utfidelesinveniatur

martes, 19 de abril de 2016

LOS MARTIRES MEXICANOS


"apóstol seglar"


Unido a otros estudiantes de diversas materias, de varias poblaciones de Jalisco, formaron una casita humilde bajo la dirección de una pobre vieja a la que llamaban cariñosamente doña Giro (doña Gerónima) y a la casa tanto por esta circunstancia, como por formar todos los estudiantes una especie de partido de oposición a las ideas revolucionarias, le pusieron el nombre de "La Gironda", como los célebres oposicionistas de la Revolución Francesa. Y entonces Anacleto, ya con bastantes conocimientos, comenzó también a dar clases de Apologética e Historia, en algunos Colegios particulares, y así a ganar algún dinero, para las necesidades de su vida de estudios. Inmediatamente que logró esto se apersonó con sus protectores de los años pasados, para darles las gracias por su caridad y rehusar en adelante aquella ayuda, que ya por sí mismo podía encontrar en su trabajo. No trato de escribir una biografía completa del "Maistro" Anacleto. Otros, y entre ellos, Efraín González Luna y Antonio Gómez Robledo, sus amigos y testigos, ya la han hecho, y por cierto los dos últimos admirablemente. Gómez Robledo, sin embargo, con una fina ironía, critica la formación Lic. Anacleto González Flores escolar de aquellos tiempos, prefiriendo los métodos modernos, a los estudios clásicos.  No es lugar éste para discutir la excelencia y superioridad de un método sobre el otro. El hecho es que Anacleto en el estudio y formación por medio de los clásicos de la antigüedad, templó su alma y fortificó sus ideales de algo mucho más grande y noble, que no la prosperidad económica, ideal éste general en la gran mayoría de los jóvenes que se forman con los métodos modernos. El se levantaba mucho más alto que el amor a los bienes de la tierra, a algo más digno del hombre. Era si se quiere un Quijote, en comparación con los Sancho Panza de nuestra moderna juventud. "No hemos nacido, se decía, únicamente para comer frijoles, sino para trabajar por el bien de la sociedad, de nuestros hermanos, por el progreso intelectual y moral, especialmente de todos los hijos de una misma patria, por el honor y glorificación de Dios, y la consecución del último fin para que fuimos creados".

Tenía una vocación especial de "apóstol seglar" y naturalmente, Dios que lo llamaba a eso, le había dado las cualidades requeridas para el mejor desempeño de su misión, cualidades que no trató de ocultar como aquel hombre de los talentos de la parábola, sino que puso en acción, como los otros de la misma parábola, alabados por Jesucristo Ya le hemos visto desde su conversión dedicarse en los tiempos libres a reunir rapazuelos para enseñarles el catecismo; y esta ocupación le era tan querida, que en los años posteriores durante sus estudios no la abandonó nunca.

En Guadalajara ideó un arbitrio curioso para reunir a los chicos de la vecindad.En una de las ventanas de la casa de "La Gironda", logró colocar un viejo fonógrafo que pagó poco a poco con sus exiguas entradas. Las tardes de los domingos lo ponía a funcionar temprano, y los muchachos, atraídos por la novedad y la destemplada música del fonógrafo, se reunían poco a poco frente a la morada estudiantil; cuando ya había un número suficiente los invitaba tan entusiasta y atractivamente a entrar en el patio, que pocos lo rehusaban, y entonces con habilidad suma e interés creciente, les explicaba el Catecismo por un buen rato, para terminar con otra audición fonográfica. La situación general de nuestra patria, dominada desde los tiempos de Juárez por el laicismo liberal, era algo que no podía soportar, y le llenaba de amargura, sobre todo con la consideración de que, en gran parte, los culpables de aquello eran los mismos católicos.

Oigámosle a él mismo, en un bello artículo, que escribió en un periódico fundado por él, La Palabra, porque también esgrimió la poderosa arma de la prensa, contra los enemigos de Dios y de la Patria:

—-"Si hemos de ser sinceros y deseamos sanar —escribe en su artículo Hacia todos los vientos—, debemos empezar por reconocer, que nada nos ha perjudicado tanto, como el hecho de que los católicos nos entreguemos a vivir con éxtasis en nuestros templos, y abandonemos todas las vías abiertas de la vida pública a todos los errores.

