utfidelesinveniatur

lunes, 15 de agosto de 2016

EL MANUSCRITO DEL PURGATORIO


(AÑO 1875)

FEBRERO 1875.- Sé muy vigilante de tu interior, reserva tus pequeñas penas para Jesús únicamente. La tuya debe ser vida de continuos actos interiores de amor, de mortificación, pero que sólo Dios lo sepa; No hacer nada de extraordinario: vida muy escondida, muy oculta, de gran unión con tu Jesús. El buen Dios quiere que lo ames de modo único. Si no pones obstáculos a sus gracias, Él te concederá aún las extraordinarias, que todavía no ha concedido a nadie. Él te ama de un modo especial. No te das cuenta? A cerca de nosotros adorar sus planes, sin buscar entenderlos. El es dueño de hacer por las almas lo que a Él le agrada. Se siempre muy humilde, muy escondida. No te ocupes de nadie, solamente de lo que concierne, a tu propia santificación.

No! No debes tener demasiadas relaciones con. Ella es muy expansiva y muy locuaz. No quiere esto el buen Dios de ti No está bien desconfiar así de tu Jesús. A ti Él te ha dado todo y está segura que al respecto de esto. todo lo que a sucedido, lo ha permitido Él. Ama mucho al buen Dios! Oh, que felices son las almas que poseen este tesoro. Tu gran pena personal, durante la vida, no será la ausencia de Jesús, sino un gran dolor por todos los disgustos causados a Él en el pasado, disgustos ocasionados por la sobreabundancia de gracias de las que Él te ha colmado y de las que te colmará, y la impotencia de darle a cambio el amor que quisieras!. Puedes levantarte a las cuatro y acostarte al mismo tiempo que las otras hermanas, salvo que estés seriamente enferma. Te aseguro que no te sentirás mal. Por apurarte un poco, media hora no es gran cosa , y sí un motivo de edificación. No vayas por ahí lamentándote con nadie, ni siquiera con la Superiora. Guarda estos pequeños sufrimientos para ti sola y para tu Jesús, al cual debes decirle todo.  No te ocupes demasiado de tu salud. El buen Dios te dará suficiente para poder servirlo.

14 MAYO. - Al hacer el retiro ten la intención de no perder ninguna de las gracias que el buen Dios te da y de seguir siempre el impulso de tales gracias, de tener un espíritu de fe muy grande y también un gran recogimiento. Ya desde hace tiempo te estoy detrás para esto.

Debes estar siempre, sobre todo durante tus acciones, recogida en ti misma como lo estás durante la acción de gracias después de la Santa Comunión. Da gracias al buen Dios de todas las gracias que te ha concedido y de aquellas que te concede cada día. Tú lo pensarás cada mañana al fin de la meditación. Ruégale también por lo que te dije ayer. No hagas nunca nada, sin recogerte un instante, y sin pedirle consejo a Jesús en tu corazón. Tú me entiendes.

Oh! Ciertamente, yo amo mucho al buen Dios, así, así es que un alma se purifica, porque así, así como se acerca al Cielo, también su amor va gradualmente aumentando.

Piensa con frecuencia en todo el amor que el buen Dios tiene por ti. Sé muy fiel a todas las inspiraciones de la gracia. Cada día, comienza como si no hubieras hecho todavía nada, sin desanimarte nunca.

18 MAYO. - Oh que pequeño es el número de los verdaderos Religiosos que realmente poseen el espíritu de su estado!. Habrá uno en cincuenta. Tienes a toda costa que ser tú de estos privilegiados!. Qué grande es la responsabilidad de una Superiora, de una Maestra de Novicias, de una instructora!. Que cuentas tienen que dar al buen Dios.! Así es que seré liberada, me entenderás más claramente, y cuando lo sea del todo, vendré a ser para ti un segundo ángel custodio!. Pero un ángel que verás! Madre. está todavía en el Purgatorio. Ella admitió en la comunidad muchas personas sin vocación que introdujeron el relajamiento. Es una gran ciencia la de saber discernir los espíritus. Si se presta mayor atención a las personas que se reciben, no se tendrían tantos inconvenientes en la Comunidad.

