utfidelesinveniatur

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Cristianos del Oriente exigen reparaciones al Estado francés

Pocos días después de la liberación de Maalula por las fuerzas del Ejército Árabe Sirio, el presidente Bachar al-Assad visita esa ciudad para comprobar los daños provocados allí por los yihadistas y favorecer el regreso de los cristianos

Mientras el Estado francés anuncia su intención de completar de hecho el trabajo de los yihadistas en Irak con su propuesta de desplazar los cristianos del Oriente hacia Francia, los cristianos sirios sobrevivientes de las masacres perpetradas por los yihadistas en su país acaban de iniciar contra ese mismo Estado francés una acción legal para obtener reparaciones por los hechos cometidos por Laurent Fabius en el ejercicio abusivo de sus funciones como ministro francés de Relaciones Exteriores.

Laurent Fabius
os 15 cristianos sobrevivientes de las masacres y expulsiones de la población registradas durante el año 2013 en las ciudades sirias de Homs y Maalula exigieron reparaciones al Estado francés, que mantiene sus ataques contra el Estado sirio y sigue promoviendo el terrorismo en Siria, fundamentalmente las acciones del Frente al-Nusra. A los demandantes anteriormente mencionados se unieron víctimas alauitas de la región siria de Latakia. Desde finales del año 2010, que marcó el inicio de la llamada «primavera árabe» en Siria –nación árabe laica y multiconfesional–, diversas sectas islamistas trataron de instigar a la población sunnita en contra de los cristianos, de los alauitas y de las demás minorías religiosas. El 12 de septiembre de 2012, en Marrakech, [el ministro francés de Relaciones Exteriores] Laurent Fabius criticaba la decisión de Estados Unidos de incluir el Frente al-Nusra –rama siria de al-Qaeda– en su lista de organizaciones terroristas. Al criticar aquella decisión Fabius declaraba que al-Nusra estaba haciendo en Siria «un buen trabajo».

Mientras tanto esa misma organización islamista devastaba, saqueaba, incendiaba, torturaba, utilizaba la fuerza para obligar a los sirios de las minorías religiosas a convertirse al islam y masacraba o capturaba a los pobladores para utilizarlos como esclavos en Latakia, en varios poblados alauitas, el 4 de agosto de 2013; en Maalula, localidad cristiana de donde aún se habla el arameo, en la mañana del 5 de septiembre de 2013; y finalmente en la región de Homs, los días 10 de septiembre y 21 de octubre de 2013, siguiendo siempre una lógica de desarraigo genocida contra las poblaciones agredidas.

Tratándose de faltas cometidas por un ministro en el ejercicio de sus funciones, la denuncia penal se presenta a la Corte de Justicia de la República pero las demandas de reparación deben dirigirse a las jurisdicciones ordinarias. Por tratarse de faltas cometidas durante el servicio, los ciudadanos sirios, siguiendo los consejos de un colectivo de abogados, optaron por solicitar al primer ministro que reconozca la responsabilidad del Estado francés (en carta del 26 de marzo de 2014). Ante el rechazo de dicha petición (el 1º de junio de 2014), las víctimas acaban de presentar ante el Tribunal Administrativo de París una demanda que fue registrada el 31 de julio de 2014.

Por otra parte, la Corte de Justicia de la República ya había dictado el sobreseimiento de 2 demandas penales en noviembre de 2013. También se han presentado 4 nuevas denuncias por terrorismo contra Laurent Fabius. Los demandantes escribieron además al Fiscal General ante la Corte de Apelaciones solicitándole la adopción de medidas cautelares contra el ministro francés de Relaciones Exteriores.