utfidelesinveniatur

viernes, 12 de febrero de 2016

CARTA DE UNA CATÓLICA: "PORQUE DEJAMOS LA FSSPX"



Conscientes mis padres del grave daño que significaba para nuestra Fe el seguir asistiendo a la Iglesia Oficial tras los cambios derivados del Concilio Vaticano II, nos retiraron de la asistencia dominical y trataron de fortalecer nuestro espíritu con el rezo diario del Santo Rosario, lecturas piadosas  y el estudio de nuestro querido catecismo del R. P. Ripalda, mismo que recitábamos de memoria mis hermanos y yo en casa, a falta de un lugar donde pudiéramos tomar clases de doctrina o tener una vida parroquial. Esta forma de vivir, apartada de la Iglesia Oficial, logró despertar en nuestras  almas infantiles un estado de conciencia sobre la gravedad de la situación: el Concilio Vaticano II había acabado con todo lo hermoso y sublime de la liturgia tradicional,  envolviéndola con engañosos velos de un protestantismo puro. La Fe se perdía…Pero Dios no abandona. Durante mi adolescencia  escuchaba a mis padres hablar de un obispo que levantó su voz contra toda oposición y siendo fiel a Cristo y no al hombre, fundó una fraternidad con la única finalidad de preservar la tradición católica, combatiendo a los enemigos de la Iglesia y servir a Cristo Rey; su nombre Mons. Marcel Lefebvre.

Así fue como después de tantos años de sacrificios y limitaciones en cuanto a sacramentos, pero con mucha esperanza en Dios llegamos a conocer a la FSSPX.  Fue un gran consuelo para mi alma el poder encontrar el auxilio de sacerdotes tradicionales, escuchar las misas en latín, los cantos gregorianos, conocer a personas que perseguían los mismos ideales; y más tarde el poderme casar y bautizar a mis hijos en una capilla tradicional, lo cual podría decirse que fue una de mis mayores bendiciones.

Mi esposo y yo teníamos la gran responsabilidad de educar a nuestros hijos en el santo temor de Dios y por eso, cumpliendo con nuestros deberes de padres católicos, los inscribimos puntualmente en sus clases de catecismo en la FSSPX.  Estaba feliz de que mis hijos tuvieran lo que yo no tuve, estaba confiada en que crecerían con una formación religiosa íntegra, firme, fiel a Cristo Rey, a la tradición… y así pasó el tiempo.


Pero el demonio no descansa. Algo estaba cambiando. De una manera muy sutil, casi imperceptible, los sermones dominicales dejaron de ser los mismos. Pasaron de ser un llamado a la lucha y defensa de la Verdad, señalando todos los errores del modernismo (en los cuales se nos inflamaba el alma), a  un adormecedor estado de tranquilidad en el cual se nos decía “aquí no pasa nada”, “no se preocupen”, “no se metan al internet”, “no hagan caso de habladurías”… ¿Qué nos trataban de ocultar? Por supuesto que no me iba a quedar con los brazos cruzados, no podía conformarme con sus explicaciones superficiales y ambiguas, estaba en juego mi Fe y la de mis hijos, así que me documenté y me llevé una gran sorpresa y una terrible decepción: ¡La FSSPX  tiene toda la intención de ser reconocida por Roma y regularizarse con la Iglesia Conciliar! ¿Qué necesidad tiene de eso si nunca estuvimos fuera de la Verdadera Iglesia? ¡La FSSPX  está aceptando la mayor parte de los errores del Concilio Vaticano II! ¡La Declaración Doctrinal de Mons. Fellay del 2012 dice que aceptan el 95% de ellos!

¿Qué  no el objetivo de la FSSPX es preservar la Tradición Católica? ¡La FSSPX  (ahora Neo-FSSPX) está engañando a sus fieles diciendo que dentro de la Iglesia Visible podrán convertir a la Iglesia Conciliar a la tradición!

¿Qué no basta una sola manzana podrida para contaminar a las demás? Siempre predicaban que nos apartáramos de las malas compañías. ¿Acaso ellos están exentos del contagio? No necesito de mayores razonamientos  para concluir que están traicionando a su fundador, Mons. Lefebvre, que se están acercando a los enemigos de la Iglesia y se están alejando del servicio a Cristo Rey.


Ahora soy yo la que, consciente del grave daño que significa para nuestra Fe seguir asistiendo a las misas de la FSSPX, retiro a mis hijos de la asistencia dominical y del catecismo; sin ningún escrúpulo de conciencia. Así como hicieron mis padres hace 40 años, hoy  lo hago yo. Ahora quiero que tengan lo que yo sí tuve: celo por buscar siempre la Verdad, amor a la lucha, firmeza en sus convicciones; no le daremos la espalda a Nuestro Señor Jesucristo. No permitiré que se contaminen del liberalismo, que los llenen de ilusiones falsas. Volvemos, pues, al estudio  de su catecismo, al rezo diario del Santo Rosario, lo mismo que a las lecturas piadosas en casa. Esperando que Dios tenga misericordia de todos nosotros y acorte estos tiempos.


Así, para concluir el por qué es necesario continuar la lucha fuera del peligroso ambiente liberal que ya se comenzó a vivir dentro de la FSSPX, es porque me gustaría que mis hijos, habiendo escogido sus vocaciones puedan igualmente decir: “Tengo la gracia de haber nacido dentro del seno de una familia católica, defensora de la verdadera Fe que nos enseñó Nuestro Señor Jesucristo”.