20 JUNIO. - El buen Dios no pide más de lo que se puede solamente quiere el corazón totalmente suyo. Para obtener sus gracias, sea para ti, sea para la comunidad, tienes que renunciar a ti misma desde la mañana hasta la noche, que en ninguna cosa te busques a ti misma, que todo sea bien oculto a los ojos las criaturas, y que sólo Dios sepa todo y vea tus pequeños sacrificios diario, El solo entiende!

En muchas cosas experimentarás disgusto; lo permite el buen Dios, a fin de que, mediante eso, tú adquieras méritos. Presta mucha atención a esto y no dejes de perder nada.

Sí, es verdad, pero será mayor gloria, en cierto sentido, para el buen Dios, el procurar su gloria de una persona que no siempre ha sido su amiga, y en cuanto a ti, mucha mayor confusión al ver que el buen Dios no obstante tu espiritualidad débil, te escoge para servir a sus designios. Igualmente, tienes en cambio que sacrificarte e inmolarte.

Sabes por qué el buen Dios no te concede actualmente las gracias que le pides?. Porque no tienes suficiente confianza en Él.

Es verdad otras veces que muy fácilmente olvidas las grandes gracias que el buen Jesús te concede. El te sigue desde la mañana a la noche, y tú le huyes lo más que puedes. No debes comportarte así con un Dios tan bueno, y bueno sobre todo contigo.

En cada momento examinate a ti misma, examina tu corazón para ver cómo agradar al buen Dios. Considera otras veces si haces alguna cosa que pueda causarle dolor. Eso es lo que atraerá siempre más sobre ti las miradas benditas del buen Jesús.

Debes amar tanto al buen Dios que, de aquí a poco, Él encuentre en tu corazón una agradable morada, en la que pueda, por decir así, reposar. Tienes que lograr que el buen Jesús te diga Él mismo sus penas, aquellas que cada día el mundo el causa, y, de parte tuya Él te pide que le demuestres tanto amor que Él sea consolado.

14 AGOSTO.- El buen Dios no quiere que te escuches a ti misma. Ten confianza en Él, no te lo he dicho tantas veces? Quizá Él no pueda darte, no obstante tu debilidad, la fuerza necesaria para servirlo? Por qué desconfías así de su poder y de su bondad?

15 AGOSTO.- Sí, hemos visto a la Santa Virgen. Ella ha regresado al Cielo con muchas almas; yo sin embargo permanezco aquí. 

Sientes calor? Ah! Si supieras que calor hay en el Purgatorio en comparación del tuyo!. Una breve oración hace tanto bien!. Nos refresca como un poco de agua fría, dado a una persona que tiene gran sed.

Ama a todos, pero no te confíes a nadie totalmente, a nadie, porque Jesús quiere ser sólo Él tu gran confidente. Todo por Él y por Él solo.

Realiza todas tus acciones bajo la mirada del buen Dios. Ya te lo he dicho: consúltalo antes de cada cosa que debas hacer o decir. Oh! Entonces, cuántas gracias lloverán sobre ti!

Que tu vida sea una vida de fe y de amor, y se agite de tal modo. sabes lo que te he dicho al respecto.

No hagas nada para hacerte notar al exterior. (Sin ofender la caridad) evita la compañía de aquellas de entre tus hermanas, que son demasiado expansivas, que faltan a la caridad!. En cuanto a ti, ocúpate sólo de cuanto te concierne. Olvídate de ti misma. No digas nunca tu opinión, excepto si eres obligada a hacerlo. Ocúpate sólo del objeto que debe constituir el impulso de toda tu vida. Jesús! . Sí! Jesús de la mañana a la noche y de la noche a la mañana!.

+++

20 AGOSTO. - RETIRO. - Ay de mí!. Me lamento porque sufro más de lo acostumbrado. porque en un tiempo he abusado de estos días de gracia y de salvación y de esto soy castigada actualmente. Realiza todas tus acciones bajo la mirada del buen Dios, con simplicidad, buscando agradarlo a Él solo en el mundo. Hasta que no estés unidad esto desasida de todo pero no por el entendimiento más que a Él solo, Él no te dejará en paz. Debes ser una regla viviente para toda la Comunidad. De manera que al verte, se pueda decir de ti: “Esa es la regla”. Más todavía, tienes que ser, por así decir, otro Jesús, porque reproduzcas en toda tu conducta, cuanto sea posible en una creatura, a Jesús mismo.

