utfidelesinveniatur

jueves, 10 de noviembre de 2016

LOS MANDAMIENTOS - Fr. Antonio Royo Marín, O.P.

Segundo mandamiento

"No usarás el nombre de Dios en vano"
(Dt. 5,11)



INTRODUCCIÓN

1. Tú cristiano: es decir, de Cristo, de Dios. ¿Sabes lo que es el nombre de Dios? Mira: Pedro y Juan se dirigen al templo a orar... un pobre les sale al paso... "Oro, plata, no tengo, pero en el nombre de Jesucristo, levántate y anda...". Eso es el nombre de Dios: luz, vida... Y cosa extraña, en los demás mandamientos no se menciona expresamente el castigo.

2. Y Dios "no dejará sin castigo al que profane su nombre" (Ex. 20, 7).

3. Es que el nombre del Señor es santo, como el mismo Dios.

4. Y de tres maneras se puede tomar en vano: blasfemando, jurando en falso, violando los votos.

I. BLASFEMIA

A) ¿Qué es?
¡Algo diabólico! ¡Odio a Dios!... palabras, pinturas, gestos injuriosos a Dios, santos, religión... consciente de lo que se hace... ¡Gravísimo pecado!

B) ¿De qué maneras se puede blasfemar?

1. Maldiciéndole, profanando lo sagrado... (Juliano el apóstata, Voltaire...).

2. Hablando de él burlonamente (Hecho histórico: Un cazador, ante el ejemplo de su compañero, que saluda a la cruz del camino, obliga a su perro a que haga lo mismo... y a ese pobre desgraciado, cuando quiso hablar... ¡sólo le salían ladridos!).

3. Negando sus perfecciones o atributos. (El trasatlántico inglés "Titanic", en su primer viaje, repleto de pasajeros de la alta aristocracia, se hundió al chocar contra un iceberg, el 12 de abril de 1912. Alguien había escrito en su costado: "contra mí... ni Dios").

C) ¿Es pecado?
Sí, y siempre mortal. Es peor que un homicidio. Este va contra el hombre, pero aquél, directamente contra Dios. Te hace reo del infierno. ¿Quieres ir junto al Señor -cielo- después de arrojar sobre El tus peores inmundicias? Pero, como cualquier otro pecado, hace falta advertencia y consentimiento. Por eso:

1. Si se dice del todo inadvertidamente, en un momento de ira, arrebato (eso "que se escapa")... no será grave.

2. Si se hace por costumbre:

a) Si no procura evitarse, es pecado grave,

b) Si, a pesar de ello, se escapan sin querer, no.

D) Modo de corregirse.

"Padre... se me escapan... Usted sabe lo que es pelear todo el día con...". ¿Pero de verdad quieres quitarla?  

1. Inventa algo "sonoro" que te sirva de válvula de escape...

2. ¿Te gusta el tabaco?... No fumes el día en que se "te escape" una blasfemia.

3. Humíllate ante los que escandalizaste, reparando la falta.

4. Todo menos ofender a Dios y manchar nuestra boca hecha para alabarle. Un padre -blasfemo- fue a besar a su hijito... "¡No!, me manchas con tu boca...". A Dios no le perjudica: el único perjudicado es el hombre. "Echa fango al sol: el fango caerá sobre ti; el sol seguirá brillando".

II. JURAMENTO

A) ¿Se puede jurar o no?
Es cierto que Cristo parece prohibirlo... "Yo os digo más: que de ningún modo juréis..." (Mt. 5, 34-37). Pero...

1. Dios manda expresamente jurar: "Teme a Yavé, tu Dios, invócale a El y jura por su nombre (Dt. 6, 13).

2. El mismo Cristo juró ante Caifas (Mt. 26, 63-64).

3. Y la Iglesia... nos dice que el juramento es un acto religioso, santo, digno... pues traemos a Dios -verdad Suprema- como testigo de lo que nosotros afirmamos (juramento asertorio) o prometemos (juramento promisorio).

