utfidelesinveniatur

martes, 20 de septiembre de 2016

LOS MANDAMIENTOS - Fr. Antonio Royo Marín, O.P.

1. Dios legislador

INTRODUCCIÓN

1. El hombre de hoy busca la independencia:

a) En la vida familiar: Los hijos respecto de los padres, los esposos...

b) En la vida civil: Las leyes son impertinencias de la autoridad...

c) En la vida religiosa: Yo ejercito mis sentimientos religiosos cuando quiero y como quiero...

2. Incluso las naciones quieren forjarse su propia autonomía
con su código...

3. ¿Quiere esto decir que no existe un Legislador supremo y
universal?
No; existe la Ley y existe un Legislador: Dios.

I. DIOS, LEGISLADOR DEL MUNDO FÍSICO

A) El mundo astronómico.

1. Predicción -hasta el minuto- de un eclipse de sol; su cumplimiento matemático obedece a unas leyes...

2. Las nebulosas espirales (sistemas como el nuestro solar) corriendo por los espacios a una velocidad de millones de veces mayor que la de un avión... y jamás un choque, una colisión. Admirable precisión y armonía, efecto de las leyes que impuso el Legislador: Dios.

B) El orden de la vida.
1. La clorofila en las plantas...
2. Exactitud de las leyes biológicas y fisiológicas (generación, nutrición, desgaste de energías, reparación)...

II. DIOS, LEGISLADOR DEL ORDEN MORAL
A)  La ley eterna.
Sólo nos ocupamos aquí de la ley eterna en cuanto se refiere al orden moral.

1. Noción:
Es el plan de gobierno que Dios tiene en su mente divina respecto de todas las acciones humanas.

2. Característica:

a) Es la primera regla, indefectible, fundamento de toda moralidad.  

b) De ella se derivan todas las demás leyes: "Nada hay justo y legítimo que los hombres no hayan derivado de la ley eterna" (San Agustín).

c) De triple modo se derivan todas las leyes de la ley eterna:

1. Como de causa ejemplar: Ninguna ley es justa y recta si no es conforme a la eterna.

2. Como de causa eficiente: Dios ha constituido la potestad de legislar entre los hombres" ("Per me reges regnant et...". Prov. 8, 15). 3. 9 Como de causa dirigente: La ley eterna, conocida mediante la fe y la razón, dirige a los legisladores para legislar tales leyes en tales circunstancias (I-II, 93,  

B) La ley natural.

1. Definición: "Es una participación de la ley eterna en la criatura racional" (I-II, 91,2).

2. Existencia: a) Todo hombre, fiel o gentil, la tiene escrita en su corazón (Rom. 2, 14-16).

b) La Historia lo confirma: todos los pueblos están acordes sobre los más generales preceptos morales: Hay que hacer el bien, honrar a los padres, dar culto a Dios...

c) Todos los pueblos tienen la convicción de que hay que cumplir estos preceptos no por el mandato del rey, ni por un plesbicito... sino que están impuestos por la misma naturaleza, por Dios, que marcó tales directrices.

C) La ley divino-positiva.

1. Su porqué:

a) Porque algunos principios de la ley natural (sobre todo secundarios) fácilmente se oscurecen por las malas pasiones, malos ejemplos...

b) Porque el hombre no sólo está destinado a la felicidad natural, sino también sobrenatural (I-II, 91,4). Y es imposible alcanzar la bienaventuranza sobrenatural a modo de mérito, a no ser observando las leyes sobrenaturales que Dios ha señalado.

2. Las tablas de la ley: Moisés recibiéndolas de Dios en el Sinaí (Ex. 19, ss). Ley de temor. Su legislador, el Dios de los truenos y relámpagos.

3. Cristo promulgando la ley nueva. Ley de amor. Las bienaventuranzas (Mt. 5, 1, ss.). 4. La ley antigua y la nueva ley, promulgadas por Dios, acomodándose al momento, en relación con la Redención.

CONCLUSION

1. Respeto al Sumo Legislador:
No es el hombre ley de sí mismo...

2. Reverencia a la ley sabia de Dios...
Manifestada en nuestra conciencia y en las Escrituras Sagradas.

3. Observancia de la ley para caminar seguros hacia el fin:
Son los rieles que nos conducirán a la meta. Su cumplimiento, fuente de bendiciones (Sal. 1, 1-4); su violación, de desdichas. (Sal. 1, 5-7). La paz del justo... "beati qui ambulant in lege Domini"(Sal. 118, 1).