utfidelesinveniatur

jueves, 9 de marzo de 2017

ET NOS CRDIDIMUS CARITATI



Los años de la guerra, 1914-1918. Vocación de Marcel (continuación) 

El curso escolar de 1917-1918, se dio fuera de los muros de la escuela y fue decisivo para el desarrollo, espiritual, moral e intelectual de Marcel, a la vez manifestó su valor y piedad yendo cada día, antes de levantar el toque de queda, a Misa de seis de su confesor, el Padre Desmarcheler. Una de esas tantas mañanas escapo de milagro de una patrulla alemana que daba la sensación de esperarlo y que podría fácilmente haberlo maltratado. En esas condiciones, ¿era conveniente continuar con esa práctica piadosa? El padre solo se limito a aconsejar a Marcel que pasara por otro lado, por la calle Abottoir. ¿Acaso era más segura…? En todo caso Marcel hacia cada mañana un acto de fe y de valor que Dios premiaría mas delante.
Cuando le preguntaron a la madre Marie Christiane el momento que ella percibió la vocación de su hermano respondió: Creo que la tuvo siempre
Un día cuando estudiaban sus lecciones en la punta de la mesa del comedor, ella le pregunto a quemarropa:
_¿Qué piensas hacer el día de mañana? ¿Qué quieres decir? Pero me di cuenta que no me revelaría nada o que no haría más que burlarse de mí, y continúe
_ ¿Piensas ser sacerdote?
_ ¡Ah!, más que eso
_ ¡No querrás ser obispo!
_Pues si San Pablo dice que eso se puede desear.
_! Así que quieres se obispo!
_ ¡A¡ más que eso.
_En todo caso no puedes ser Papa, porque ahora solo los italianos son Papas.
_ ¡Entonces casi Papa!
_ ¡Entonces casi Papa!
Pero el tono era de broma, y me calle, despechada. Curiosamente, ¡no acababa de descubrir lo que sería después si quererlo ni pensarlo siquiera?
El buen Padre Louis Desmarchelier ayudo a que el joven descubriera su vocación, desde el curso de cuarto grado en el que fue su profesor principal (1917-1918) Marcel admiraba la clase de su maestro e hizo de ella un modelo. ¿Tubo Marcel su parte en ello?, se preguntaba Christiane. Así se cree francamente a la vista de sus resultados: primeros premios en aplicación y en ejercicios de griego (materia nueva), segundo premio en oratoria clásica y unas diez menciones de honor, entre ellas la segunda en instrucción religiosa. Al final del año escolar toda la clase se unió para hacer una petición al superior, que su profesor continuara con ellos  en el curso del tercer grado, petición que fue aceptada. El padre Demarchelier, fue el director espiritual de la mayor parte de los alumnos y, como instrumento de la gracia,  de diez o doce alumnos de las dos clases, solamente dos contrajeron matrimonio, y todos los demás entraron en diversas órdenes religiosas.
En octubre de 1918 Turcoin se libre de las tropas alemanas y las clases volvieron a las aulas. De esta manera, Marcel continúo el tercer con su querido director espiritual. Este fue su mejor año, dado que recibió 14 menciones especiales, tres eran primeros premios: en latín, griego y una segunda mención en matemáticas. Entro en la Congregación de la Santísima Virgen del Colegio. La lectura  de los informes detallados de las reuniones muestra en él un verdadero esmero por formarse en la religión católica y en la devoción a la Virgen explicando, por ejemplo, el sentido de las fiestas marianas.
Su adhesión a la congregación mariana, llego a ser asistente del consejo en 1918-1919, consejero en 1920 y prefecto en 1922-1923. También se hizo miembro de la Cruzada Eucarística, cruzado en 1920 y llevaba su insignia con orgullo: “Reza, comulga, sacrifícate, se apóstol”, era el exigente lema de la cruzada y Marcel lo práctico generosamente  tanto en la escuela como en casa.

