utfidelesinveniatur

lunes, 6 de marzo de 2017

CONFESIONES DEL INFIERNO AL MUNDO CONTEMPORÁNEO


 Advertencia del más allá


LOS PLANES DE DIOS

A pesar de los sufrimientos expiatorios, que esta mujer acepta con tanta generosidad, la miseria interior que soporta y el total abandono en que vive, particularmente en los días siguientes a los exorcismos, en una unión con los sufrimientos de Cristo, con su agonía y abandono, su contribución para la salvación de las almas, la gran preocupación de esta alma reparadora es la de no entorpecer, por su culpa, las revelaciones hechas en nuestro tiempo por los demonios, bajo las órdenes de la Reina del Cielo y de la Tierra, y no permitir así que, por negligencia y descuido, muchas almas que podrían salvarse sean condenadas para siempre.
Pedimos a todos los lectores de estas líneas, una oración especial por la intención de esta alma sacrificada.

TESTIMONIO DEL REVERENDO PADRE RENZ *

Debido al empeño de un hermano espiritual de la Compañía de Jesús, Padre Rodewyk SJ, accedí a una invitación para llegarme a Suiza, donde, juntamente con otros Padres, hice cinco exorcismos a la poseída, del 10 de junio al 13 de junio, siguiendo el método de S. S. León XIII.
De acuerdo con mi experiencia en estos asuntos, estoy convencido de que, en el presente caso, se trata ciertamente de posesión y de que las revelaciones son hechas por los demonios por comando y coacción evidente de un poder superior, lo que no impide que los demonios se resistan continuamente a esa imposición.
El calvario extremadamente doloroso de la poseída, desde hace veinticuatro años, y su aceptación de los sufrimientos enviados por Jesús, las muchas oraciones de gran número de personas y el contenido de las revelaciones hechas son garantía de que ellas son queridas por Dios y por María, Madre de la Iglesia.
Naturalmente, todas las comunicaciones sobre la verdadera doctrina de la Iglesia en su situación actual tienen que examinarse. La oposición levantada contra las revelaciones presentes denuncia la voluntad de estructura de los demonios.
El contenido de este libro, tiene como objetivo una sólida renovación de la Iglesia. Además, no es la primera vez que Dios y la Santísima Virgen se manifiestan a la Iglesia a través de los demonios, como lo prueba la conocida obra Sermones del Demonio, de Niklaus von Rippertschwand (13 de junio de 1977).
Wolf von Rippertschwand, 13 de Junio de 1977

* El Padre Arnold Renz, SDS, nació en 1911 y fue ordenado Sacerdote en Passau, en 1938, como miembro de la Orden de los Salvatorianos. Desde 1938 hasta 1953 trabajó como misionero en Fuken (China). De 1954 a 1963 fue párroco y Director Espiritual de varias Parroquias e Institutos Religiosos, a partir de 1965 y hasta 1976 fue párroco en Rueck-Schippach St. Pius (en Spessart, Diócesis de Wurzburg). El Obispo Stangl, de Wurzburg, le encargó el caso de la posesión de Annalise Michel, en Klingenberg. Enseguida volvió a su parroquia.

ALGUNAS OBSERVACIONES Y ESCLARECIMIENTOS

Los demonios son forzados por el Cielo a hablar, contra su voluntad, sobre la Iglesia y sobre su situación actual, de tal modo que sus declaraciones contrarían a su reino y favorecen al Reino de Cristo. En su odio, los espíritus infernales evitan, la mayor parte de las veces, pronunciar el Nombre de María, La Bienaventurada, la Virgen y la Madre de Dios. Se refieren a la Virgen Santísima como: “Ella, la de arriba”. Tampoco dicen:
“María así lo quiere”, sino, “Ella lo quiere, “Ella nos fuerza”, “Ella nos manda a decir”. Del mismo modo eluden de diversas maneras el nombre de Jesús y de la Santísima Trinidad. Muchas veces acompañan sus palabras con un gesto del dedo de la poseída, apuntando hacia arriba o hacia abajo.
Cuando los demonios exigen oraciones, por ejemplo cuando dicen que es necesario recitar una oración antes de hablar, es claro que este pedido no resulta de un deseo del infierno, sino del Cielo, que lo pide por medio de los demonios. Durante las revelaciones hechas por su boca, la poseída fue violentamente atormentada con dificultades al respirar, convulsiones, perturbaciones cardíacas y crisis de sofocación. De ahí el carácter, muchas veces irregular, de las frases. Como estos exorcismos contrarían al infierno, los demonios se niegan muchas veces a continuar hablando. Además de eso, tienen objeciones diversas, rezongan, gritan, cambian, un cincuenta por ciento de estas partes fue omitida por cuestiones de brevedad y simplificación, pero, en su conjunto, la lucha fue mucho más dura y prolongada de lo que el lector podría imaginar. Es preciso tener eso bien presente para no cometer el error de pensar que estas graves revelaciones fueron obtenidas fácilmente.

