utfidelesinveniatur

Este blog se abrió con el fin de informar sobre varios aspectos de los temas tanto católicos, teológicos entre otros temas. El blog no es responsable de los artículos o opiniones de los autores de los artículos. Solo ellos son responsables de lo que escriben. Este blog autoriza a todos los que lo lean a reproducir total o parcialmente estos artículos solo deben informar al blog de ello. Este blog es Católico e si siñe a las enseñanzas católicas de la Iglesia de siempre y se apoya en ET NOS CREDIDIMUS CARITATI.

viernes, 28 de abril de 2017

LA VIDA DE MONSEÑOR LEFEBVRE


Esta joven congregación hermana dio sus primeros frutos en 1924 con la profesión de 23 religiosas", ocho de las cuales partieron a Camerún ese mismo año. Bernadette tomó el hábito el 20 de enero de 1928 en jouy-aux-Arches, y recibió el nombre religioso de Sor Marie-Gabriel. Profesó en Béthisy el 25 de marzo de 1930. Finalmente partió en misión a Camerún en noviembre de 1933, «abandonándose a la acción de la gracia y de la omnipotencia divinas», y dejando a sus padres «en una atmósfera de paz»
De regreso a Roma el 17 de noviembre, el seminarista Marcel encontró el Seminario muy cambiado. El venerado Padre Le Floch había sido apartado de la dirección del Seminario, después de haberse visto envuelto a su pesar en la agitación de la condena de la Acción Francesa.
4. La condena de la Acción Francesa Fundada en 1899 como reacción contra las fuerzas conjuntas de la masonería, el liberalismo, etc., que formaban «la Anti-Francia», la Acción Francesa se había convertido en una escuela de análisis y de acción políticas, «en un laboratorio de estudios nacionalistas». En efecto -decía Charles Maurras (1868-1952), cabeza de esa escuela-, «hay verdades políticas que no se inventan, sino que se observan; probémoslas, pues». Lo que él observaba era que la revolución y la democracia destruían a Francia. Lo que le convenía al país, y lo que había que restaurar, era una «monarquía tradicional, hereditaria, antiparlamentaria y descenrralizadas”, Hasta ahí no había nada que objetar a ese sano realismo político. Más aún, la crítica pertinente que Maurras hacía del liberalismo y de la Revolución había obtenido la aprobación del Cardenal Billot y realizaba una obra salvadora para las inteligencias. Gracias a la enseñanza de Maurras, toda una elite francesa, al tiempo que desechaba los falsos dogmas liberales, operaba su conversión intelectual y luego moral: los no creyentes incluso volvían a encontrar ahí el camino de la fe.
La desgracia y la paradoja eran que Maurras fue agnóstico: «Tuve la desgracia -decia- de perder la fe; pero no soy un ateo, como se ha pretendido, calumniándome. Jamás lo he sido"; En un principio, cuando profesaba por la Iglesia católica una «admiración, respeto y amor por esta Nave del orden intelectual y moral, era en consideración a su romanidad, que a su parecer había canalizado el Evangelio hebreo, fuente de anarquía, la cual se libera en el protestantismo”.
Ese error tan particular era irritante y echaba a perder muchos de los escritos del autor anteriores a 1914. Igualmente, varias de sus máximas de combate, como «¡Primero la política!»'" y «¡La política no es la moral»!", que estaban llenas de una humilde sabiduría «de situación» eso se prestaban a una interpretación tendenciosa y desastrosa. Sin embargo, San Pío X se negó a condenar los escritos del jefe de la Acción Francesa: «Hace demasiado bien -decia- defiende el principio de autoridad, defiende el orden”.
Doce años después, el aura de la Acción Francesa estaba en su cenit entre los católicos y en un episcopado combativo, pero estorbaba a la política religiosa del Papa Pío XI, preocupado por las buenas relaciones con el gobierno republicano”. Por otro lado, la influencia del «maestro» de la Acción Francesa sobre la juventud le hacía temer por su querida Acción Católica de la juventud. Al no estar orientado por la fe y la prudencia sobrenatural, el espíritu de un maestro al que se escuchaba con pasión, ¿no deformaría tal vez los juicios y arrastraría a los discípulos a acciones reprensibles?"
El Papa decidió que un cardenal francés publicaría una advertencia que él aprobaría inmediatamente. Pero el Cardenal Andrieu, Arzobispo de Burdeos, redactó una admonición tan torpe que la confirmación pontificia no pareció conveniente. El asunto, «lamentablemente comprometido», condujo a la resistencia de los dirigentes católicos de la Acción Francesa y luego a duras sanciones romanas contra los lectores impenitentes de dicho periódico, puesto en el indice.
Así, por ejemplo, se pudo ver cómo el Padre Robert Dugon bendecía, ante las puertas cerradas de la iglesia, los restos mortales de su padre, el vizconde Dugon, privado de funerales eclesiásticos por «pecado de Acción Francesa». Sancionado por el Arzobispo de Besancon, el joven sacerdote entró... en los Padres del Espíritu Santo".
Más grave aún, la condena de la Acción Francesa supuso el triunfo de sus enemigos, los democristianos y católicos liberales.
«Lo cierto es -escribía el Padre Berto- que la Acción Francesa
era la única fuerza antiliberal sólida en Francia, y que no había una "tercera fuerza”. Con la Acción Francesa prohibida a los católicos, los "liberales" quedaron como los únicos dueños del terreno, y lograron conservarlo después.
La condena de la Acción Francesa marcó un giro en la historia
de la Iglesia; a partir de entonces las sedes episcopales fueron confiadas a clérigos del ala liberal, mientras que el combate antiliberal quedó marcado con la etiqueta falsamente infamante de «Acción Francesa». Ese hierro candente no le fue perdonado ni al Padre Le Floch, ni más tarde a Monseñor Lefebvre.
El silencio de Marcel Lefebvre En resumen, el seminarista recluta quedó muy afectado por la condena. Veía en la Acción Francesa un combate por el orden cristiano que él mismo deseaba: ¡Ah! -diría en retrospectiva-, no era un movimiento católico, pero era un movimiento de reacción contra el desorden que la masonería introducía en el país, en Francia: una reacción sana, definitiva, una vuelta al orden y a la disciplina, una vuelta a la moral, y a la moral cristiana. El hecho de que el Santo Padre la haya condenado fue contrario al orden y le cortó las alas a la
contrarrevolución.
Esto es lo que veía o presentía el joven, sin haber leído jamás a Maurras ni haberse afiliado a la Acción Francesa.

