utfidelesinveniatur

sábado, 23 de abril de 2016

El objetivo es convertir la Fraternidad Sacerdotal San Pío X al pensamiento conciliar

Arzobispo Joseph Augustine Di Noia, recién nombrado Vice-Prefecto de la comisión vaticana Ecclesia Dei

El objetivo es convertir la Fraternidad Sacerdotal  San Pío X al pensamiento conciliar


      Por John Vennari




En 1946, el P. Garrigou-Lagrange, advirtió en su artículo de referencia en contra de la Nueva teología moderna: “Aquellos que han tratado de asistir a las clases de los maestros del pensamiento modernista con el fin de convertirlos, se han dejado convertir por ellos”. Es evidente que el mismo engaño se aplica a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. Vatican Insider publicó el 2 de julio una entrevista con Monseñor Joseph Augustine Di Noia, recién nombrado Vice-Prefecto de la comisión vaticana Ecclesia Dei. Aunque la entrevista merece un tratamiento mucho más completo, pondré de relieve por el momento los comentarios notables del Arzobispo Di Noia sobre la Fraternidad Sacerdotal San Pío X y el judaísmo moderno. Él dice: “Después de tres años de diálogo [las discusiones doctrinales] todavía tenemos que entender cuál es la posición de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X sobre la comunidad judía y el judaísmo. “

¿Después de tres años el Vaticano aún no entiende cuál es la posición de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X en estos puntos? Esto no debería ser un gran misterio.

La posición de la FSSPX es nada más que la enseñanza tradicional de la Iglesia Católica a través del tiempo; esto es, que todos los no católicos, incluidos los Judios, deben convertirse a la Iglesia Católica para su salvación. No hay salvación fuera de la Iglesia.

La posición de la FSSPX es lo que la Iglesia siempre ha enseñado: el Antiguo Testamento ha quedado obsoleto y superado por el  Nuevo. Los que siguen siendo miembros de las sociedades no católicas, como el judaísmo o el protestantismo, sólo puede ser salvados por salir de sus posiciones falsas falsas y unirse a la única y verdadera Iglesia que Cristo estableció. Esto no debería ser un concepto difícil para un católico.

La posición de la Fraternidad Sacerdotal San Pío también se puede resumir en la oración amorosa de Pío XI para la conversión de los Judios que figura en la consagración del género humano al Sagrado Corazón de Jesús, que Pío XI quiso que fuera recitada en cada Iglesia católica en la Fiesta de Cristo Rey: “Vuelve los ojos de misericordia para con los hijos de esa raza, el pueblo elegido, una vez tuyo: de la antigüedad le llamó a sí mismos la Sangre del Salvador; Ahora puede descender sobre ellos, una fuente de bronce de la redención y de la vida. “ El Arzobispo Di Noia a continuación nos hace un gran favor: Él admite abiertamente algo que hace tiempo que suponía: que el propósito del Vaticano en las conversaciones con la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, y su trabajo para la llamada “regularización”, es convertir a la FSSPX al pensamiento conciliar. Esta es la sección clave de la entrevista: El Arzobispo Di Noia dice: “El profundo compromiso de la Iglesia con la reconciliación con el pueblo judío se personifica hoy en Benedicto XVI. El Concilio Ecuménico produjo un cambio fundamental. A continuación, Juan Pablo II, sobre todos los demás, trajo a casa el mensaje de Pablo, de que el judaísmo y los Judios tienen un lugar único en la historia de la salvación. Nadie puede negar que el pontificado de Karol Wojtyla marcó un cambio importante en la comprensión teológica del judaísmo dentro de la Iglesia Católica.”

