utfidelesinveniatur

miércoles, 18 de enero de 2017

Ite Missa Est

18 DE ENERO

LA CATEDRA DE
SAN PEDRO
EN ROMA


Epístola – I Pedro; 1-7
Evangelio – San Mateo; XVI, 13-19


El Arcángel había anunciado a María que su Hijo sería Rey y que su Reino no tendría fin; guiados por la Estrella, vinieron los Magos'desde el lejano Oriente buscando a ese Rey en Belén; el nuevo Imperio necesitaba su Capital; y como el Rey que había de establecer en ella su trono, debía según los designios eternos, subir pronto a los cielos, era necesario que el carácter visible de esa Realeza, descansase sobre un hombre que hiciera las veces de Cristo hasta el fin de los siglos. Para tan gloriosa representación eligió el Emmanuel a Simón, cuyo nombre cambió por el de Pedro, declarando expresamente que la Iglesia entera descansaría sobre, este hombre como sobre una roca inconmovible. Mas, como también Pedro debía terminar su carrera en la cruz, comprometíase Jesucristo a darle sucesores en los que sobreviviese siempre la autoridad de Pedro.

REALEZA DEL VICARIO DE CRISTO. — Mas, ¿cuál será la señal para conocer al sucesor de Pedro en el hombre privilegiado sobre el que descansará el edificio de la Iglesia hasta el fin de los siglos? Entre tantos obispos ¿dónde éstá el que perpetúa a Pedro? El Príncipe de los Apóstoles fundó y gobernó varias Iglesias, pero sólo fué regada con su sangre, la de Roma; una sola, la Romana, guarda su sepulcro; el Obispo de Roma, es, pues, el sucesor de Pedro, y, por tanto, el Vicario de Cristo. De él y no de otro se dijo: Sobre ti edificaré mi Iglesia. Y también: A ti te daré las llaves del Reino de los cielos. Y en otro lugar: He rogado por ti, para que no desfallezca tu fe; confirma a tus hermanos. Y por fln: Apacienta mis corderos; apacienta mis ovejas. De tal manera llegó a comprender esto la herejía protestante, que durante mucho tiempo se esforzó en proyectar dudas sobre la estancia de San Pedro en Roma, creyendo con razón poder destruir con esta estratagema, la autoridad del Romano Pontífice y la noción misma de un Jefe de la Iglesia. La ciencia histórica ha hecho justicia a sus pueriles objeciones; y desde tiempo atrás, los eruditos de la Reforma están de acuerdo con los católicos sobre el terreno de los hechos, y no ponen en tela de juicio ninguno de los puntos históricos bien sentados por la crítica. El oponerse a, tan extraña pretensión de los Reformadores con la autoridad de la Liturgia fue en parte causa de que Paulo IV devolviese en 1558 la antigua fiesta de la Cátedra de San Pedro en Roma, al 18 de enero. Hacía ya muchos siglos que no celebraba la Iglesia la fiesta del Pontificado del Príncipe de los Apóstoles más que el 22 de febrero. En adelante se fijó para este día la memoria de la Cátedra de Antioquía, que fue la primera ocupada por el Apóstol. Brilla, pues, hoy en todo su esplendor la realeza del Emmanuel, y alégranse los hijos de la Iglesia de sentirse todos hermanos y conciudadanos de un mismo Imperio, pues celebran la gloria de la Capital común a todos. Si miran a su alrededor ven infinidad de sectas divididas y que carecen de las condiciones de perpetuidad, porque les falta un centro, y dan  gracias al Hijo de Dios por haber provisito a la conservación de su Iglesia y de la Verdad, por medio de la institución de un Jefe risible en el que se perpetúa Pedro eternamente, lo mismo que Cristo en Pedro. Ya no están los hombres como ovejas sin pastor; la palabra pronunciada al principio continúa sin interrupción a través de todos los tiempos; la misión primera no ha quedado nunca en suspenso de manera que, gracias al Romano Pontífice, el fin de los tiempos podrá enlazar con el origen de la Iglesia. "¡Qué gran consuelo para los hijos de Dios, exclama Bossuet, en su Discurso sobre la Historia Universal, y qué afianzamiento en la verdad, cuando se sabe, que desde Inocencio XI que rige hoy (1681) los destinos de la Iglesia, se ascienden sin interrupción hasta San Pedro, constituido Príncipe de los Apóstoles por el mismo Jesucristo!"

