utfidelesinveniatur

Este blog se abrió con el fin de informar sobre varios aspectos de los temas tanto católicos, teológicos entre otros temas. El blog no es responsable de los artículos o opiniones de los autores de los artículos. Solo ellos son responsables de lo que escriben. Este blog autoriza a todos los que lo lean a reproducir total o parcialmente estos artículos solo deben informar al blog de ello. Este blog es Católico e si siñe a las enseñanzas católicas de la Iglesia de siempre y se apoya en ET NOS CREDIDIMUS CARITATI.

lunes, 5 de junio de 2017

AVISOS ESPIRITUALES DE SANTA TERESA DE JESUS (O DE AVILA)




ACUÉRDATE QUE NO TIENES MAS DE UN ALMA
189.- S. Francisco de Borja gastaba muchos ratos en la meditación de la cual salía tan compungido y humillado, que no se atrevía; parecer delante de los hombres, e iba por, las calles tan encogido que admiraba, juzgando que todos le como diciendo: ¡Al del infierno! ¡Al del infierno!, como si hubiera salido de allá donde se consideraba ardiendo por sus pecados.

190.- Si esta materia meditáramos nosotros y trajéramos este pensamiento, sin duda que aprovecháramos más, y fuéramos más humildes y sufridos en las ocasiones, aquella cizaña, que nació entre el buen trigo, mandó el padre de familias que la cogiesen a su vista y la echasen en el fuego, para que los buenos y escogidos, significados en el trigo, la viesen arder, y con su memoria se mejorasen en su servicio.

191.- No desprecie el espiritual la meditación del infierno y la terribilidad de la última sentencia, que no sabe si le cabra. Mire que otros mejores han caído y están ahora ardiendo en el infierno.

Acuérdese de Luzbel y de sus Ángeles, que no sin causa los nombra CRISTO, cuando hace mención del fuego eterno, que esta aparejado para el demonio y sus ángeles, sino para que escarmienten con su ejemplo los que fueren como Ángeles en la vida, y sepan que pueden caer de la perfección de su estado y padecer las penas del infierno. Hombre eres, y menos que angel; hombre frágil y quebradizo. Si los Ángeles cayeron, tú ¿qué presumes? ¿Cómo no tiemblas y te humillas?

192.- Y si esto se dice a los perfectos, los pecadores ¿qué deben hacer sino meditar de día y de noche en las penas que merecen, y apartarse con esfuerzo de lo que les puede suceder?

193.- Dice S. Agustín que guió DIOS a su pueblo, cuando lo saco de Egipto, por una columna de fuego,  porque arranca a los pecadores del Egipto de sus vicios con la vista y consideración del fuego del infierno, y por ella los guía por el desierto de este mundo a la tierra de Promisión del cielo. No pierdas, pues, tú esta guía de vista, no la dejes, ni la olvides, piensa muchas veces en ella y con su meditación caminarás seguro al cielo.

 

LO QUE SINTIO DE ESTA MATERIA SANTA TERESA

 

194.- A todo lo dicho quiero echar el sello con lo que dejó escrito de este punto nuestra gloriosa Santa, que es una cifra de todo lo dicho. (Porque sus palabras están llenas de espíritu, lo referiré por ellas mismas sacadas del Cp. 32 de su Vida, donde dice así: 195.- "Después de mucho tiempo que el Señor me había ya hecho muchas de las mercedes que he dicho y otras muy grandes, estando un día en oración, me hallé en un punto toda, sin saber cómo me parecía estar toda metida en el infierno.

196.- Entendí que quería el Señor que viese el lugar que los demonios allí me tenían aparejado, y yo merecido por mis pecados.

Ello fue en brevísimo espacio, mas, aunque yo viviese muchos años, me parece imposible olvidárseme.

197.- Parecíame la entrada a manera de un callejón muy largo y estrecho, a manera de horno muy bajo y obscuro y angosto; el suelo me parecía de una agua como lodo muy sucio y de pestilencial olor, y muchas sabandijas malas en él.

198.- Al cabo estaba una concavidad metida en una pared, a manera de una alacena, adonde me vi meter en mucho estrecho Todo esto era deleitoso a la vista en comparación de lo que allí sentí.        

199.- Esto que he dicho va mal encarecido. Esto otro me parece que aun principio de encarecerse, como es, no lo puede haber, ni se puede encarecer, mas sentí un fuego en el alma, que yo no puedo entender cómo poder decir de la manera que es.

200.- Los dolores corporales tan incomportables que con haberlos pasado en esta vida gravísimos, y, según dicen los médicos, los mayores que Se pueden acá pasar: -porque fue encogérseme todos los nervios, cuando me tulli, sin otros muchos de muchas maneras que he tenido, y aun algunos; como he dicho, causados del demonio.

