utfidelesinveniatur

Este blog se abrió con el fin de informar sobre varios aspectos de los temas tanto católicos, teológicos entre otros temas. El blog no es responsable de los artículos o opiniones de los autores de los artículos. Solo ellos son responsables de lo que escriben. Este blog autoriza a todos los que lo lean a reproducir total o parcialmente estos artículos solo deben informar al blog de ello. Este blog es Católico e si siñe a las enseñanzas católicas de la Iglesia de siempre y se apoya en ET NOS CREDIDIMUS CARITATI.

lunes, 8 de mayo de 2017

EL DESCANSO DIVINO


Si te desanimo un poco el artículo anterior consuela tu alma con este otro. Ya que para muchas almas aquel es una gotita de hiel y este una gotita de miel, disfrútalo

REFIERE el Santo Evangelio que después de un ensayo de misión apostólica que hicieron los discípulos, Jesús les dijo: Venite seorsum. et requiesciie pusillum Venid aparte y descansad un poco.
Nada nos dice el Evangelio de cómo fue ese descanso, pero fácilmente podemos vislumbrar lo que contendría de paz, de amor, de felicidad, ese retiro secreto e íntimo que pasaron los apóstoles con Jesús.
Hay ocasiones en la vida en que Dios se acerca al alma y le dice palabras análogas para invitarla, con inmensa ternura, a descansar dulcemente en su Corazón divino y, - ¿me atreveré a decirlo?, para rogarle que lo deje descansar en ella...
El pleno descanso en el seno de Dios es el cielo, porque la tierra es siempre lugar de trabajo, de vicisitudes, de dolor. El alma suspira por ser libertada de las inquietudes de esta vida, como San Pablo anhelaba verse desatado para vivir con Cristo.
Pero El, el amigo divino, se complace en conceder en la tierra a las almas que ama como ensayos de la bienaventuranza en el cielo de su divino Corazón, ¡no es un cielo ese. Corazón incomparable brindándoles en  el descanso en la luz, en la pureza, en el amor, en la paz...
Nuestro pobre corazón suspira por este descanso, porque nacimos para el cielo. El trabajo, el dolor, los sufrimientos de este mundo, por meritorios que sean, no constituyen el ambiente definitivo de nuestra alma.
Nuestra atmósfera es el descanso en Dios y lo forman esas cosas divinas de que he hablado, la luz, la pureza, el amor, la paz.
Seguiremos respirando la atmósfera pesada de acá abajo; pero Jesús concede a las almas cuando le place esos divinos paréntesis de descanso y de paz, como se los concedió a sus discípulos después de su misión apostólica.
Abrece entonces para el alma escogida el oasis' divino del Corazón de Jesús, cielo escondido y dulcísimo, en el que encontrará inefable descanso.
Que se apresure el alma a arrojar sus cuidados y preocupaciones en las llamas del Corazón de Cristo que todo lo devoran, y que entre confiada y dichosa en el lugar de su descanso, y ahí viva, y ahí S€ sacie, y ahí se embriague de luz y de amor.
Debe al mismo tiempo olvidarse de las cosas de la tierra para llenarse de Jesús, para henchir su espíritu del esplendor de ese Corazón que tanto la ama, Y' del fuego santo, de la celestial ternura, de la vida inmortal que en esa divina ánfora se encierra.
Olvido y entrega han de ser las disposiciones del alma para descansar en Dios. j Olvido de amor ! ¡Entrega de amor! ¿No es por ventura el amor 001 vi do, y entrega? Para amar hay que olvidarlo todo y concentrar la mirada, el corazón y la vida en el Amado.

Por eso lo llama la Escritura "escogido entre millares:" Como al amanecer se apagan todas las estrellas para que brille en el cielo el sol, soberano y único; así también, para que se realice en las almas el misterio del amor, aunque borrara todas las criaturas que cintilaban en la noche de nuestra vida, para que como sol divino llene- Jesús nuestras- almas con su amor victorioso y en cada etapa del amor y en, cada uno de sus inefables misterios, es preciso un nuevo olvido para que fulgure un nuevo s01 de amor.

Sí, el amor divino exige un olvido perfecto de todas las cosas de la tierra. "Oye, hija, - dice el Señor al alma, olvídate de tu pueblo y de la casa de tu padre, porque el Rey ha codiciado tu hermosura."

Como Moisés, él alma debe olvidarse de las cosas de Egipto para que con los pies desnudos y el alma ungida de silencio penetre en el desierto del amor y contemple en la zarza ardiente la visión divina. Alegrías y temores, solicitudes y esperanzas, todo lo a de olvidar…, y en el silencio de todas las criaturas, Jesús aparecerá entonces corno el único, como el soberano, como el Sol de amor que impregne de luz y de vida todo su ser.

Si el amor es olvido es porque es plenitud; plenitud del Amado, olvido de todo lo que no es El Por eso el olvido de todas las cosas debe ir acompañado de una entrega nueva, nueva por su perfecta plenitud, nueva por la novedad' que tiene todo lo que es definitivo y eterno.

Aun cuando el alma haya sido siempre de Jesús, porque  haya sido su único amor, porque a Él le haya consagrado todos sus instantes, porque lo haya embalsamado siempre con el perfume de sus dolores; sin embargo, Jesús quiere que el alma se le entregue más perfectamente, porque más Íntimamente quiere poseerla.


¡Si supiéramos cómo anhela Dios poseernos! El amor es posesión, y como el amor es insaciable, porque es el infinito o. tiene un destello de él, jamás el que ama se sacia de poseer al amado. Hasta nuestros pobres corazones, limitados y mezquinos, tienen algo de infinito cuando los llena el amor y no se cansan de anhelar la posesión. Si el corazón humano nunca se sacia, ¿el Corazón divino y humano de Jesús cómo ha de saciarse de poseer a las almas que tanto ama?