utfidelesinveniatur

Este blog se abrió con el fin de informar sobre varios aspectos de los temas tanto católicos, teológicos entre otros temas. El blog no es responsable de los artículos o opiniones de los autores de los artículos. Solo ellos son responsables de lo que escriben. Este blog autoriza a todos los que lo lean a reproducir total o parcialmente estos artículos solo deben informar al blog de ello. Este blog es Católico e si siñe a las enseñanzas católicas de la Iglesia de siempre y se apoya en ET NOS CREDIDIMUS CARITATI.

lunes, 20 de marzo de 2017

Carta Notre charge apostolique del Papa San Pío X



a los obispos de Francia
sobre Le Sillon
(25 de agosto de 1910)

En una carta dirigida a los obispos de Francia el 25 de agosto de 1910, el Papa San Pío X condenó Le Sillon 67.
Esta asociación nació en suelo francés y, por eso, el Papa se dirige a los arzobispos y obispos franceses. Sabemos que Le Sillon fue fundado por Marc Sangnier, precursor de lo que más tarde fue la Acción católica. Aunque como persona privada era buen católico, sostenía ideas que sencillamente se aproximaron poco a poco a las ideas liberales y masónicas, ni más ni menos. Además, el mismo Papa hace alusión a esto. En su origen Le Sillon era un movimiento sentimental de estudiantes. Marc Sangnier visitaba a sus compañeros y universidades, en donde pronunciaba discursos fogosos. Orador brillante y muy sentimental, levantaba un entusiasmo extraordinario entre sus oyentes. Pero se descubrió que era peligroso porque preconizaba una especie de concepto falso de la caridad, como explica muy bien el Papa. Al principio los mismos obispos se mostraron más bien favorables a este movimiento, porque sus afiliados eran católicos que manifestaban el deseo de extender el reinado social de Nuestro Señor, de desarrollar la Iglesia y de renovar el cristianismo. Pero poco a poco se desvió completamente, y el Papa tuvo que intervenir severamente y sin más condenó Le Sillon.
Con todo, Marc Sangnier se sometió, pero las ideas de Le Sillon siguieron siendo muy tenaces, y se puede decir que una gran parte de los arzobispos y obispos franceses, e incluso de los cardenales, como Gerlier y Liénart y otros que vivían todavía hace poco, quedaron marcados profundamente por las ideas que propagó este movimiento y que los habían influenciado cuando, siendo jóvenes, frecuentaban los colegios o universidades. El cardenal Gerlier, por ejemplo, fue uno de los que die-ron gran apoyo a las ideas de Le Sillon en la diócesis de Lyón, donde fue nombrado arzobispo en 1937. Finalmente, este movimiento causó estragos considerables, que se manifestaron más tarde y aún en nuestros días.
Ya que en la descripción que hace de ese movimiento vemos de modo increíble y extraordinario las ideas que se propagan ahora, esta carta de San Pío XI es aún mucho más interesante. Ya en esa época el Papa se refería a las personas que se llaman católicas pero que se han desviado completamente
«Nuestro cargo apostólico nos obliga a vigilar por la pureza de la fe y por la integridad de la disciplina católica; a preservar a los fieles de los peligros del error y del mal, sobre todo cuando el error y el mal les son presentados con un lenguaje atrayente, que, ocultando la vaguedad de las ideas y el equívoco de las expresiones bajo el ardor del sentimiento y la sonoridad de las palabras, puede encender los corazones en favor de causas seductoras, pero funestas. Tales han sido en otro tiempo las doctrinas de los llamados filósofos del siglo XVIII, las de la Revolución y las del liberalismo, tantas veces condenadas; tales son también hoy día las teorías de Le Sillon, que, bajo sus brillantes y generosas apariencias, faltan con mucha frecuencia a la claridad, a la lógica y a la verdad, y, bajo este aspecto, no realzan el genio católico y francés».
Es una pequeño halago a los franceses, para poder combatir con más fuerza las ideas de Le Sillon.
Los buenos tiempos de Le Sillon
67 Le Sillon, “el surco”, era el nombre de este movimiento social. [N.d.T.] amente. “Hemos dudado mucho tiempo, venerables hermanos, decir públicamente y solemnemente nues-tro pensamiento sobre Le Sillon. Ha sido necesario que vuestras preocupaciones vinieran a unirse a las nuestras para decidirnos a hacerlo. Porque amamos a la valerosa juventud enrolada bajo la bandera de Le Sillon y la juzgamos digna, en muchos aspectos, de elogio y de admiración. Amamos a sus jefes, en quienes Nos reconocemos gustosamente almas elevadas, superiores a las pasiones vulgares y animadas del más noble entusiasmo por el bien. Vosotros mismos los habéis visto, venerables hermanos, penetrados de un sentimiento muy vivo de la fraternidad humana, marchar al frente de los que trabajan y sufren, para ayudarlos, sostenidos en su entrega por su amor a Jesucristo y la práctica ejemplar de la religión. Era el día siguiente de la memorable encíclica de nuestro predecesor, de feliz memoria, León XIII sobre la situación de los obreros. La Iglesia, por boca de su Pastor supremo, había derramado sobre los humildes y los pequeños todas las ternuras de su corazón materno y parecía llamar con sus deseos a campeones cada día más numerosos de la restauración del orden y de la justicia en nuestra sociedad perturbada. ¿No venían los fundadores de Le Sillon, en el momento oportuno, a poner a su servicio tropas jóvenes y creyentes para la realización de sus deseos y de sus esperanzas? De hecho, Le Sillon levantó entre las clases obreras el estandarte de Jesucristo... Eran los buenos tiempos de Le Sillon; es su lado positivo, que explica los alientos y las aprobaciones que le han concedido el episcopado y la Santa Sede, hasta el punto de que este fervor religioso ha podido velar el verdadero carácter del movimiento sillonista».
