utfidelesinveniatur

Este blog se abrió con el fin de informar sobre varios aspectos de los temas tanto católicos, teológicos entre otros temas. El blog no es responsable de los artículos o opiniones de los autores de los artículos. Solo ellos son responsables de lo que escriben. Este blog autoriza a todos los que lo lean a reproducir total o parcialmente estos artículos solo deben informar al blog de ello. Este blog es Católico e si siñe a las enseñanzas católicas de la Iglesia de siempre y se apoya en ET NOS CREDIDIMUS CARITATI.

lunes, 16 de enero de 2017

Ite Missa Est

16 DE ENERO
SAN MARCELO
PAPA Y MARTIR

Epístola – Santiago I, 12-18
Evangelio – San Lucas XIV, 26-33

Gobernó San Marcelo la Iglesia en vísperas de los días en que iba a hacerse la paz. Unos meses más y caía Majencio, derribado por Constantino, y la cruz triunfadora brillaba en lo más alto del Labarum de las legiones. Quedaban ya poco tiempo para los mártires; pero Marcelo será uno de ellos, y merecerá ser asociado a Esteban, y llevar como él la palma junto a la cuna del divino Infante. Sabrá mantener firme la soberanía del supremo Pontificado frente al tirano, en medio de aquella Roma que ha de ver pronto traspasada su corte a Bizancio, para dar lugar a Cristo en la persona de su Vicario. Han transcurrido tres siglos desde el día en que el emperador Augusto ordenó el empadronamiento universal que condujo a María a Belén, donde dio a luz un humilde niño; hoy, el imperio de ese niño ha sobrepasado las fronteras del imperio de los Césares, y su triunfo está ya próximo. Después de Marcelo vendrá Eusebio; después de Eusebio Melquíades, quién verá ya el fin de las persecuciones. ¡Oh Marcelo, tu triunfo fué debido como el del Niño de Belén, a tus humillaciones! Acuérdate de tu querida Iglesia; bendice a esa Roma que visita con tanto cariño el lugar de tus combates. Bendice a todos los fieles cristianos que en estos días solicitan les alcances la gracia de ser admitidos a formar parte de la corte del nuevo Rey. Pide para ellos la obediencia a tus ejemplos, la victoria sobre su orgullo, el amor de la cruz, y el valor para permanecer fieles en medio de toda clase de pruebas.

San Marcelo sucedió al Papa Marcelino (304) el 27 de mayo o el 26 de junio del 308. Construyó muchas iglesias y las proveyó de sacerdotes, con el fin de favorecer la instrucción y el bautismo de los paganos y la vuelta de los apóstatas a la Iglesia. Sobre su muerte existen dos versiones: la del Liber Pontificalis, y la de la Passio Maroelli en que se Inspiran la Leyenda del breviario y los datos de don Guéranger, y también la inscripción que San Dámaso hizo grabar sobre su tumba. Algunos apóstatas que pretendían volver a entrar en el seno de la Iglesia sin someterse a las penitencias canónicas que con energía les exigía el Papa. Provocaron contra él una revuelta en que corrió la sangre. Intervino la autoridad pública, que engañada por los rebeldes, desautorizó a San Marcelo y le condenó al destierro. Murió en el año 309 y es venerado como Mártir.