es la raíz de casi todos los textos conciliares y de todas las reformas que le siguieron, el que debe ser puesto en el banquillo de los acusados. Dicho de otra manera, “acuso al Concilio” me parece la respuesta necesaria al “excuso al Concilio” del Card. Ratzinger. Me explico: sostengo, y voy a probar, que la crisis de la Iglesia se reduce esencialmente a las reformas post-conciliares que emanan de las autoridades oficiales más importantes de la Iglesia y en la aplicación de las doctrinas y directivas del Vaticano II. ¡Nada, entonces, de marginal ni de subterráneo en las causas esenciales del desastre post-conciliar! No olvidemos que son los mismos hombres y ante todo el mismo Papa Pablo VI que hicieron el Concilio y que luego lo aplicaron metódica y oficialmente, usando su autoridad jerárquica: así el nuevo misal de Pablo VI ha sido ex decreto sacrosanta oecumenici concilii Vaticani II instauratum, auctoritate Pauli P.P. VI promulgatum. Sería entonces un error decir: “pero las reformas no comenzaron en el Concilio”. Sin duda sobre algunos puntos las reformas han ido más allá de la letra del Concilio; por ejemplo, el Concilio no había pedido la supresión del latín en la liturgia, pedía solamente la introducción de la lengua vernácula; pero como lo he dicho, en el espíritu de aquellos que abrieron esta pequeña puerta, el fin era llegar al cambio radical. Pero en definitiva, basta verificar que todas las reformas se refieren oficialmente al Vaticano II: no sólo la reforma de la Misa y la de los sacramentos, sino también la de las congregaciones religiosas, seminarios, asambleas episcopales; la creación del sínodo romano, la reforma de las relaciones entre la Iglesia y el Estado, etc... Me limitaré a tres de esas reformas: la supresión del Santo Oficio, la política abiertamente pro-comunista del Vaticano II y el nuevo concordato entre la Santa Sede e Italia.

¿Cuál ha sido el espíritu de esas reformas?

La supresión del Santo Oficio

No invento nada, pues yo mismo hice la pregunta al Card. Browne, quien estuvo largo tiempo en el Santo Oficio: “¿El cambio del Santo Oficio en la Sagrada Congregación para la Doctrina de la fe, es un cambio accidental, superficial, un cambio de etiqueta solamente, o es un cambio profundo y radical?” El cardenal me respondió: “un cambio esencial, es evidente”. En efecto, el tribunal de la fe dejo su lugar a una oficina de búsqueda teológica. Se dirá lo que se quiera, pero es la realidad. Las dos instrucciones sobre la teología de la liberación, por tomar este ejemplo, lejos de llegar concretamente a una condenación clara de esta “teología” y de sus autores, ¡tuvieron por resultado clarísimo el alentarlos! ¿Por qué? porque el tribunal se transformó esencialmente en una oficina de búsqueda. Es un espíritu radicalmente diferente, un espíritu masónico: no hay verdad poseída, se está siempre en búsqueda de la verdad. Se pierden en discusiones entre los miembros de una comisión de teólogos del mundo entero que no llegan más que a escribir textos interminables cuya con-fusión refleja la incoherencia de sus autores. Prácticamente no se condena más, no se señalan ya las doctrinas reprobadas, no se marca a los herejes con el hierro rojo de la infamia no se les pide callarse un año, se declara: “Esta enseñanza no es digna de una cátedra de teología católica”, nada más. Prácticamente la supresión del Santo Oficio está caracterizada, como yo le escribía al Santo Padre, por la libre difusión de los errores. El rebaño de las ovejas de Nuestro Señor Jesucristo está entregado, sin defensa, a los lobos rapaces.

La práctica pro-comunista de la Santa Sede

La “Ostpolitik”, o política de la mano tendida hacia el Este, no data del Concilio, desgraciadamente. Desde Pío XI y Pío XII se establecieron contactos, a sabiendas o no de esos Papas, que desembocaron en catástrofes felizmente limitadas. Pero con ocasión del Concilio y desde entonces, se asiste a pactos verdaderos; os he dicho como compraron los Rusos el silencio del Concilio sobre el comunismo. Después de Vaticano II, los acuerdos del Helsinki fueron patrocinados por el Vaticano: el primer y el último discurso fueron pronunciados por Mons. Casaroli, quien fue consagrado arzobispo para esa circunstancia. La Santa Sede pronto manifestó hostilidad hacia todos los gobiernos anticomunistas. En Chile, la Santa Sede sostuvo la revolución comunista de Allende de 1970 a 1972. El Vaticano actúo así por medio de sus nunciaturas y por el nombramiento de cardenales tales como Tarancón (España), Ribeiro (Portugal), Aramburu (Argentina), Silva Henríquez (Chile), de acuerdo con la política pro-comunista de la Santa Sede. ¡El peso de tales cardenales y arzobispos de las metrópolis, es considerable en esos países católicos! Su influencia es determinante sobre las conferencias episcopales que, por nombramiento de obispos revolucionarios llegan a ser en mayoría favorables, a la política de la Santa Sede, y opuestos a los gobiernos. ¿Qué puede entonces hacer un gobierno católico contra la mayoría del episcopado que trabaja contra él? ¡Es una situación horrorosa! Asistimos a una increíble subversión de fuerzas. La Iglesia se transforma en la principal fuerza revolucionaria en los países católicos.

