utfidelesinveniatur

Este blog se abrió con el fin de informar sobre varios aspectos de los temas tanto católicos, teológicos entre otros temas. El blog no es responsable de los artículos o opiniones de los autores de los artículos. Solo ellos son responsables de lo que escriben. Este blog autoriza a todos los que lo lean a reproducir total o parcialmente estos artículos solo deben informar al blog de ello. Este blog es Católico e si siñe a las enseñanzas católicas de la Iglesia de siempre y se apoya en ET NOS CREDIDIMUS CARITATI.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Carta de julio 1989 a Monseñor de Galarreta y a los sacerdotes, Seminaristas y fieles del Distrito de Sudamérica


Muchos no saben lo que realmente sucedió en 1989 en la Reja Argentina hace 27 años. Pocos saben las causa de esa salida bueno es que unos y otros sepan la verdad oculta durante todo ese tiempo no por quien escribe esto que también estuvo en las olas turbulentas del aquel día, hoy se diría una rebelión  de falsa bandera. Es Monseñor Marcel Lefebvre quien lo refiere en esta carta de la cual ignoraba su existencia. El motivo de la presente es dar a conocer quién es realmente el P. Morello actualmente en Colombia y no tratemos de minimizar esto porque quien lo haga no tiene ni idea de los inmensos sufrimientos que esta separación dejo en el ánimo de quemes fuimos testigos  parte de esta rebelión aun en contra de nuestra voluntad, dejo la palabra a Monseñor.


Padre Morello y Padre de Galarreta hoy obispos en bandos diferentes



Queridos sacerdotes, seminaristas y fieles:
Con ocasión de la nueva escisión que afecta a nuestra querida Fraternidad, provocada en América del Sur por el P. Morello, me parece oportuno que analicemos cómo procede el demonio, buscando debilitar o destruir nuestra obra.
Los autores de estas separaciones, ¿no proceden acaso según dos principales tentaciones que luego se diversifican?
La primera tentación consiste en mantener relación con el Papa o con los obispos actuales. Evidentemente es más normal y más agradable llevarse bien con las autoridades que estar en dificultades con ellas, sobre todo cuando esas dificultades pueden concluir en sanciones.
La Fraternidad es entonces acusada de exagerar los errores del Vaticano II, de criticar abusivamente los escritos y los actos del Papa y de los obispos, de aferrarse de una manera demasiado rígida a los ritos tradicionales, en definitiva, de tener una tendencia al sectarismo que llevará algún día al cisma.

Una vez evocado el fantasma del cisma se asustará a los seminaristas y a sus familias y se los llevará a la decisión de abandonar la Fraternidad, tanto más fácilmente cuanto que los sacerdotes, obispos y Roma misma, dicen ofrecer garantías para una cierta Tradición.
Podríamos establecer una larga lista de aquellos que nos han abandonado por estos motivos.
Era evidente que las consagraciones episcopales y la excomunión aparecerían como motivos más que suficientes para dejar la Fraternidad, sobre todo con las garantías ofrecidas por la Roma conciliar en favor de la tradición litúrgica.
A pesar de que las mentiras de la Roma conciliar han sido varias veces confirmadas por los hechos, siempre vale la pena reiterar el intento, porque nunca falta quien muerda el anzuelo.
Pero los errores del Vaticano II y su espíritu se ven continua y públicamente confirmados en las palabras y en los hechos. Nada cambia a nivel de los principios liberales y modernistas. La apostasía se expande, la fe católica continúa desapareciendo.
La mayoría de nuestros sacerdotes, seminaristas y fieles no se hacen ilusiones y están convencidos de que no es posible confiar en las autoridades de la Iglesia conciliar, mientras éstas profesen dichos errores.
La segunda tentación que el diablo suscita en el espíritu de algunos de nuestros sacerdotes, que provoca ahora una nueva escisión a la Fraternidad, se puede resumir así: “Hemos tenido confianza en la Fraternidad de los comienzos, en sus principios y en su acción; sin embargo, verificamos que su espíritu cambia y de este modo, por fidelidad a la Fraternidad inicial, dejamos la Fraternidad actual”.
Para justificar esta actitud se les hace necesario buscar las evidencias de los cambios. A partir de allí, los hechos más ínfimos serán explotados, agrandados, llegando a transformarse en verdaderas calumnias. (…). La acusación me alcanzaba a mí mismo.
A ellos se les hacía necesario, también, engañar a los fieles, a fin de que los siguiesen. Una empresa basada, verdaderamente, en la mentira.
En aquel caso, los que buscaban oponer la Fraternidad de hoy a la de ayer eran “sedevacantistas” y rehusaban rezar públicamente por el Papa.
En el caso del P. Morello, el principio es el mismo, pero los presuntos cambios que él dice advertir se situarían más bien en el nivel espiritual y moral. Esta actitud del P. Morello se origina en una psicología personal, una necesidad innata de hacerse discípulos personales, exclusivos, pues él está persuadido de que lo anima un carisma particular para santificar las almas.
Esta actitud ya se había manifestado respecto de las religiosas, queriendo fundar su propia congregación, según sus ideas personales. Desgraciadamente los seminaristas han sido víctimas de esta tendencia posesiva y un grupo de ellos se convirtió en “su grupo”.
La decisión del cambio de destino del P. Morello produjo la ruptura de ese grupo con el Seminario. Se les hizo necesario encontrar motivos para justificar la salida de la Fraternidad. Fue fácil: “nosotros somos los puros, los otros son los impuros”.
A partir de ese momento, es verdaderamente un espíritu diabólico el que se apodera de ellos y los conduce a buscar manifestaciones de todo tipo de taras y vicios.
No me hago ilusiones. Pronto yo mismo seré calumniado como ya lo he sido por parte de todos aquellos que han desgarrado a la Fraternidad.
El proceso es siempre el mismo, se les hace necesario justificar a todo precio el acto escandaloso que significa desviar a un grupo de sacerdotes, seminaristas y fieles.

Esforcémonos por esclarecer a quienes nos dejan sobre el grave daño que causan a la obra de la Tradición, pero no nos dejemos perturbar, guardemos la paz en medio de la prueba. La historia de la Fraternidad se asemeja a la de la Iglesia y la continúa: Oportet haereses esse (Es necesario que haya herejes). La Providencia permite estas purificaciones a fin de evitar que la obra se contamine.
En este último caso, se trata de un falso concepto de la formación espiritual, que tiene un dejo de jansenismo. ¡Dios nos preserve de este espíritu! Nos dimos cuenta tarde y el mal ya se había realizado en algunos jóvenes sacerdotes y en casi la mitad de los seminaristas.
La prudencia exige que no tengamos absolutamente ninguna relación con los que nos dejan, ni siquiera epistolar, excepto si alguno de entre ellos manifiesta signos serios de arrepentimiento. Recemos por ellos, esa es la verdadera caridad que podemos ejercitar para con ellos.
Que estas separaciones sean la ocasión de hacer un examen de conciencia, a fin de vigilar valerosamente para no admitir debilitamientos en lo doctrinal, moral, espiritual y disciplinario. Vigilate et orate (Velad y orad).

Dios continúa bendiciendo a la Fraternidad en medio de las pruebas pero no puede hacerlo sino a condición de que permanezcamos fieles a nuestras Constituciones, en la vida de oración, de sacrificio, viviendo el Santo Sacrificio del Altar en nuestra vida interior y exterior, como la Santísima Virgen María y como todos los santos.
Todo vuestro en Cristo y María,

+Marcel Lefebvre

Ecône, 16 de julio de 1989, en la Fiesta de Nuestra Señora del Monte Carmelo.