En primer lugar, no es preciso invocar a San Pablo en esta nueva empresa, ya que es San Pablo quien declara explícitamente que la Nueva Alianza de Nuestro Señor “ha hecho obsoleta a la anterior”, es decir, obsoleto el Pacto judío antiguo. (Hebreos 8:13) Ningún Papa tiene la autoridad para rechazar esta verdad de las Escrituras, porque la Palabra de Dios es infalible, y la Iglesia siempre ha interpretado este versículo concordantemente. El nuevo enfoque mencionado por el arzobispo Di Noia es un ejemplo de cómo se tuercen las palabras de San Pablo para adaptarse a la nueva orientación ecuménica. Esta es una vieja táctica de los ecumenistas, pero mucho más minuciosa en este momento. Lo más importante, sin embargo, son los términos “cambio fundamental” y “gran cambio”. Di Noia admite que el enfoque del Concilio Vaticano II, y la orientación posterior de los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI son un cambio. No estamos recibiendo la fe católica de ellos “en el mismo sentido y en la misma explicación”, como está mandado por el Concilio Vaticano I y el juramento contra el modernismo; es un casmbio, una gran modificación. Una vez más, vemos la prueba de que el Vaticano II es una ruptura con el pasado, que no es realista que pueda ser aceptado por medio de una “hermenéutica de la continuidad.” Aquí no hay continuidad.

El Arzobispo Di Noia luego dejó caer una bomba: “El Vaticano II repudió el antisemitismo y presentó una imagen positiva del judaísmo. Juan Pablo II nos llevó más lejos en el reconocimiento de la importancia del pueblo judío para el cristianismo. Este es un nuevo concepto que sabemos que los tradicionalistas no serán capaces de aceptar inmediatamente. Convencerlos llevará tiempo, y en este sentido tendremos que ser pacientes.” Ahí lo tienen. Se espera que los católicos tradicionales renuncien efectivamente a las verdades perennes de la fe católica respecto a la necesidad absoluta para los no católicos -Judios incluidos- de abandonar sus creencias religiosas y convertirse a la única y verdadera Iglesia de Cristo. Una vez más, no vemos “hermenéutica de la continuidad” aquí, sino un “nuevo concepto” Este es el neo-Modernismo en acción, algo que ningún católico está obligado a aceptar. De hecho, nuestro primer deber es resistir. Y sí, se han embarcado en un programa de “convencernos” de estos principios modernistas, y se contentan con tomar el largo período de tiempo que requerirá ese convencimiento.

¿Cuánto más explícito se necesita ser?

El Vaticano hoy prefiere efectivamente descartar el infalible decreto del Concilio de Florencia, que enseña infaliblemente: “La Iglesia Romana Santísima firmemente cree, profesa y predica que ninguno de los existentes fuera de la Iglesia Católica, no sólo paganos, sino también judíos, herejes y cismáticos, jamás pueden ser partícipes de la vida eterna, sino que van a entrar en el fuego eterno”, “que fue preparado para el diablo y sus ángeles”, (Mt. 25:41)  a menos que se unan a ella antes de la muerte, y tan importante es la unidad en este cuerpo eclesiástico, que sólo los que permanecen dentro de esta unidad puede beneficios de los sacramentos de la Iglesia para la salvación, y que sólo ellos pueden recibir una recompensa eterna por sus ayunos, limosnas, otras obras de piedad cristiana y las obligaciones de un soldado cristiano. Nadie, aunque su limosna sea tan grande como sea, nadie, ni siquiera si derramó su sangre por el nombre de Cristo, puede salvarse a menos que lo cumpla en el seno y unidad de la Iglesia Católica. “ Los líderes de hoy de la Iglesia, en nombre de las novedades del Vaticano II, prefieren ya no citar a Nuestro Señor, que les dijo a los Judios de su tiempo: “Si usted no creen que yo soy [el Mesías], van a morir en sus pecados.” (Juan 8:24), o que se citen sus palabras a los Judios, “Escudriñad las Escrituras, porque el que cree en ellas tiene la vida eterna. Y son ellas las que dan testimonio de mí; sin embargo, ustedes no están dispuestos a venir a Mí para que tengáis vida.” (Juan 5:39-40).