LOS AÑOS DE MADURACION, 1920-1923

Alumno del Padre Belle

Después de un modesto curso de segundo grado, Marcel Lefebvre entro en el primer grado de retorica en la sección literaria del Padre Belle. La fotografía tomada por Tourte Petitin muestra al joven, con los brazos cruzados, vestido de uniforme; su rostro es pálido y apacible, con una mirada interior y ligeramente maliciosa. Nada revela las dificultades que Marcel tenia por entonces con sus estudios cuyo testimonio lo daban sus mediocres resultados.
Sin embargo, Maurice Belle, profesor de retorica, impresionaba en clase: “Piensa, vibra, se apodera de sus oyentes para hacerlos pensar y vibrar con él”. Entonces donde se debe buscar su mediocre situación en los estudios, seria en la acción, sabemos que no era la acción lo que le faltaba, miembro de varias congregaciones, Entonces ¿Cómo explicar sus dificultades escolares? ¿Crisis de adolescencia? Tampoco puede ser ese su problema pues su actividad es incesante, las reuniones, las obras de caridad y su disponibilidad constante. Ese año cumplió 15 años, Marcel experimento con seguridad un crecimiento demasiado rápido y a la vez un agotamiento mental. Pero sobre todo sufría por la enfermedad de su madre, que padecía el mal de Pott.                                                                                                                                                                                                                                              (Es una enfermedad que se produce en la columna vertebral que degenera los huesos y se deforman produciendo un dolor indecible o indescriptible aportación del  Dr. Víctor Arízaga Ballesteros). Desde abril de 1920 hasta mayo de 1921 se vio obligada a permanecer en cama, encerrada en un corsé de yeso, excesivamente sensible viviendo como Jesús en la cruz, y sin embargo con el rostro radiante y su alma unida a Dios. ¡Qué ejemplo de sufrimiento cristiano para Marcel! No obstante el sentía con dolor la incapacidad de su madre como para ocuparse de los suyos.
El primero de Julio, con todo, presentó la primera parte de su examen, pero lo reprobó y tuvo que repetir el curso. En esta nueva repetición del primer grado su padre se vio muy reconfortado por sus resultados que contenía nueve menciones de honor con un segundo premio de excelencia; su tercera mención en matemáticas, con lo cual Marcel demostraba sus habilidades en todas las materias, tanto científicas como humanísticas.
Asistía como consejero a las reuniones de la congregación de la Santísima Virgen, cuyas actas redactadas por Georges Donze, revelaba que un viento de reforma agitaba entonces a la Congregación. EL TRECE DE FEBRERO DE 1922, Donze se preguntaba, ¿Qué es un congregante?, y primero “se ponía a refutar las ideas erróneas; no es ni un funcionario de la policía secreta, ni un censor de sus compañeros, sino ante todo un alumno, y un alumno solidario con sus compañeros”
Marcel Lefebvre parecía ser insensible a esta mala retorica, Manifestó su parecer en la reunión del 12 de junio, el informe del secretario comenzaba con estas palabras: “Tres formas de reprimir el mal, particularmente las malas conversaciones: No aprobar, abstenerse de sonreír o de consentir, Protestar, Advertir al propio director…En caso de libros malos”.
Tenemos aquí a un adolescente que no dominaba el arte de la exposición oral, pero que no toleraba el desorden del mal ejemplo y se esmeraba por ayudar al ejercicio de la autoridad.

UN FILÓSOFO ROBUSTO.

En octubre de 1922Marcel ingreso a la clase de filosofía. El Padre Joseph Deconinck, su profesor, había sido alumno del Padre Lagrange, O.P. en Jerusalén. En 1912preparaba una tesis de Sagrada Escritura cuando comprendió que dicha tesis lo iba a enfrentar con las autoridades de la Iglesia (que procuraban erradicar el modernismo): el Padre Deconick quemo entonces su trabajo. Esa actitud de sumisión, ¿bastaba para convertir al padre en un formador de inteligencias? En todo caso, según testimonio de sus alumnos, el Padre Deconinck se dedicó mas bien a formar la “afectividad”
Con esa intención, tomo dos años seguidos el camino de Verdum con sus alumnos para llevarlos al lugar donde se había distinguido como capellán de su regimiento de zuavos. “Quiero hacerles comprender cuál fue el sufrimiento de esos hombres en Douamont, en la trinchera de las bayonetas”, decía. Los alumnos quedaban impresionados por la larga caminata entre los hoyos de los obuses, buscando huesos de soldados para llevarlos al osario. Los jóvenes estudiantes se aficionaron mucho a la filosofía “científica” que enseñaba el Padre Deconinck, pero era en “psicología y metafísica donde sobresalía Marcel con primera mención de honor por encima de su amigo Jacques Dumortier, consiguió otras menciones especiales pero la primera fue ¡el primer premio de gimnasia de su sección! Un buen físico y buenos músculos, ¿no era ya una predisposición para la vida misionera? Pero el joven gimnasta parecía también interesarle el teatro, según el relato de su hermana Bernardette: “El domingo por la tarde, a las cuatro, papá, Christiane y yo asistiremos al polieucto. Es increíble la cantidad de gente que irá a verla. Marcel va a ser un pontífice: debe derramar agua sobre Pelieucto. Un actor sobre bastidores cantara por él. El debe simular que canta. Y, efectivamente, se pudo ver a Marcel Lefebvre, “bautizar” a Cristian Laurent, mientras que Robert Lepoutre hacia de Félix, e Hipólito Scalabre, de Pauline.