utfidelesinveniatur

Este blog se abrió con el fin de informar sobre varios aspectos de los temas tanto católicos, teológicos entre otros temas. El blog no es responsable de los artículos o opiniones de los autores de los artículos. Solo ellos son responsables de lo que escriben. Este blog autoriza a todos los que lo lean a reproducir total o parcialmente estos artículos solo deben informar al blog de ello. Este blog es Católico e si siñe a las enseñanzas católicas de la Iglesia de siempre y se apoya en ET NOS CREDIDIMUS CARITATI.

domingo, 19 de febrero de 2017

LA PASIÓN DEL SEÑOR




SE REÚNEN EN CONSEJO CONTRA EL SALVADOR
y JUDAS LE VENDE (continuación)

Los sacerdotes principales y los ancianos del pueblo, indignados porque días antes el Salvador les había reprendido con dureza por sus vicios y errores, «se habían reunido otra vez en el palacio del Pontífice, que se llamaba Caifás» (Mt 26, 3), Y tomaron dos determinaciones: prender a Jesús sin violencia ni publicidad, y hacerlo después de la Pascua; esto último no porque tuvieran en cuenta que iba a ser un día de fiesta importante, sino porque vendría mucha gente a Jerusalén que conocía a Jesús, y que había recibido favores de Él y le querían y, si llegaban a saber que estaba preso, quizá se amotinaran y le libertaran. Pero todo lo hicieron al revés: prendieron al Salvador con violencia y a mano armada, y le mataron durante la fiesta. Es evidente que los propósitos humanos son nada frente a las decisiones de Dios. El motivo por el que cambiaron
la determinación que habían tomado, pudo muy bien ser éste: Judas.
Judas estaba ya sólo con el cuerpo entre los apóstoles, porque en su interior se había puesto de parte de los enemigos de Cristo. Salió tan enfadado del banquete de Betania porque, además, sabía que los fariseos buscaban a Jesús para matarle, y pensó que no le convenía en esas circunstancias seguir apareciendo como discípulo del Señor; así que decidió asegurarse y ganar de una sola jugada amigos poderosos y dinero. «Se fue entonces a hablar con los sacerdotes principales» (Mt 26, 14) y, por lo que parece, les animó en sus planes de matar al Salvador, diciendo que él había vivido largo tiempo con Él y que merecía la muerte que pretendían.
Se ofreció como aliado, y hasta les prometió entregarles a Jesús si le pagaban.
«Se alegraron» mucho (Me 14, 11 Y Le 22,5) de que también Judas, un discípulo, le juzgara como ellos. Prometieron pagarle treinta monedas de plata, y Judas consideró que era suficiente ese precio para vender al Señor, Divina Majestad. Traidor a Dios, Justicia y Verdad, fue fiel a los enemigos de Dios, a la injusticia y a día, tan próximo ya, de su humillante muerte; parece como si, cumplido su oficio de Maestro, les anunciara la mentira; y «desde aquel momento andaba buscando la ocasión oportuna para entregarle» (Mt 26, 16).
Pero Jesucristo se entregó a la muerte porque quiso, y no fue la violencia o el engaño lo que le puso en la cruz, sino su libre voluntad. Por eso, cuanto más se acercaba el momento de su muerte, también Él se había ido acercando al lugar de su Pasión. Vimos cómo había llegado a Jerusalén en la Fiesta de los Ramos, y cómo en los días siguientes hizo algunas idas y venidas desde Betania al Templo y a la Ciudad. Después, como punto final de su predicación, avisó a sus discípulos del el comienzo de su tarea de Redentor. «Sabéis bien -les había dicho- que dentro de dos días es la Pascua; quiero haceros saber que, ese mismo día, vaya ser entregado a los judíos y gentiles para que me crucifiquen» (Mt 26, 2).
....

Estas son las cosas que me ha parecido necesario resumir previamente para, así, poder entender con más claridad la historia de la sagrada Pasión.

JUEVES SANTO

Por la mañana del jueves, primer día de los panes ázimos, estando el Salvador en Betania o quizá ya camino de Jerusalén, los discípulos le preguntaron dónde le gustaría que prepararan lo necesario para celebrar la Pascua (Mt 26, 17). El Salvador encargó a Pedro y a Juan de los preparativos, y les dijo: «Adelantaos vosotros dos a Jerusalén y, al entrar, encontraréis un hombre con un cántaro de agua en la cabeza; seguidle hasta la casa donde vaya, al dueño le dais este recado de mi parte: El Maestro te envía a decir: el momento está muy cerca, quiero celebrar en tu casa la Pascua con mis discípulos. Y él os enseñará una sala grande, amueblada; preparad allí las cosas» (Mt 26, 18-19, y Le 22, 7-13). Los dos discípulos obedecieron y todo sucedió como el Salvador les había dicho; y prepararon lo necesario para la fiesta en casa de aquel hombre afortunado a quien Jesús, con un recado tan amistoso, pidió su casa.