7 SEPTIEMBRE. - El buen Dios, a pesar de ser sumamente grande, no es verdad?, no desprecia el familiarizarse con el alma que lo ama y de entrar con ella hasta en los minutos más particulares en su cuidado. Que bondad! Pero si, no es verdad que nuestra alma tiene algunas cosas íntimas que únicamente Dios comprende y que no pueden ser dichas más que a Él solo?

8 SEPTIEMBRE.- El buen Dios permite que algunas almas tengan una ternura de corazón considerable, mientras otras son menos sensibles. Todo esto está en sus planes. En cuanto a las que poseen un corazón más amante, Él ha hecho su corazón sobre todo para Él, a fin de que vuelquen todo su amor en su corazón adorable. Él es muy Dueño de conceder a cada uno lo que a Él le place. A veces Él tiene una predilección particular por ciertas almas; tú eres una de éstas. De noche, cuando tú descansas, sufro más. Es verdad que llevo siempre conmigo el Purgatorio, pero de día, porque se me ha concedido acompañarte en cualquier parte, sufro un poco menos. Todo esto es permitido por el buen Dios.

7 NOVIEMBRE.- Reflexiona bien en lo que te diré: Sé muy vigilante de tu interior, en todo lo que haces. En cada hora pregunta al buen Dios si está contento de ti, porque tienes que apurarte a ser una santa. Sí, es verdad; pero con la gracia del buen Dios se puede todo. Reconócete indigna de estas gracias, pero, no obstante todo, actúa.

8 DICIEMBRE.- Ama grandemente al buen Dios. No tengas miedo de sufrir. Fíate de Él y nunca totalmente de ti. Muere a ti misma de la mañana a la noche. Toma en cuenta lo que te he dicho respecto del nuevo Obispo.

No respires, no vivas más que por Jesús Cristo!

El Buen Dios debe ser sólo Él tu confidente. No te lamentes sino con Él solo. Se muy oculta a los ojos del mundo. A veces estarás enferma y además muy enferma y aparentarás estar sana, porque el buen Dios quiere sólo Él ser testigo de lo que te sucede. Verás que comprenderás bien lo que pasa.

Si sabes como el buen dios lo desea , vigílate seriamente sobre ti misma, a fin de no dejar escapar ninguna de sus gracias, Él se comunicará a ti de un modo muy especial.

Tú causas disgustos al buen Dios, cuando no piensas en Él. Imagínate un trato de amigos. Entre ellos, con frecuencia hay uno que se prefiere, que se comprende mejor y al cual no le ocultamos nada. Y bien, si este amigo ve que a él no le prestamos atención, que no le dirigimos la palabra, que ni siquiera una mirada unida a decirle que Él es siempre el amigo preferido, se disgustará. Así es como el buen Dios actúa respecto a nosotros. Ciertamente Él ama muchas almas, pero, te lo he dicho tantas veces, aunque no lo merezcas como tantas otras, Él te ama de un modo especial, y tu indiferencia le produce una pena tanto más dolorosa cuánto Él espera el amor recíproco de tu corazón, para inundarte de gracias. El buen Dios es sensible a todo lo que haces y desea ardientemente que pienses Él, porque, no obstante las ocupaciones, tu pensamiento debe ser siempre para ensalzarlo a Él en todo. Antes de hablar a las personas con las que tienes que hacerlo, Él debe tener siempre tu primera mirada; en una palabra debes vivir y respirar por Él solo: esas son sus órdenes y Él es Dueño de actuar como a Él le agrada.

12 DICIEMBRE.- El buen Dios desea que, antes de ir a la adoración perpetua, la hagas ante todo en tu corazón; tú me entiendes. Igualmente tienes que habituarte a hacer con frecuencia la comunión espiritual. Si te dispones de este modo, obtendrás frutos más abundantes y saludables.


30 DICIEMBRE.- No pidas nunca para tu salud; pero no rechaces lo que se te da. No tienes que aparecer ridículas para nada.