utfidelesinveniatur

sábado, 5 de agosto de 2017

EL CORAZÓN ADMIRABLE DE LA MADRE DE DIOS


Es verdad que su divina Majestad ha hecho cosas grandes y maravillosas en esta más alta y noble parte del mundo, que es el cielo, y en todos sus habitantes. ¿Pero quién podrá comprender los efectos admirables de luz, de gracia, de amor y de santidad que todos los divinos atributos y las Tres Personas eternas han obrado en el Corazón sagrado de la Madre de Dios? De esto hablaremos ampliamente en el libro quinto.
Oigo la divina Palabra que dice que el Espíritu de Dios ha adornado los cielos de ricos ornamentos (9); es decir, del sol, de la luna y de las estrellas. Pero ha adornado y enriquecido nuestro nuevo cielo, quiero decir el Corazón de nuestra Reina, de un sol infinitamente más brillante, que es el amor divino; de una luz incomparablemente más luminosa, que es la fe; y de un ejército de estrellas mucho más brillantes, que son todas las virtudes.
Pero esto, que dice San Bernardo de esta sagrada Virgen, lo podemos decir de su Corazón virginal, a saber, que es un cielo y un firmamento en el que Dios ha puesto el verdadero sol, la verdadera luna y las verdaderas estrellas; es decir, Jesucristo, que hace continuamente su morada; y la Iglesia, de quien es también su cabeza de muchos modos, y que está más santamente y ventajosamente que en el corazón de San Pablo, quien asegura a los fieles llevarlos en su corazón (10); y un número incontable de gracias y de prerrogativas (11).
El cielo es llamado en las divinas Escrituras "el riquísimo tesoro de Dios". Pero haremos ver en otra parte que el Corazón de la Reina del cielo es el tesoro de los tesoros de la divina Majestad, en el que ella ha encerrado riquezas inmensas.
Este Corazón admirable es un cielo empíreo, es decir, un cielo todo de fuego y de llamas; porque ha estado siempre incendiado de fuego y de llamas de un amor todo celestial y de un amor más ardiente y más santo que todo el amor de los serafines y de los más grandes santos que están en el cielo empíreo.
§ 4. CIELO DE LOS CIELOS
Es el cielo de los cielos, que no está hecho más que para Dios solo. Porque es la preciosa herencia y la rica porción del Señor el cual siempre la ha poseído perfectísimamente. Sí, el santísimo Corazón de la Reina de los Ángeles es el cielo del cielo por tres grandes razones.
Primeramente, ¿no es verdad que su Hijo Jesús es el verdadero cielo de la Santísima Trinidad, puesto que el Espíritu Santo nos asegura que toda la plenitud de la divinidad hace su morada en él? Ahora bien, ¿no hemos visto poco antes que este mismo Jesús ha hecho siempre y hará eternamente su morada en el bienaventurado Corazón de su dignísima Madre? De lo cual no hay que extrañarse, puesto que según la divina Palabra, está morando desde esta vida en los corazones de todos los que creen en él con una fe viva y perfecta. -Concluid, pues, que siendo un cielo este amabilísimo Salvador, y no teniendo morada más gloriosa, ni deliciosa después del seno adorable de su Padre eterno, que el Corazón y de su divina Madre, que es otro cielo, es un cielo que mora en otro cielo; y así el Corazón de la Madre de Jesús es el cielo del cielo.
En segundo lugar, es el cielo de los cielos, porque la preciosísima Virgen considerada en su persona es un verdadero cielo. Es la cualidad que el Espíritu Santo le da en estas palabras, según el sentir de un sabio y piadoso autor: Dominus de coelo in terram aspexit ( 12); es decir, según la explicación de este autor, el Señor que hace su morada en la bienaventurada Virgen, como en un cielo, ha dirigido sus ojos de misericordia a la tierra, es decir, a los pecadores. Esta Virgen maravillosa es un cielo, como dice el mismo autor, porque, todo lo que vive bajo el cielo, en el orden de la naturaleza recibe la del influjo de los cielos, así la santa Iglesia nos anuncia que la vida de la gracia nos es dada por la bienaventurada Virgen. Ahora bien, si esta incomparable Virgen es un cielo, y nuestro cielo en el mundo de la gracia, porque después de Dios ella es la fuente de nuestra vida sobrenatural, se puede decir bien que su Corazón es el cielo del cielo, en cuanto que es principio tanto de la vida corporal y espiritual que ha habido en la tierra, según hemos visto poco antes, como de la eterna que hay en el cielo, según veremos a continuación.
En tercer lugar, este Corazón maravilloso es el cielo de los cielos, porque según las palabras de San Bernardo alegadas arriba, contiene en si toda la Iglesia, que es llamada en la Escritura el Reino de los cielos, y que todos los hijos de la Iglesia, como acabamos de decir, reciben por su medio la vida de la gracia. Si; San Pablo asegura a los cristianos de su tiempo que están alojados en sus entrañas.
¿Quién es el que osará desmentir a San Bernardino de Siena, cuando asegura que la preciosísima Virgen lleva a todos sus hijos en su Corazón, como una buenísima Madre? ¿Y quién es el que me contradirá si digo, después de esto, que llevará eternamente a todos los habitantes del cielo en este mismo Corazón, que es por consiguiente el cielo de los cielos, y un verdadero paraíso para todos los Bienaventurados, todo lleno de alegría y de delicias, para ellos, a causa del amor inconcebible de que este Corazón maternal está encendido para cada uno de ellos? Por causa de lo cual cantarán por siempre. Oh santa Madre de Dios, vuestra caridad sin límites ha dilatado de tal manera vuestro Corazón maternal, que es como una gran ciudad, o más bien como un cielo inmenso que está lleno de consolaciones inefables y de alegrías inenarrables para vuestros hijos bien amados, de quienes será la bienaventurada morada por toda la eternidad (13).
Así es como el Corazón amabilísimo de nuestra divina Madre es un cielo, y un cielo empíreo, y el cielo de los cielos. ¡Oh cielo más elevado, extenso y más vasto que todos los cielos! ¡Oh cielo, que lleva en sí al que los cielos no son capaces de contener! ¡Oh cielo más lleno de alabanza, de gloria y de amor por Dios, que este cielo admirable que es la mansión de la beatitud eterna! i Oh cielo en que el Rey de los cielos reina más perfectamente que en todos los otros cielos! ¡Oh cielo en el que la Santísima Trinidad hace su morada más dignamente y obra cosas más grandes que en el cielo empíreo! El Corazón de María es un sol

