utfidelesinveniatur

Este blog se abrió con el fin de informar sobre varios aspectos de los temas tanto católicos, teológicos entre otros temas. El blog no es responsable de los artículos o opiniones de los autores de los artículos. Solo ellos son responsables de lo que escriben. Este blog autoriza a todos los que lo lean a reproducir total o parcialmente estos artículos solo deben informar al blog de ello. Este blog es Católico e si siñe a las enseñanzas católicas de la Iglesia de siempre y se apoya en ET NOS CREDIDIMUS CARITATI.

jueves, 18 de mayo de 2017

Nacimiento, Grandeza, decadencia y Ruina de la Nacion Mejicana


 
"Los periódicos anuncian que hay arreglos no conformes con las instrucciones dadas por la Santa Sede.
 
 
"Los periódicos anuncian que hay arreglos no conformes con las instrucciones dadas por la Santa Sede. Esperamos informes. Entre tanto, no os apartéis de las determinaciones que el Episcopado desde el principio tomó con tanta firmeza elogiada por el mundo entero. Responda al punto y sin dilación telegráficamente.- Gasparri."

La respuesta de Mons. Mora y del Río, Arzobispo Primado de Méjico y Presidente del Comité Episcopal, fue rápida:

"Las noticias de los periódicos absolutamente falsas. De ninguna manera nos apartaremos con el favor de Dios de las instrucciones de la Santa Sede. Firmísimo es el sentir de los Obispos todos, absoluta su obediencia y filial el amor con que imploran del Santo Padre su Bendición Apostólica. - José, Arzobispo de Méjico.-Agosto veinticuatro."

y al siguiente día Mons. Mora y del Río recibió el siguiente cablegrama: "Le doy las gracias por su telegrama.- Su Santidad unido a vosotros con sus oraciones y bendiciones.- Gasparri.- Agosto veinticinco."

Es de notar que este Arreglo tan rápida y vehementemente rechazado y reprobado, fue esencialmente el mismo al cual se llegó tres años después de cruenta lucha. ¿Qué es lo que había cambiado?

En mayo de 1926 Mons. Louis Picard, Asistente Eclesiástico General de la Asociación Católica de la Juventud Belga afirmaba:

"Una violenta persecución se recrudece en Méjico. Sacerdotes y religiosos son exiliados. El Delegado Apostólico fue injuriosamente expulsado.
El gobierno apoya abiertamente una iglesia cismática llamada nacional. Se han promulgado y aplican leyes escolares insensatas y draconianas. Se impone el matrimonio a sacerdotes y Obispos católicos bajo pena de prisión
o destierro. He aquí más de lo necesario para dar una idea de la tempestad infernal que cae sobre le Iglesia en Méjico.

“¿Cuál es la causa de todo este malo al menos su causa inmediata? Es, evidentemente, la composición de las Cámaras y del gobierno. La causa es política. El remedio, por lo tanto, debe ser político. Lo que los católicos mejicanos deben emprender para salvar a la Religión al mismo tiempo que a la Patria, cuyos intereses son sacrificados por esta banda de energúmenos lo mismo que los de la Iglesia, es derribar al gobierno por todos los medios legítimos. Y las circunstancias son tales que la violencia misma es actualmente perfectamente legítima. El catolicismo se halla, en Méjico, en estado de legítima defensa. ¡Política primero!: si alguna vez ha sido verdadera esta máxima para una situación dada se impone hoya los católicos y a todos los buenos ciudadanos de la República Mejicana."

Todavía en septiembre se hizo otro intento de solución pacífica del conflicto, presentando el Episcopado al Congreso una petición de reforma constitucional, la cual fue rechazada argumentando que los obispos habían perdido su calidad de ciudadanos mejicanos y, por lo mismo, el derecho de petición. La misma petición fue apoyada por dos millones de firmas de ciudadanos de un país que entonces tendría unos catorce millones de habitantes, con idéntico resultado.