Manifestaciones y tendencias inquietantes
«Porque hay que decirlo, venerables hermanos, nuestras esperanzas se han visto en gran parte de-fraudadas. Vino un día en que Le Sillon acusó, para los ojos clarividentes, tendencias inquietantes. Le Sillon se desviaba. ¿Podía ser de otro modo? Sus fundadores, jóvenes, entusiastas y llenos de confianza en sí mismos, no estaban suficientemente equipados de ciencia histórica, de sana filosofía y de sólida teología para afrontar sin peligro los difíciles problemas sociales hacia los que eran arrastrados por su actividad y su corazón, y para precaverse, en el terreno de la doctrina y de la obediencia, contra las infiltraciones liberales y protestantes».
Podría decirse que durante, e incluso antes del Concilio, se produjo algo parecido. Todos esos liberales son, por supuesto, también católicos. Se ven sacerdotes, obispos y hasta cardenales, llenos de buenos sentimientos y deseos, que preconizan con todas las religiones e ideólogos: “¡Que ya no haya discusiones —dicen—, ni discordias, ni luchas! ¡La paz!…” Ese lenguaje parece muy noble pero no son más que palabras vanas: “En nuestra época hay que mostrar una gran caridad, favorecer la unidad de la humanidad, etc.”…
Lo que les falta a todos esos ideólogos es lo que decía San Pío X, es decir, la ciencia histórica, la sana filosofía y la sólida teología. Se han dejado embaucar por ideales que los alejan de la Iglesia. No han sabido resistir a los errores liberales y protestantes.
«Los consejos no les faltaron —escribe el Papa—; tras los consejos vinieron las amonestaciones; pero hemos tenido el dolor de ver que tanto los avisos como las amonestaciones resbalaban sobre sus almas esquivas y quedaban sin resultado».
La descripción que hace el Papa es interesante:
«Resbalaban sobre sus almas esquivas y quedaban sin resultado».
Es lo mismo que sucede actualmente con los católicos liberales. Por más que se les expone la ver-dad y se les hace ver la realidad, ¡no hay nada que hacer! Hace cinco años que discutimos con los liberales que están en Roma y los ponemos ante la verdad. No responden a nuestras preguntas ni a los problemas que les planteamos. Se escamotean. Todo lo que podemos decirles corre como el agua sobre las plumas del pato: ¡corre pero no cala! Y siempre repiten lo mismo: “¡Sumisión!” Pero ¿sumisión a qué? La situación se ha invertido con relación a la que conoció San Pío X porque ahora son los liberales los que ocupan Roma. Ahora son ellos los que quieren imponer sus ideas y son los tradicionalistas los que parecen desobedientes a la Iglesia, siendo que son ellos los primeros que desobedecen… Podemos decir que esas personas son sillonistas. Lo que creen, dicen y practican es exactamente todo lo que San Pío X denunció con clarividencia sobre Le Sillon. «Nos somos deudores de la verdad a nuestros queridos hijos de Le Sillon, a quienes un ardor generoso ha puesto en un camino tan falso como peligroso. Somos deudores a un gran número de seminaristas y de sacerdotes...»
Los que ahora son obispos y cardenales, y que tuvieron gran influencia en el Concilio, eran seminaristas precisamente en ese momento: el cardenal Gerlier, el cardenal Liénart… y eso sólo para hablar de los franceses.
«...que Le Sillon ha substraído, si no a la autoridad, sí al menos a la dirección y a la influencia de sus obispos; somos deudores, finalmente, a la Iglesia, en la que Le Sillon siembra la división y cuyos intereses compromete».
Luego, el Papa define algunos puntos de la doctrina sillonista que condena:
«En primer lugar conviene notar severamente la pretensión de Le Sillon de substraerse a la dirección de la autoridad eclesiástica».
En segundo lugar, Le Sillon
«...impulsado por un amor mal entendido a los débiles, ha incurrido en el error».
Y en tercer lugar,
«...tienen una concepción especial de la dignidad humana... Pero esta dignidad la entiende a la manera de algunos filósofos, de los que la Iglesia está lejos de tener que alabarse».
Primer error: independencia de la autoridad
El Papa da su juicio sobre las diferentes tendencias de Le Sillon, entre las que, en primer lugar, es-tá la de sustraerse a la autoridad eclesiástica.
«Los jefes de Le Sillon, en efecto, alegan que se desenvuelven sobre un terreno que no es el de la Iglesia; que no persiguen más que intereses del orden temporal y no del orden espiritual...».
Buscan el bien de los pobres, de los obreros; el bienestar social…
«...que el sillonista es sencillamente un católico consagrado a la causa de las clases trabajadoras, a las obras democráticas, bebiendo en las prácticas de su fe la energía de su consagración; que ni más ni menos que los artesanos, los trabajadores, los economistas y los políticos católicos, permanece sometido a las reglas de la moral comunes a todos, sin separarse, ni más ni menos que ellos, de un modo especial, de la autoridad eclesiástica».
Evidentemente no se puede tratar de la justicia sin caer en el terreno de la moral y de éste al de la Iglesia.