El Salvador llega a Jerusalén para celebrar la Pascua

Después, llegó el Señor «con los otros discípulos» a Jerusalén y fue a casa de su amigo, que le estaba esperando. Encontraron todo preparado: el cordero, las lechugas amargas, los panes sin levadura, los bastones
y las demás cosas necesarias para celebrar la Pascual A la hora indicada inició el Señor la ceremonia; sacrificaron el cordero, rociaron con su sangre el umbral de la casa, y lo asaron al fuego, luego el Señor se calzó, se ciñó el vestido, tomó el bastón y se puso en pie junto a la mesa, y los apóstoles hicieron lo mismo: después comieron el cordero con pan sin levadura y lechuga amarga, de pie y de prisa, como quien está de paso. Los judíos hacían todo esto en recuerdo de su liberación y salida de Egipto, y era también como una figura o símbolo de la liberación del pecado que habíamos de conseguir gracias a la sangre derramada por Jesucristo. Nuestro Salvador, en aquel momento, y con una gran entereza, estaba comenzando su Pasión.
Terminada la ceremonia, dejaron los bastones y se sentaron a la mesa para la cena ordinaria. Mientras comían, el Salvador, con toda su ternura, puso de manifiesto el tremendo amor que sentía por sus apóstoles, diciéndoles cuánto había deseado cenar con ellos antes de morir (Le 22, 15). «He deseado ardiente mente comer esta Pascua con vosotros antes de padecen. El misterio que iba a suceder en aquella cena era tan grande, que necesitaba para realizarse del infinito deseo del Hijo de Dios. Les dijo también que aquélla era su última cena, y que ya no cenaría más con ellos hasta que se viesen juntos en el Banquete del Cielo, donde todo deseo se cumple (v. 16). «Vosotros habéis estado conmigo y no me habéis abandonado en los momentos de prueba», por eso estaréis también conmigo cuando yo triunfe: «Yo dispongo que mi reino sea para vosotros, como mi Padre ha dispuesto que su reino sea para Mí, para que os sentéis conmigo a mi mesa, y comáis y bebáis; y luego os sentaré sobre tronos como jueces de las doce tribus de Israel» (v. 28-30). Esto decía el Salvador a sus amigos, consolándoles, porque quedaban huérfanos, y les prometía una gran herencia para después de su muerte.
Judas estaba entre ellos disimulando su traición. Y el Salvador, con su inimitable misericordia, comía a la mesa y en el mismo plato con un hombre de quien sabía que trataba de venderle, y que había señalado ya el precio, y que no pensaba en otra cosa sino en encontrar la ocasión oportuna para entregarle. El Señor, para hacerle ver que sabía su secreto, que iba a morir voluntariamente, y para ablandar su corazón, se quejó: «Ciertamente os digo que uno de vosotros me va a traicionar» (Mt 26, 21; Me 14, 18, y Le 22, 21). Al oír esto, todos se entristecieron, y se miraban unos a otros asustados; y examinaban su propia conciencia por ver si había en ella algún rastro de esa traición. Aunque su conciencia no les acusara, por temor y para tranquilizarse a sí mismo y a los demás, cada uno preguntaba con humildad: «Señor, ¿soy acaso yo?»
Siguieron cenando; estaban trece a la mesa y, es probable, mojarían el pan tres y hasta cuatro personas en un mismo plato. Los apóstoles insistían al Señor para que dijese quién era el traidor, y les librase así de la sospecha de los demás y de su propio temor. Pero el Salvador quería salvar a Judas, y no descubrió del todo el secreto, no fuera a ocurrir que el odio de sus compañeros terminara de hundirle del todo. Jesús, al contrario, recalcó más la amistad, que despreciaba Judas con su traición: «De verdad os digo que el que me ha de vender» no sólo está a la mesa conmigo, sino que «moja su pan en mi mismo plato» (Mt 26,23). «El Hijo del Hombre sigue su camino» hacia la cruz; pero va porque quiere, y por obedecer a su Padre, y para salvar a los hombres; «así está escrito; pero [desdichado del que entrega al Hijo del Hombre!»; ahora se cree que triunfa y que va a ganar amigos y dinero, pero en rea lidad va hacia el tormento eterno, tan grande, que «más le valiera no haber nacido»
...

Judas, al verse descubierto, y que la señal de mojar en el plato iba por él, con tan poca vergüenza en la cara como poco era el temor de Dios que tenía en el corazón, preguntó: « ¿Soy yo acaso, Señor?». Y el Salvador, en voz baja, para que los demás no lo oyeran, respondió: «Tú lo has dicho», que, según el modo de hablar de los hebreos, es lo mismo que decir: Sí.

El Salvador lava los pies a sus apóstoles

Era la noche del jueves, «antes del día solemne de la Pascua. Sabía Jesús que había llegado su hora», que aquel era el dia en que, al morir, «había de pasar de este mundo a su Padre, y aunque siempre había tenido mucho amor a los suyos, que estaban en este mundo, al final de su vida les dio mayores muestras de este amor». Una vez terminada la cena, Judas ya decidido a venderle, Él, Hijo Único de Dios, lleno de ternura y amor hacia los suyos, se levantó de la mesa, se quitó la túnica, se ciñó una toalla, y echó agua en un lebrillo, se arrodilló, y se dispuso a lavar los pies de sus discípulos (Jn 23).
Al hacer esto, no sólo dio un gran ejemplo de humildad, sino de amor. El amor nunca tiene en poco ningún trabajo por bajo que sea. Y esto hizo el Señor, «se humilló y tomó el aspecto de un siervo» (Filip 2, 7); y no tuvo asco, nada más comer, de limpiar los pies sucios de los apóstoles Aquel que tuvo amor al lavar con su sangre nuestros pecados.
Empezó por Pedro, al que solía dar el primer lugar como cabeza de los apóstoles. Es así como debe empezar la limpieza y reforma de las costumbres: por los que hacen cabeza. Pero Pedro, al ver una cosa tan nue va e insólita, se negó con su vehemencia acostumbrada: «[Señor, ¿lavarme Tú a mí los pies?!». Esto es más para pensar que para explicarlo, dice San Agustín: «Tú ... a mí». ¿Quién es ese «Tú»; quién, ese «a mí»?