utfidelesinveniatur

jueves, 27 de abril de 2017

AVISOS ESPIRITUALES DE SANTA TERESA DE JESUS


NO TIENES MAS QUE UN ALMA

82.- Saca, pues, la conclusión, y mira cuánto te importa acertar a morir bien, y cuánto pierdes si lo yerras. Y, pues así es advierte lo      que te avisan: que no has de morir más que una vez, e imponte muchas muriendo antes de morir, y ajustando la cuenta antes de darla, para que no yerres acción tan importante; porque si nunca te has impuesto en ella, no dudo si no .que la errarás.
83.- Que si los que pasan muchas veces la carrera y se imponen en este papel, al hacerle de veras se turban, y corren riesgo de hacerle mal, y tal vez le yerran, ¿qué será de los que le hacen de repente, sin haberse impuesto jamás?
84.- Sabido es lo que Vejecto  decía de los Romanos que imponían por mucho tiempo a los soldados bisoños en la paz, instruyéndolos para la guerra; enseñándolos a pelear, a acometer, a herir y defenderse, como si estuvieran peleando con el enemigo. Porque en la paz se disponen acertadamente las cosas de la guerra; y las que no están prevenidas, con la priesa que dan los enemigos, con el rebato y sobresalto, con el ruido y confusión, se yerran y todo sucede mal.
85.- Lo mismo sucede a los hombres en el combate de la muerte, en aquel rebato que nos ha de dar el enemigo, y no sabemos cuándo; que si los halla desapercibidos y sin prevención para aquella hora,  ni saben valerse, ni aciertan a batallar, ni a defenderse. La prisa que el enemigo da es grande, el sobresalto mayor, las fuerzas pocas, la turbación. a medida del temor, la victoria difícil, y de suma importancia.
86.- Todo aflige y todo turba, treguas no se conceden, por donde huir no se halla, el pelear es forzoso; mal se guerrea entonces, si un hombre no está enseñado antes, mal se dispone si un hombre no está bien dispuesto, y mal muere, regularmente hablando, el que ha ensayado a morir en el tiempo de salud. Por lo cual te conviene hacer lo que los Romanos, como ya dijimos, para que, estando diestro, no te coja de repente aquel trance, ni desapercibido, y así salgas victorioso.
87.- Haz cuenta que se ha llegado ya tu hora, y que estás agonizando, los ojos hundidos, ya tu color pálido, el pecho levantado, la respiración apresurada, los labios cárdenos, los dientes traspillados, los pies fríos, el sudor helado, sin pulsos, ni fuerzas, ni uso de los sentidos. Que de esta suerte te has de ver, y por ventura muy presto, y que te espera el Juicio, y te dan voces y llaman: Dame cuenta de tu mayordomía, porque ya se acabó el tiempo de ejercitarla.
88.- Mira qué tal te hallarías y qué cuenta darías si ahora te llamasen y pues no tienes día ni hora segura, prepárate desde luego, ajusta tus cuentas, y muere muchas veces en salud, para no errar una en la última enfermedad.
89.- Este aviso tomó el Santo Job y le enseño, según S. Gregario, el cual repara con justa razón ¿por qué, habiéndole DIOS ejercitado con tantos trabajos, escogió para vivir en un muladar, un lugar tan asqueroso? Porque se imponía para la muerte en lugar más semejante a la sepultura que pudo hallar, ensayándose a morir en él, paseando la carrera que había de correr después.
90.- ¡Oh cuanto dieran los que fueron vencidos por el tiempo, que tú tienes, para poderse restaurar! ¡Oh cuánto estimaran las horas que tú pierdes parlando, para tomar a morir y recuperar lo perdido! Mira que no has de morir más de una vez; por eso enséñate desde luego a morir bien.
91.- Solía decir Aristóteles que las cosas que no se hacen más que una vez en la vida deben hacerse magníficamente, con grande primor y perfección. La acción del morir no se ha de hacer más que una vez, y así conviene que se haga acertadísimamente y con toda perfección; porque, si se yerra, no hay otra a que apelar.
92.- Comentando S. Crisóstomo esas palabras de CRISTO: el que quisiere venir en pos de Mí tome su cruz y sígame; después de explicar que esa cruz no es la material, sino la espiritual de la mortificación, de las pasiones, ésa quiere que tomen cada día muriendo al mundo, y ensayándose para morir bien una vez, muriendo muchas en salud dice: lo que nos pide CRISTO es que estemos con las armas en la mano todos los días de nuestra vida, y a punto para cuando toque al arma la muerte, diestros en saber morir, acostumbrándonos cada día viviendo de tal suerte, que por la mañana nos preparemos a morir por la tarde, y por la tarde a la noche, y a la noche para morir al amanecer, para que siempre nos halle apercibidos. Esto es tomar la cruz cada día.
93.- Y ninguno lo extrañe por santo que sea, pues S. Pablo, con ser S. Pablo, se imponía cada día para morir, Y si S. Pablo usaba de este medio para estar diestro y seguro en la muerte, cuánta más razón es que le usen los pecadores...
94.- No sin causa mandó CRISTO que pidiésemos el pan de cada día, que, como explica S. Cipriano, es el substancial y verdadero del SANTISIMO SACRAMENTO, que se da por VL4TICO en la hora de la muerte, porque todos los días nos debemos poner en ella, disponiéndonos para morir, y pidiendo el Viático, como para salir de esta vida.
95.- Cuando entro Jonás en Nínive predicando penitencia: Dentro de 40 días Nínive será desolada, cobraron tan grande temor, que todos se vistieron de cilicio, predicaron ayuno y se postraron en la ceniza. La razón de esto último la da el Abulense diciendo que fue como sepultarse en ella, ajustándose con la sepultura y con la muerte; porque, como el plazo que les señalo fue tan corto, de 40 días, dijeron: pues, si tan presto habemos de morir, impongámonos desde luego y enseñémonos a morir, entrando en la sepultura y  midiéndonos con la muerte, antes que llegue, para acertar a morir cuando venga. Y fue divino pensamiento, porque por este medio se dolió DIOS de ellos, y alcanzaron perdón de sus pecados.

96.- Pues dime ahora: si señalando a los de Nínive 40 días de plazo no esperaron una hora, sino que luego se dispusieron y ensayaron para la muerte, ¿cómo te descuidas, no teniendo un día seguro? ¿Cómo das nuevos plazos a tu conversión, no teniendo el de una hora? ¿Cómo no te ensayas para la muerte, sabiendo que has de hacer su papel, y que no sabes cuándo?
¡SALVA TU ALMA!