LOS EXORCISTAS

Los sacerdotes, cuyos nombres se dan a continuación, declaran que, basándose en su conocimiento personal sobre el caso de posesión, están absolutamente convencidos de a autenticidad de las revelaciones hechas por los demonios, bajo la orden de la Santísima Virgen.
Los Sacerdotes son todos de nacionalidad Suiza, excepto el Padre Fischer, que es alemán. Todos participaron del exorcismo, salvo el Padre Gregor Meyer, que durante algún tiempo fue director espiritual de la señora atacada, a quien conoce muy bien. Otros dos Padres son de nacionalidad francesa y participaron también en el exorcismo.
Nota bene: A pesar de los testimonios de los sacerdotes participantes y de otros peritos, deseamos declarar que, de acuerdo con el decreto del Papa Urbano VIII, este documento solo tiene autoridad humana. Sometemos la totalidad del texto al Juicio Supremo de la Santa Iglesia.
Padre Albert dÁrx, Niederbuchsiten
Padre Arnold Egli, Ramiswil
Padre Ernest Fischer, Misionário, Gossau
Padre Pius Gervasi, OSB, Disentis
Padre Karl Holdener, retirado, ried
Padre Gregor Meyer, Trimbach
Padre Robert Rindere CPPS, Auw
Padre Louis Veillard, retirado, Cesneux- Péquignot

 LOS EXORCISMOS.

EXORCISMO DEL 14 DE AGOSTO DE 1975

*Contra: Akabor, Demonio del Coro De Todos los Coros (A) Allida, Demonio del Coro de los Arcángeles (AL)

En todos los exorcismos, los preparativos eran intensos y comprendían oraciones especiales del Ritual Romano, consagraciones, salmos prescritos, el Rosario, Alabanzas, exorcismos, etcétera. Los Sacerdotes exorcizan demonios previamente identificados.
Exorcista (E).—Demonio Akabor, nosotros, Sacerdotes representantes de Cristo, te ordenamos en nombre de la Santa Cruz, de la Preciosísima Sangre, de las Cinco Llagas, de las Catorce Estaciones de la Vía Sacra, de la Santísima Virgen María, de la Inmaculada Concepción de Lourdes, de Nuestra Señora Inmaculada de Fátima, de Nuestra Señora del Monte Carmelo, de Nuestra Señora de la Gran Victoria de Wigratzbal, de los Siete Dolores de María, de San Miguel Arcángel, de los Nueve Coros Angélicos, del Ángel de la Guarda de esta mujer, de San José, terror de los espíritus malignos, de los Santos Patronos de esta mujer, de todos los Santos Ángeles de la Guarda y de los Ángeles de los Sacerdotes, de Todos los Santos del Cielo, especialmente de Todos los Santos Exorcistas, del Santo Cura de Ars, de San Benito y de los siervos y las siervas de Dios, Padre Pío, de todas las almas del Purgatorio, , te ordenamos, entonces, Akabor, invocar en nombre de la Santísima Trinidad, del padre, del Hijo y del Espíritu Santo, vuélvete para el infierno.*

* Nota: Estas invocaciones y otras fueron constantes y repetidas, para facilitar la lectura se han suprimido, reservándose entonces que los sacerdotes siempre la hicieran, insistiendo en que se revelaran con más eficacia.

**Recuérdese que en el tratado de Angeláis de Santo Tomas de Aquino se habla de las jerarquías involucradas en la rebelión, según el Angélico doctor fueron desde los serafines hasta los ángeles, es decir, de esas ocho cayeron una gran cantidad al infierno por no acatar las divinas disposiciones.