Hoy en día el post-Concilio Vaticano resulta sin duda avergonzado por San Juan, que, fiel a las enseñanzas de Nuestro Señor, dice lo mismo: “¿Quién es el mentiroso sino el que niega que Jesús es el Cristo? Él es el Anticristo que niega al Padre y al Hijo” (1 Juan 2: 22). Por lo que la mayor contribución de Juan Pablo II a las relaciones judeo-católicas, es la promoción de la nueva creencia de que los Judios tienen su propio pacto único con Dios y no es necesario convertirlos a la Iglesia Católica para su salvación. Sergio Itzhak Minerbi, ex embajador de Israel en Costa de Marfil y Bélgica, elogió el nuevo enfoque de Juan Pablo II con el judaísmo: “Durante siglos, la Iglesia ha afirmado ser el “verdadero Israel”, sustituyendo por lo tanto a la religión judía. Por tanto, es importante que, en una reunión con la comunidad judía en Maguncia el 17 de noviembre de 1980, el Papa anunció su respeto por “el pueblo de Dios, de la Antigua Alianza, que nunca ha sido revocada por Dios”. Asimismo Abraham Foxman, de la Liga Anti-Difamación Judía, que no era amigo de la Iglesia Católica, celebró al Papa Juan Pablo II como el hombre que “rechazó el concepto destructivo de supersesionismo”, es decir, rechaza la verdad católica de que el Nuevo Pacto de Jesucristo deja superado y obsoleto el Antiguo Pacto judaico. Y lo que es novedoso en el enfoque del Papa Benedicto XVI sobre el pueblo judío, es la afirmación de que Judios y católicos rinden culto al mismo Dios, y que los Judios y Católicos tienen una “misión común” para ser testigos de Dios en el mundo, sin ninguna mención de la la necesidad de los Judios de convertirse.

En la sinagoga de Roma, en 2010, el Papa Benedicto XVI dijo, “comparten los Cristianos y los Judios en gran medida un patrimonio espiritual común, rezan al mismo Señor, tienen las mismas raíces, pero con frecuencia se desconocen mutuamente. Es nuestro deber, en respuesta al llamado de Dios, esforzarnos por mantener abierto el espacio para el diálogo, el respeto recíproco, el crecimiento en la amistad, el testimonio común frente a los desafíos de nuestro tiempo, que nos invitan a cooperar para el bien de la humanidad en este mundo creado por Dios, Omnipotente y Misericordioso.” Sin embargo, sabemos que los Judios y los cristianos no adoran al mismo Dios. Los Judios, por desgracia, rechazan a Jesucristo como Señor y Mesías. Es San Juan, el apóstol del amor, que escribe: “El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió” (Juan 5:23). Por último, el nuevo enfoque de ser un “testimonio común” de Dios, junto con los Judios, implícitamente exige que no se habla de la necesidad de su conversión a la única y verdadera Iglesia de Cristo para su salvación. Efectivamente se dice que los Judios tienen la libertad moral para vivir sus vidas, como si Jesucristo fueera un fraude y un impostor. Sin embargo, es este nuevo enfoque el que el arzobispo Di Noia admite abiertamente que espera que acepten los católicos tradicionales. Claramente, ha de trabajar para que los católicos tradicionales “sean persuadidos de esta nueva orientación.” Damos las gracias a monseñor Di Noia por decir abiertamente lo que muchos de nosotros hemos conjeturado: El objetivo del Vaticano en los diálogos Roma / FSSPX fue el de convertir a los católicos tradicionales al pensamiento conciliar. Repetimos nuevamente la frase clave del Arzobispo Di Noia: “Este es un nuevo concepto que sabemos que los tradicionalistas no serán capaces de aceptar inmediatamente. Convencerlos llevará tiempo, y en este sentido tendremos que ser pacientes.”Estar prevenidos es estar preparados.

Vamos a escribir más sobre la entrevista del arzobispo Di Noia, y la verdadera doctrina católica sobre el judaísmo, en un futuro próximo.