"En lugar de haber estado en todas partes, especialmente allí donde hicieron su aparición los portaestandartes del mal, nos encastillamos en nuestras iglesias y en nuestros hogares. Y allí estamos todavía.” "Nos parece que basta rezar, que basta practicar muchos actos de piedad, y que basta la vida del hogar y del templo para contrarrestar la inmensa conjuración de los enemigos de Dios.”"Y les hemos dejado a ellos la escuela, la prensa, el libro, la cátedra en todos los establecimientos de enseñanza, les hemos dejado todas las rutas de la vida pública y no han encontrado una oposición seria y fuerte por los caminos por donde han llevado la bandera de la guerra contra Dios.” "Y han logrado arrebatarnos a la niñez, a la juventud, a las multitudes, a todas las fuerzas vivas de la sociedad con rarísimas excepciones. Y nos han arrebatado todas esas fuerzas, porque, claro está, que con nuestra acción recluida dentro de nuestros templos y de nuestras casas, no hemos podido defender, no hemos podido amurallar el alma de las masas, de los jóvenes, de los viejos y de los niños.” "Y tenemos necesidad urgentísima de que nuestros baluartes se alcen, dentro y fuera de nuestras iglesias y de nuestros hogares, para que cada corazón, cada alma, nos encuentre en plena vía pública para conservar los principios, que hemos sembrado en lo íntimo de las conciencias, dentro del santuario del hogar y del templo."Y si la guerra contra Dios se ha enconado furiosamente en la calle y en todas las vías públicas, y si las paredes de nuestras iglesias han tenido que sufrir duros golpes, ha sido fundamentalmente porque la acción de los católicos se ha limitado a hacerse sentir dentro de los templos y las casas."Y urge que en lo sucesivo, el católico rectifique radicalmente su vida en este punto y tenga entendido que hay que ser soldados de Dios en todas partes: iglesias, escuelas, hogar; pero sobre todo allí donde se libran las ardientes batallas contra el mal."Porque si continuamos como hasta ahora, entregados al éxtasis en nuestras casas e iglesias y no procuramos luchar también ahora, el próximo cataclismo nos dejará a los cuatro vientos, y tendremos que sentarnos como el célebre Mario, a llorar sobre las ruinas de nuestros hogares, por no haber querido combatir en todas las vías y en todos los caminos por donde galopan los corceles del ejército del mal."Procuremos hallarnos en todas partes con el casco de los Cruzados. ,y combatamos sin tregua con las banderas desplegadas a todos los vientos".


He querido citar tan largamente al mismo Anacleto, periodista y maestro de acción, tanto para explicarnos la razón fundamental, que él admirable y justamente señala, de la causa por que en un pueblo católico como el nuestro, pudo tener lugar la terrible explosión de la conspiración contrael orden cristiano, o sea la persecución anticatólica de los callistas, que hizo entre los mexicanos tantos mártires; como para exponer con sus mismas palabras, el espíritu que animaba a este futuro mártir de Cristo, y que le movía a realizar de una manera esplendorosa su vocación de ''apóstol católico seglar". Porque allí está, en esa clara visión de la deplorable situación a que nos había reducido el liberalismo triunfante en nuestra patria, y del deber de todo hijo de la Iglesia Católica de defender su fe y el libre ejercicio de  sus derechos, abandonando la actitud pasiva de más de medio siglo de los católicos, frente a frente del enemigo que en ella encontraba su mayor fuerza, la causa de esa actitud gallarda de luchador cristiano, que asumió el "Maistro Cleto" desde su misma juventud.Si los católicos, a la caída del Partido Conservador, tras el infeliz ensayo del Imperio de Maximiliano, no se hubieran retirado doloridos y desalentados de la palestra; si hubiera habido entre nosotros desde aquel entonces al desempeño de su misión, cualidades que no trató de ocultar como aquel hombre de los talentos de la parábola, sino que puso en acción, como los otros de la misma parábola, alabados por Jesucristo.Ya le hemos visto desde su conversión dedicarse en los tiempos libres a reunir rapazuelos para enseñarles el catecismo; y esta ocupación le era tan querida, que en los años posteriores durante sus estudios no la abandonó nunca.

En Guadalajara ideó un arbitrio curioso para reunir a los chicos de la vecindad. En una de las ventanas de la casa de "La Gironda", logró colocar un viejo fonógrafo que pagó poco a poco con sus exiguas entradas. Las tardes de los domingos lo ponía a funcionar temprano, y los muchachos, atraídos por la novedad y la destemplada música del fonógrafo, se reunían poco a poco frente a la morada estudiantil; cuando ya había un número suficiente los invitaba tan entusiasta y atractivamente a entrar en el patio, que pocos lo rehusaban, y entonces con habilidad suma e interés creciente, les explicaba el Catecismo por un buen rato, para terminar con otra audición fonográfica. La situación general de nuestra patria, dominada desde los tiempos de Juárez por el laicismo liberal, era algo que no podía soportar, y le llenaba de amargura, sobre todo con la consideración de que, en gran parte, los culpables de aquello eran los mismos católicos.