El once de agosto de 1926 L'Osservatore Romano también afirmaba en un editorial:

"Ni se diga que los católicos podrían unirse y organizarse para intentar una defensa por medios legales. Es imposible, porque la ley de Calles prohíbe estrictamente, bajo las penas más graves, toda asociación de los fieles con ese fin: no queda, pues, a las masas que no quieren someterse a la tiranía y a las que ya no contienen las pacificas exhortaciones del clero, más que la rebeldía armada. "

Todos los recursos pacificas asía tiempo que estaban completamente agotados, siendo insuficientes por sí solos medios como el boicot o bloqueo económico social para obligar a renunciar a sus propósitos a una tiranía firme mente apoyada por la Revolución universal y dispuesta a no ceder.

Era ya evidente que el único recurso contra la prolongada agresión, grave y obstinada a los derechos esenciales, era sólo uno de los propuestos por Calles a los Obispos en agosto: las armas. El mismo que el pueblo con gran sentido de la realidad gallardamente había ya adoptado.

Mons. Orozco y Jiménez,
 
La situación de espontáneos levantamientos armados populares sin dirección ni coordinación era ya insostenible. El pueblo habría desbordado a la U. P. (Unión Popular) fundada y dirigida por Anacleto González Flores, quien obediente a Mons. Orozco y Jiménez, Arzobispo de Guadalajara, e inspirado en las luchas de los católicos en otros países y en otras circunstancias, insistía en querer la defensa de los derechos sólo por medios legales y pacíficos; pero ya

no podía contener a sus subordinados. Jalisco estaba ansioso de entrar en combate. También había desbordado a la L. N. D. L. R. (Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa). El Delegado Regional de Chihuahua le exponía que ya había llegado la hora de recurrir a las armas, para lo cual contaba ya con 800 hombres aguerridos y dispuestos. Se le contestó que había que esperar. Luis Navarro Origel pensaba lo mismo y sin esperar más se levantó en Pénjamo. Era inminente un levantamiento en el Norte de Guanajuato.

El seis de septiembre de 1926 tres jóvenes acejotaemeros (miembros de la gloriosa Asociación Católica de la Juventud Mejicana) de la Ciudad de Méjico, Joaquín de Silva y Carrasco, Manuel Melgarejo y Armando Ayala, salían rumbo a Michoacán para sublevarse porque Joaquín pensaba: "Si los jóvenes católicos no vamos a luchar por Cristo Rey, bien pronto habrán acabado los malvados con el catolicismo en Méjico". El entusiasmo juvenil de Joaquín, y su ardiente deseo de atraer hombres a la causa, le hizo caer en manos de un traidor que los entregó. Sin juicio alguno, Joaquín de Silva y Manuel Melgarejo fueron fusilados cayendo al doble grito de ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Virgen de Guadalupe! Joaquín decía a Manuel: "Vamos a morir por Jesucristo y pronto estaremos en el cielo." Por el camino rezaban el Rosario en voz alta, y una persona les preguntó: "¿Van al patíbulo?, y de Silva respondió: 'No vamos al calvario."

Con este motivo escribía Su Santidad Pío XI en su encíclica Iniquis Aflictisque: "Algunos de aquellos adolescentes y de aquellos jóvenes, y, al decirlo, apenas podemos contener las lágrimas, con el Rosario en la mano y con el grito de ¡Viva Cristo Rey! entre los labios, han ido voluntariamente al encuentro de la muerte.

“¡Oh espectáculo bellísimo dado al mundo, a los Ángeles y a los hombres! ¡Oh hechos dignos de todo encomio!"

En esos días se levantaron en armas en Michoacán Simón Cortés y Manuel Chaparro. Hay también insurrecciones en otros lugares de Jalisco, Guanajuato y Michoacán. Se incendia la estación de Salva tierra y se toma La Piedad.

Voy a matar por Cristo a los que a Cristo matan. Si nadie me sigue en esta empresa voy a morir por Cristo."
 
El 28 de septiembre se levantó Luis Navarro Origel en Pénjamo con sus tres hermanos. A quienes tratan de disuadirlo, les dice: "Voy a matar por Cristo a los que a Cristo matan. Si nadie me sigue en esta empresa voy a morir por Cristo." Con pocas armas tomó Pénjamo, derrotando a la guarnición federal haciéndose de algunos elementos de guerra. Combatió en Cuerámaro y Barajas. Atacado por una fuerza federal muy superior, se desbandaron sus hombres, y se internó en la sierra de Michoacán donde permaneció seis meses organizándose y preparando su nueva campaña.