201.- no es todo nada en comparación de lo que allí sentí, y ver que hablan de ser SIN FIN Y SIN JAMAS CESAR. Esto no es, pues, nada en comparación del agonizar del alma: un apretamiento, un ahogamiento, una aflicción tan sensible, .Y con tan desesperado y afligido descontento, que yo no sé cómo lo encarecer. Porque decir que es un estarse siempre arrancando el alma es poco, porque allí parece que otro os 'acaba la vida, mas aquí la misma alma es la que se despedaza.

202.- El caso es que yo no sé como encarezca aquel fuego interior, y aquel desesperamiento sobre tan gravísimos tormentos y dolores. No veía yo quien me los daba, más sentiame quemar y desmenuzar, a lo que me parece, y digo que aquel fuego y desesperación interior es lo peor, estando en tan pestilencial lugar, tan sin poder esperar consuelo.

203.- No hay sentarse, ni echarse, ni hay lugar, aunque me pusieron en este como agujero hecho en la pared; porque estas paredes, que son espantosas a la vista, aprietan ellas mismas, y todo ahoga. No hay luz, sino tinieblas oscurísimas, y no entiendo cómo puede ser esto, que, con no haber luz, lo que a la vista ha de dar pena todo se ve.

204.- No quiso el señor entonces viese más de todo el Infierno; después, he visto otra visión de cosas espantosas, de algunos vicios el castigo, cuanto a la vista muy más espantosos me parecieron; mas, como no sentí la pena, no me hicieron tanto temor. Que en esta vida quiso el Señor que verdaderamente yo sintiese aquellos tormentos y aflicción en el espíritu, como si el cuerpo lo estuviera padeciendo.

205.- Yo no sé cómo ello fue, más bien entendí ser gran merced, y que quiso el señor yo viese, por vista de ojos, de dónde me había librado su misericordia; porque no es nada oírlo decir, ni haberlo otras veces pensado en diferentes tormentos, aunque pocos; que por temor no se llevaba bien mi alma, ni que los demonios atenazan, ni otros diferentes tormentos que he leído, no es nada con esta pena, porque es otra cosa, en fin corno dibujo a la verdad, y el quemarse acá es muy poco en comparación desde fuego de allá.

206.- Yo quedé tan espantada, y aún lo estoy ahora escribiéndolo, con que ha casi 6 años, y es así que me parece el calor natural me falta el temor aquí donde estoy, y así no me acuerdo vez que tenga trabajo m dolores, que no me parezca nonada todo lo que acá se pueda pasar.

207.- Y así me parece en parte que nos quejamos sin propósito; y así tomo a decir que fue una de las mayores mercedes que el Señor me ha hace, porque me ha aprovechado muy mucho, así para perder el miedo a las tribulaciones y contradicciones de esta vida, como para esforzarme a padecerlas, y dar gracias al Señor que me libró, a lo que ahora me parece, de males tan perpetuos y terribles.

Después acá, como digo, todo me parece fácil, en comparación de un momento que se haya de sufrir lo que yo en él allí padecí.

208.- De allí también gane la grandísima pena que me dan las muchas almas que se condenan de estos Luteranos, en especial ¿Porque eran ya por el Bautismo miembros de la Iglesia, y los ímpetus grandes de aprovechar almas, que me parece cierto a mí que, por librar una sola de tan gravísimos tormentos, pasaría yo muchas muertes muy de buena gana. Miro que, si vemos acá una persona que bien queremos, en especial con gran trabajo o dolor, parece que nuestro mismo natural nos convida a compasión, y si es grande nos aprieta a nosotros".

209.- Hasta aquí son palabras de esta gloriosa Santa, y luego prosigue amonestando a todos el temor que deben tener de ofender a DIOS, y el cuidado de apartarse de las ocasiones, por no caer en tan horribles penas, cuya vista le causó a la Santa tan grande temor, que desde entonces empezó a tratar demás perfección ya dar trazas cómo mejorar su vida y apartarse de algunas ocasiones que tenía en el Primer Convento de la Encarnación, hasta resolverse a dejarle, fundando otro más estrecho y de rigurosa observancia, que fue el principio y raíz de toda la nueva Reformación que hoy vemos florecer en la Iglesia con tanta gloria suya y edificación del mundo.

210.- Así que la contemplación de los NOVISIMOS no es para solos principiantes, sino también para los muy aprovechados, y los grandes frutos que, como Santa Teresa, han de sacar: el temor con que deben vivir de no caer en pecado y en aquellas penas, el recato que han de tener en las ocasiones, la penitencia que deben hacer para satisfacer a DIOS por los pecados cometidos, la paciencia en todos sus trabajos; pues cotejados con aquellos, que merecen por sus culpas, son levísimos; las gracias que han de dará DIOS continuamente, por no haberles echado. en ellas, como lo han merecido, y finalmente el ardiente celo de la salvación de las almas, en que se han de abrasar, procurando con todas sus fuerzas detenerlas para que no caigan en tan acerbos tormentos, trayéndolos a DIOS y encaminándolos al cielo

 

 SALVA TU ALMA