utfidelesinveniatur

lunes, 12 de diciembre de 2016

Ite Missa Est

12 de diciembre
Nuestra Señora de Guadalupe.

Epístola – Eccli; XXIV, 23-31
Evangelio - San Lucas; I, 39-47

En el año mil quinientos treinta y uno de nuestra Redención, la Virgen Madre de Dios, según consta por antigua y constante tradición, se mostró visible al piadoso y rústico neófito Juan Diego en la colina del Tepeyac de México, y hablándole cariñosamente,



 le mandó presentarse al obispo y notificarle que era su voluntad que se le edificase un templo, porque quería ser allí singularmente venerada. Para asegurarse de la verdad del suceso difirió la respuesta Juan de Zumárraga, que era el obispo del lugar: pero al ver que el sencillo neófito, obligado por la Virgen, que por segunda vez se le había aparecido, repetía con lágrimas y súplicas la misma demanda, le ordenó que con empeño pidiera una señal por la que se manifestase claramente la voluntad de la gran Madre de Dios. Tomando el neófito un camino más apartado de la colina de Tepeyac, y dirigiéndose a México para llamar a un sacerdote que viniese a la casa de su tío gravemente enfermo, para administrarle los sacramentos de la Iglesia, la benignísima Virgen le salió al encuentro y se le apareció por tercera vez, y le mandó ir a coger unas rosas que habían brotado en el cerro y presentarlas al obispo. 



Obedeció Diego, y en aquel cerro formado de rocas áridas donde apenas podía crecer alguna yerba, y en la estación rigurosa del invierno, cuando en ninguna parte de aquella región se veían flores, halló un hermosísimo y florido rosal, y cogiendo las rosas, las puso con cuidado en un pliegue de su tilma (o capa) y se encaminó luego al palacio del obispo. 



Maravillóse mucho el devoto prelado de ver aquellas rosas tan hermosas y aromáticas en tal sazón, y mucho más porque echó de ver en la tilma del pobre indio una maravillosa pintura de la imagen de la santísima Virgen, en la misma forma como decía el neófito haberla visto en la colina cerca de la ciudad. Movidos los habitantes por tan extraordinario prodigio, procuraron se guardase con gran cuidado aquella venerable imagen, como regalo del cielo, y poco después la trasladaron con gran pompa desde la capilla episcopal al santuario que le habían edificado en la colina del Tepeyac. Colocóse más tarde en un suntuoso templo que los romanos pontífices ennoblecieron concediéndole para el ¡esplendor del culto un cabildo colegial; y el arzobispo de México y los demás obispos de aquellas regiones, con aprobación de Benedicto XIV 



la eligieron por patrona principal de toda la nación mexicana, y finalmente León XIII, accediendo a los ruegos de todos los prelados mexicanos, concedió por decreto de la sagrada Congregación de Ritos, que se rezara el novísimo Oficio de la Virgen de Guadalupe, y decretó que con solemne pompa fuese decorada con corona de oro aquella preciosísima imagen.

Breve narración de la aparición de la virgen de Guadalupe

Reflexión:
Era Juan Diego neófito indio de la más baja condición, y a la edad de cuarenta años había recibido el bautismo de mano de un santo misionero franciscano, quedando tan devoto de la Virgen, que todos los sábados andaba más de dos leguas para asistir a la misa que se cantaba en México en honra de María. Después de las apariciones de la soberana Señora, vivió y murió como un santo. Con los humildes y sencillos tienen su trato familiar el Señor y su Madre santísima. Acordémonos de esto, y siempre que visitemos los venerables santuarios de María, hagamos nuestra oración con un corazón tierno, humilde y sencillo, y nos haremos dignos de recibir sus soberanas mercedes.

Oración:

Oh Dios, que te dignaste ponernos bajo el singular patrocinio de la beatísima virgen María, para colmarnos de continuos beneficios: concede a tus humildes siervos, que pues se regocijan con su memoria en la tierra, gocen de su presencia en el cielo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.