utfidelesinveniatur

Este blog se abrió con el fin de informar sobre varios aspectos de los temas tanto católicos, teológicos entre otros temas. El blog no es responsable de los artículos o opiniones de los autores de los artículos. Solo ellos son responsables de lo que escriben. Este blog autoriza a todos los que lo lean a reproducir total o parcialmente estos artículos solo deben informar al blog de ello. Este blog es Católico e si siñe a las enseñanzas católicas de la Iglesia de siempre y se apoya en ET NOS CREDIDIMUS CARITATI.

martes, 3 de enero de 2017

Ite Missa Est

3 de enero.
Santa Genoveva,
Virgen.
(†512.)


La santa virgen Genoveva, defensora y patrona de la ciudad de París, nació en la aldea de Nanterre, a dos leguas de aquella capital. Desde niña, resplandeció en ella la gracia de Dios en tanto grado, que al verla san Germán entre la muchedumbre del pueblo que le salía a recibir, dijo a sus padres que aquella niña, a la sazón de siete años, era singularmente escogida de Dios, y que eran dichosos por ser padres de tal hija. Consagróla después a Jesucristo, y le puso una cruz al cuello, para que la llevase como preciosa joya de su Esposo divino. Toda la vida de esta santa doncella fué un portento de extraordinarias virtudes. Desde los quince años hasta los cincuenta, solamente comía dos días de la semana, que eran domingo y jueves. Desde la fiesta de los Reyes hasta el Jueves santo, jamás salía del encerramiento de su celda, donde tenía su paraíso y sus dulcísimas comunicaciones con el divino Esposo de su alma. Notorios eran en París y en toda Francia sus milagros y profecías. Resucitó a un niño muerto que había caído en un pozo y aún no estaba bautizado; y a un hombre manco le restituyó la mano. Llegó en este tiempo a Francia, Atila, rey de los hunos, que se llamó azote de Dios, y realmente lo fué por las provincias que destruyó y arruinó y por la mucha sangre que derramó. Acercó se a la ciudad de París, y temiendo los naturales de ella que la asolase como había hecho con otras muchas ciudades, determinaron para salvar sus personas, hijos y hacienda, abandonar la población y retirarse a partes remotas y seguras. Súpolo Genoveva y les persuadió que no se arredrasen ni temiesen tanto, sino que acudiesen a Dios con oraciones, ayunos y limosnas, porque aquella bestia fiera no destruiría la ciudad ni entraría en ella. Y así fue, como había dicho la santa. Estando muy afligida la ciudad por falta de pan, embarcóse Genoveva con otra gente en el río Sena en busca de sustento y volvió a París con las naves cargadas de trigo. El rey Childerico, aunque no era bautizado, tenía gran devoción a la santa virgen, y por su gracia perdonaba los delincuentes condenados a muerte. El gran Simeón Estilita, desde las más remotas partes del oriente, solía mandar a visitarla. Murió a la edad de ochenta y nueve años, el día 3 de enero, y fué sepultada con grande pompa y devoción de todo el pueblo de París. El rey Clodoveo y la reina Clotilde le dedicaron un suntuoso templo.


Reflexión: Cuando profetizó santa Genoveva que el feroz Atila no había de arruinar la ciudad de París, ni entrar en ella, muchos ciudadanos temerosos y descreídos querían quemarla por hechicera. Así tratan los hombres sin fe a los santos; y con todo, la virtud de los santos es la que conserva el mundo. ¡Ay del mundo, si no hubiese aún en la tierra almas santas y puras que desarmasen la ira de Dios, V diesen al Creador la gloria debida! Presto acabaría el Señor con la raza humana por inútil y perjudicial a los fines de su adorable providencia. ¿Qué ha de sacar Dios de un mundo de réprobos? ¿No tiene para ellos un infierno?

Oración:

¡Oh Señor y Dios santo! vengan en nuestra ayuda los méritos de tu gloriosa virgen santa Genoveva, para que gozando por su intercesión de la salud del cuerpo y del alma, alcancemos con la cooperación de tu gracia, la salvación y la vida eterna. Por Cristo, Señor nuestro. Amén.