§ 1. EJEMPLARISMO DIVINO

La segunda representación que el Creador del cielo y de la tierra nos ha querido dar del divino Corazón de la Reina de la tierra y del cielo, es el sol. Porque no hay que pensar que haya hecho este maravilloso astro solamente para ser la antorcha de este mundo; le ha hecho también para ser el retrato de las excelentes perfecciones del Corazón luminosísimo de la Soberana Señora del mundo.
Porque debéis saber que su poder infinito habiendo compuesto este gran universo de tres estados o de tres órdenes diferentes, que son: el estado de naturaleza, el estado de gracia y el estado de gloria, su divina sabiduría ha establecido una unión, una relación y una semejanza tan perfecta entre estos tres estados y entre todas las cosas que se encuentran en estos tres órdenes, que todo lo que existe en el orden de la naturaleza es una imagen de los que se encuentran en el orden de la gracia, y todo lo que se encuentra en el orden de la naturaleza y de la gracia es una figura de los que se ve en el estado de la gloria. De aquí viene que el sol, que es como el corazón de este mundo visible, y que es la más bella y más brillante pieza de la naturaleza, no es por tanto, con todas sus brillantes luces, más que una sombra obscurísima de nuestro divino sol, que es el Corazón de la Madre de Jesús.
§ 2. LUZ
El sol que ilumina este mundo visible, y que les como el corazón, es todo luminoso, todo luz, y la fuente de todas las luces de los otros astros que están en el cielo. El Corazón de María está completamente rodeado, completamente lleno y completamente penetrado de luz, pero de una luz incomparable más brillante y más excelente que todas las luces del firmamento. El es todo luz, y es después de Dios la primera fuente de todas las luces que iluminan el cielo de la Iglesia. Es un sol admirable en el que, además de lo que se ha dicho aquí arriba sobre esta materia, yo distingo doce especies de luces diferentes. Porque primeramente, oigo a Alberto el Grande que dice que no es sin razón el que nuestra divina María, que quiere decir iluminada. Luz iluminatriz e iluminante, esté revestida del sol eterno, y de la luna que está bajo sus pies; porque ella está llena, dice este ilustre Doctor, de doce especies de luces.
Primeramente, de luces que ha adquirido por la fuerza de la razón, que está muy purificada en ella, no habiendo sido jamás oscurecida por las tinieblas del pecado.
En segundo lugar, de luces que la lectura de los Santos Libros le han dado.