Por lo demás, desde antes de su servicio militar, él «se había propuesto no hablar de política», decía su hermana Christiane”.
Su hermano René no tenía la misma discreción; así, durante su noviciado, se hizo amigo del apasionado Henri de Maupeou. Fue en 1924-1925, y ambos la emprendieron un día con su camarada Alexis Riaud, que contaba: Quisieron darme a conocer la Acción Francesa. Me invitaron a pasear, pero vieron que no mordía el anzuelo.
Después de la «condena», Marcel, por lo que a él se refería, guardó más silencio que nunca sobre política. Durante una de las dos visitas que hizo a Chevilly en 1927 a su hermano, contaba Christiane, éste «intentaba iniciar la conversación (sobre el tema candente) y, viendo que él no respondía, oí cómo le decía: «¡Es que a ti todo te importa un bledo!». Pero no, claro que no era por eso. No era indiferencia, sino voluntad decidida. Uno de sus compañeros de seminario decía sobre el seminarista Lefebvre: «En la intimidad hablábamos de la Acción Francesa, pero nunca oí a Marcel tocar ese tema. Uno de sus lemas era: “Roma ha hablado, el asunto ha terminado”.
En suma, por muy dolorosa que fuese, la prohibición de la Acción Francesa no era nada a los ojos de Marcel Lefebvre en comparación con la salida del venerado Padre Le Floch.
El Seminario Francés en la Cámara de Diputados el 25 de enero de 1925 el recreo de mediodía en Santa Chiara estaba animado. Se había formado un coro alrededor de un padre que leía el periódico: el presidente del Consejo, Édouard Herriot, para lograr que se suprimieran los créditos a la embajada del Vaticano, atacó en pleno Palais-Bourbon al Seminario Francés, donde -decía- «florecen las doctrinas políticas más contrarias a las leyes de la República».
A todo esto, el 1° de marzo los Cardenales y Arzobispos franceses redactaron una declaración sobre la injusticia de las leyes de laicidad y «las medidas que deben adoptarse para cambiarlas". Su publicación irritó en grado máximo al Papa, deseoso de un arreglo.
De hecho, el 20 de marzo Herriot atacó en la Cámara la declaración episcopal y denunció su pretendido origen: procedía directamente -decía- «del Seminario Francés de Roma", Y Herriot citaba algunos extractos de la conferencia del Padre Georges Michel en la Academia de Santo Tomás: «El Estado tiene el deber de reconocer a la religión católica como la única forma verdadera del culto divino... (Exclamaciones a la izquierda y extrema izquierda), de profesarla públicamente y de protegerla empleando si es necesario la fuerza armada» (idénticas reacciones). También se atacó la conferencia del Padre Lucien Lefevre: «El Estado no tiene ningún derecho sobre la educación» (mismas reacciones). Entonces el diputado Henri Michel exclamó: «¡Éste es el respeto que tienen a las leyes laicas!”.