El nuevo concordato con Italia

La política liberal de la Santa Sede, en virtud de los principios del Vaticano II, apunta a la supresión de los Estados todavía católicos. Es lo que ha sido realizado por el nuevo concordato entre la Santa Sede e Italia. Madurado durante doce años de discusiones, y no es pequeña cosa, ese texto ha sido adoptado por el Senado italiano, como lo relataron los diarios del 7 de diciembre de 1978, luego de haber sido aprobado por la comisión de-signada por el Estado italiano, así como por la comisión del Vaticano. En vez de analizar ese acto, he aquí la declaración del presidente Andreotti hecha ese día para presentar el documento: “(...) He aquí una disposición de principio. El nuevo texto del artículo primero establece solemnemente que el Estado y la Iglesia Católica, son, cada uno en su orden propio, independientes y soberanos.” Esto ya es falso: “soberanos”, sí, es verdad, es lo que enseña León XIII en Immortale Dei; pero “independientes”, ¡no! “Es necesario, dice León XIII, que haya entre los dos poderes un sistema de relaciones bien ordenadas, no sin analogía con aquél que en el hombre constituye la unión del alma y del cuerpo.” ¡León XIII dice “unión”, no dice “independencia”! Os remito al capítulo en el cual hemos tratado de las relaciones entre la Iglesia y el Estado. Pero he aquí la continuación del texto del discurso del Presidente italiano: “En principio, es el abandono concluido de manera recíproca del concepto del Estado confesional, según los principios de la Constitución y en armonía con las conclusiones del Concilio Vaticano II.” Por lo tanto ya no puede existir un Estado católico, un Estado confesional, es decir que profese una religión, ¡que profese la verdadera religión! Se decidió por principio en aplicación del Vaticano II. Y luego, en consecuencia de ese principio, la legislación del matrimonio está trastornada, la enseñanza religiosa igualmente. Todo esto está lleno de elementos que conducen a la desaparición de la enseñanza religiosa. En cuanto a los bienes eclesiásticos, se hicieron acuerdos previos entre el Estado y las religiones metodista, calvinista y hebraica. Todas estarán en pie de igualdad.

Quiero subrayar que esta voluntad de suprimir todas las instituciones católicas de la vida civil, es una voluntad de principio. Se afirma, sea por boca de ese presidente italiano, sea por la del Card. Casaroli y de Juan Pablo II, sea por la de teólogos como el Card. Ratzinger, como en definitiva en el texto de la declaración conciliar sobre la libertad religiosa, que no debe haber más “bastiones” católicos. Es una afirmación de principio. En particular no debe haber más Estados católicos. Otra cosa sería decir: “Nosotros consentimos en aceptar la separación de la Iglesia y del Estado porque la situación en nuestro país ha cambiado completamente por la malicia de los hombres, la nación no tiene más mayoría de católicos, etc..., entonces estamos dispuestos a sufrir una reforma correspondiente de las relaciones entre la Iglesia y el Estado, bajo la presión de los hechos, pero no estamos de acuerdo con el principio de laicización del Estado y de las instituciones públicas.” Sería perfectamente legítimo decir eso en los países en los cuales la situación ha cambiado verdad

Pero decir globalmente que en nuestra época, en todos los países, el régimen de unión entre la Iglesia y las instituciones civiles ha sido superado, es absolutamente falso. En primer lugar porque ningún principio de la doctrina cristiana puede jamás “ser superado”, incluso si su aplicación debe tener en cuenta las circunstancias; ahora bien, el régimen de unión es un principio de la doctrina católica, tan inmutable como esta misma. Había durante y después del Concilio, estados todavía enteramente católicos (España, Colombia, Valais suizo) o casi (Italia, etc.) cuya laicización era totalmente injustificada. Tomando un ejemplo, el Card. Ratzinger dice exactamente lo contrario en su libro Los Principios de la Teología Católica: “Casi nadie contesta hoy que los concordatos español e italiano trataban de conservar demasiadas cosas de una concepción del mundo que desde largo tiempo no correspondía más a las circunstancias reales. “De igual manera casi nadie puede negar que a este apego a una concepción caduca de las relaciones entre la Iglesia y el Estado correspondían anacronismos semejantes en materia educativa. “Ni los abrazos ni el ghetto pueden resolver de manera duradera para el cristiano, el problema del mundo moderno. El ‘desmantelamiento de los bastiones’ que Urs von Balthasar reclamaba en 1952 era efectivamente un deber acuciante. “Le fue necesario (a la Iglesia) separarse de muchas cosas que hasta ese momento le daban seguridad y le pertenecían casi por naturaleza. Le fue necesario abatir viejos bastiones y confiarse a la sola protección de la fe.” Como se puede comprobar son las mismas trivialidades liberales que hemos señalado ya en los escritos de John Courtney Murray y de Yves Congar: la doctrina de la Iglesia en la materia se reduce a una “concepción del mundo” relacionada con una época caduca, y la evolución de las mentalidades hacia la apostasía es vista como algo indiferente, irremediable y generalizado. En fin, Joseph Ratzinger no tiene más que desprecio o indiferencia para el Estado católico y las instituciones que resultan de él, como defensa que constituye para la fe.


Una sola pregunta queda: estas gentes ¿son todavía católicas siendo que para ellas el reino social de Nuestro Señor Jesucristo es un concepto anticuado? Y segunda pregunta que os haré: ¿me equivoco al decir que la sociedad cristiana y católica, y en definitiva la Iglesia muere no tanto de los ataques de los comunistas y de los masones, como de la traición de los católicos liberales que después del Concilio pusieron en obra las reformas post-conciliares?


Admitid entonces conmigo los hechos, el liberalismo conciliar conduce ahora la Iglesia a la tumba. Los comunistas son clarividentes, como lo muestra el siguiente hecho. En un museo de Lituania, consagrado en parte a la propaganda atea, se encuentra una gran foto del “intercambio de instrumentos” con ocasión de la firma del nuevo concordato italiano entre el presidente y el Card. Casaroli. La foto está acompañada de este comentario: “El nuevo concordato entre Italia y el Vaticano, gran victoria para el ateísmo.” Todo comentario me parece superfluo.