Oigámosle a él mismo, en un bello artículo, que escribió en un periódico fundado por él, La Palabra, porque también esgrimió la poderosa arma de la prensa, contra los enemigos de Dios y de la Patria:

 —"Si hemos de ser sinceros y deseamos sanar —escribe en su artículo Hacia todos los vientos

—, debemos empezar por reconocer, que nada nos ha perjudicado tanto, como el hecho de que los católicos nos entreguemos a vivir con éxtasis en nuestros templos, y abandonemos todas las vías abiertas de la vida pública a todos los errores.

"En lugar de haber estado en todas partes, especialmente allí donde hicieron su aparición los portaestandartes del mal, nos encastillamos en nuestras iglesias y en nuestros hogares. Y allí estamos todavía. "Nos parece que basta rezar, que basta practicar muchos actos de piedad, y que basta la vida del hogar y del templo para contrarrestar la inmensa conjuración de los enemigos de Dios. "Y les hemos dejado a ellos la escuela, la prensa, el libro, la cátedra en todos los establecimientos de enseñanza, les hemos dejado todas las rutas de la vida pública y no han encontrado una oposición seria y fuerte por los caminos por donde han llevado la bandera de la guerra contra Dios. "Y han logrado arrebatarnos a la niñez, a la juventud, a las multitudes, a todas las fuerzas vivas de la sociedad con rarísimas excepciones. Y nos han arrebatado todas esas fuerzas, porque, claro está, que con nuestra acción recluida dentro de nuestros templos y de nuestras casas, no hemos podido defender, no hemos podido amurallar el alma de las masas, de los jóvenes, de los viejos y de los niños. "Y tenemos necesidad urgentísima de que nuestros baluartes se alcen, dentro y fuera de nuestras iglesias y de nuestros hogares, para que cada corazón, cada alma, nos encuentre en plena vía pública para conservar los principios, que hemos sembrado en lo íntimo de las conciencias, dentro del santuario del hogar y del templo. "Y si la guerra contra Dios se ha enconado furiosamente en la calle y en todas las vías públicas, y si las paredes de nuestras iglesias han tenido que sufrir duros golpes, ha sido fundamentalmente porque la acción de los católicos se ha limitado a hacerse sentir dentro de los templos y las casas. "Y urge que en lo sucesivo, el católico rectifique radicalmente su vida en este punto y tenga entendido que hay que ser soldados de Dios en todas partes: iglesias, escuelas, hogar; pero sobre todo allí donde se libran las ardientes batallas contra el mal. "Porque si continuamos como hasta ahora, entregados al éxtasis en nuestras casas e iglesias y no procuramos luchar también ahora, el próximo cataclismo nos dejará a los cuatro vientos, y tendremos que sentarnos como el célebre Mario, a llorar sobre las ruinas de nuestros hogares, por no haber querido combatir en todas las vías y en todos los caminos por donde galopan los corceles del ejército del mal. "Procuremos hallarnos en todas partes con el casco de los Cruzados…y combatamos sin tregua con las banderas desplegadas a todos los vientos".

He querido citar tan largamente al mismo Anacleto, periodista y maestro de acción, tanto para explicarnos la razón fundamental, que él admirable y justamente señala, de la causa por que en un pueblo católico como el nuestro, pudo tener lugar la terrible explosión de la conspiración contra el orden cristiano, o sea la persecución anticatólica de los callistas, que hizo entre los mexicanos tantos mártires; como para exponer con sus mismas palabras, el espíritu que animaba a este futuro mártir de Cristo, y que le movía a realizar de una manera esplendorosa su vocación de "apóstol católico seglar". Porque allí está, en esa clara visión de la deplorable situación a que nos había reducido el liberalismo triunfante en nuestra patria, y del deber de todo hijo de la Iglesia Católica de defender su fe y el libre ejercicio de sus derechos, abandonando la actitud pasiva de más de medio siglo de los católicos, frente a frente del enemigo que en ella encontraba su mayor fuerza, la causa de esa actitud gallarda de luchador cristiano, que asumió el "Maistro Clero" desde su misma juventud.

Si los católicos, a la caída del Partido Conservador, tras el infeliz ensayo del Imperio de Maximiliano, no se hubieran retirado doloridos y desalentados de la palestra; si hubiera habido entre nosotros desde aquel entonces algunos "Maistros Cletos" como éste, México no hubiera pasado por las horas amargas de la persecución.