B) Se puede jurar.

1. Con verdad. Pobre de ti si juras algo que es falso, ¡perjuro! "Dios es testigo de que digo verdad"... ¡y mientes! Tratas a Dios como al diablo, padre de la mentira. Es siempre pecado grave, mortal (aunque se trate de una pequeña mentira que no perjudique a nadie), si como dice el Catecismo (ese magno librito que tenemos tan olvidado) "advierte que jura y sabe que miente". Aprende de San Pedro: Juró sin verdad -negando al Señor- y lloró toda la vida su pecado...

2. Con justicia.
Hacer algo justo, bueno... Hubo un rey borracho, lujurioso... que prometió dar a una bailarina lo que pidiese... y pidió la cabeza de San Juan Bautista. Y el rey ofendió doblemente a Dios: pecó contra el segundo mandamiento y contra el quinto. El que jura hacer algo injusto dice a Dios: "Ven... quiero que veas cómo hago el mal en tu nombre...". Y es posible, muy posible, que venga... pero con el castigo.

3. Con necesidad.
Hay cabecitas huecas que ignoran que el nombre del Señor es tres veces santo... cada dos palabras un juramento. Padres que exigís juramentos a vuestros hijos de lo que hacen o dejan de hacer. Es absurdo que alguien acudiese al jefe del estado porque su hijo no obedece, etc.. Y en cambio traemos y llevamos a Dios para naderías. Es irreverencia, pecado leve... pero ofensivo a la santidad de Dios.

III. VOTOS

El "voto" está de moda. "Padre, he hecho voto de... si me licencia, si curaba a mi padre... si ¡encontrábamos piso!". Pero... ¿qué es el voto? Te interesa saberlo... así evitarás muchos escrúpulos y dudas.

A) El voto es:

Promesa formal -a Dios- de algo bueno, bien pensando, hecho libremente. 1. Promesa formal... Con obligación bajo pecado. Según como nos obliguemos... pero en materia pequeña, siempre leve. Más serio que la simple promesa.

2. A Dios. Sólo a El, porque a El sólo debemos adorar... aunque sea en honor de un santo. A Santa Rita, etc. no se le pueden hacer verdaderos votos.

3. De algo bueno. Pero obra de supererogación... "Mejor que su contraria". No puede hacerse -en general- voto de casarse, pues es mejor el sacerdocio o la vida religiosa.

4. Consciente, deliberada: con consejo de sacerdote prudente, no de cualquier manera... sabiendo a qué nos comprometemos. No ser ilusos.

5. Libre. Con la razón serena, sin coacción, sin miedo. Este, si es bajo amenaza grave, no obliga, aunque se haga.

B) El voto, en estas condiciones, es cosa muy agradable a Dios.

1. Por ser un acto de religión... La primera de las virtudes morales.

2. Además de la bondad de la virtud que se ha prometido practicar, tiene la renuncia formal a hacer lo contrario.

3. Da firmeza y estabilidad a las obras... nos liga a Dios.

C) Y obliga seriamente.
Por la razón general de fidelidad y por la virtud de religión. ¡Pensarlo bien antes de hacerlo!

1. Pecado grave o leve, según la intención al prometer. Siempre leve en materia leve.

2. En caso de duda sobre la existencia del voto, no obliga.

3. Sólo a quien lo hace... Hay mujeres que hacen votos para que los cumplan sus maridos o hijos; no les obliga a éstos.

4. El voto cesa: a) Desaparecido el fin; b) Por invalidez; c) Por dispensa o conmutación.

CONCLUSIÓN
Hay que ser delicados con el Señor. Evitar toda irreverencia vana, chistes... "jaculatorias" hechas de manera frivola. Que cuando usemos el nombre de Dios, nuestros labios sean sinceros... y el corazón arda de amor.