PRIMACÍA DE LA SEDE ROMANA. — Con la entrada de Pedro en Roma se realizan y explican los destinos de esta ciudad reina; para ella trae un imperio mucho más extenso todavía que el que posee. Pero este nuevo Imperio no se establecerá por la fuerza como el primero. De soberbia dominadora de los pueblos como había sido hasta ahora, va a convertirse Roma en Madre de las naciones por el amor; y su imperio no será menos duradero por muy pacífico que sea. Oigamos cómo nos cuenta San León Magno en uno de sus mejores Sermones, y con toda la dignidad de su lenguaje, la entrada obscura, pero definitiva, del Pescador de Genesaret en la capital del paganismo : "Dios bueno, justo y omnipotente que nunca negó su misericordia al género humano, y que con sus muchos beneficios proveyó a todos los mortales de medios para llegar al conocimiento de su Nombre, ese Dios, en los secretos designios de su inmenso amor, se compadeció de la ceguera voluntaria de los hombres y de la malicia que les iba degradando poco a poco, y les envió a su Verbo, igual a El y coeterno. Pues bien, al encarnarse este Verbo unió tan íntimamente la naturaleza divina con la humana, que el acercamiento de la primera a nuestra bajeza fué para nosotros el principio de la más sublime elevación. Y para esparcir por todo el mundo los efectos de esta gracia preparó la divina Providencia el Imperio romano, dándole tales límites que llegase a abarcar todas las naciones del mundo. Era, en efecto, algo muy conveniente para la realización de la obra proyectada, que los distintos reinos estuvieran reunidos bajo un único Imperio, para que llegase ,1a predicación con mayor rapidez a oídos de todos los pueblos, hallándose bajo el mando de una sola ciudad. Esta ciudad, desconocedora del autor divino de sus destinos, se había hecho esclava de los errores de todos los pueblos aunque les gobernaba a casi todos con sus leyes, y creía ser muy religiosa porque admitía todas las falsedades; pero cuanto más fuertemente se hallaba aherrojada por el demonio, más admirablemente fué libertada por Cristo. En efecto, cuando los doce Apóstoles, después de recibir con el Espíritu Santo el don de hablar diversas lenguas, se distribuyeron las distintas partes del mundo, tomando posesión de las tierras en donde debían predicar el Evangelio, al bienaventurado Pedro, Príncipe del Colegio Apostólico, se le asignó la capital del imperio romano, para que la luz de la Verdad que se había revelado para la salvación de todos los pueblos, se derramase con mayor eficacia sobre el mundo entero, partiendo del centro de aquel Imperio. Porque ¿qué nación no contaba con representantes en aquella ciudad? ¿Qué pueblos podían ignorar lo que Roma había aprendido? Allí iban a ser pulverizadas las teorías filosóficas y disipadas las vaciedades de la sabiduría terrena; allí iba a ser destruido el culto de los demonios y la impiedad de todos los sacrificios; en aquel lugar donde una hábil superstición había acumulado el producto total de todos los errores. Y ¿no temes, bienaventurado Pedro Apóstol, venir sólo a esta ciudad? El compañero de tu gloria, el Apóstol Pablo, se encuentra todavía ocupado en fundar iglesias; y tú te adentras en ese bosque poblado de bestias feroces, caminas sobre ese océano cargado de tempestades con mayor confianza que cuando anduviste sobre las olas. No temes a Roma, la señora del mundo, tú que temblabas en el palacio de Caifás a la voz de una criada del Pontífice. ¿Eran acaso más temibles el tribunal de Pilatos o la crueldad de los judíos que el poderío de Claudio o la ferocidad de Nerón? No; pero la fuerza de .tu amor triunfaba del miedo, y no considerabas ya temibles aquellos a quienes habías recibido encargo de amar. Indudablemente sentías ya esa intrépida caridad cuando la declaración de tu amor hacia el Señor fue ratificada por el misterio de una triple interrogación. Por eso, no se te exigió, para apacentar las ovejas de Aquel a quien amabas más que la expresión plena de los sentimientos de tu corazón. Cierto que tu confianza debía ir en aumento con el recuerdo de los milagros tan numerosos como habías obrado, de tantos inestimables dones de la gracia como habías recibido y de las continuas manifestaciones del poder que en ti residía. Habías ya hablado a los judíos, muchos de los cuales creyeron en tu palabra; habías fundado la Iglesia de Antioquía, donde tuvo su origen el nombre cristiano; habías sometido a las leyes de la predicación evangélica el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia; y luego, seguro ya del éxito de tu obra y del día de tu muerte, acudiste a clavar sobre las murallas de Roma el trofeo de la Cruz de Cristo, a aquella Roma donde Dios te había deparado el honor del poder supremo y la gloria del martirio" El futuro del género humano, está pues, ligado a Roma por la Iglesia; los destinos de esta ciudad son ya para siempre comunes con los del soberano Pontífice. Todos nosotros, aunque divididos por razas, lenguas e intereses, somos Romanos en el orden religioso; este título nos une por Pedro a Jesucristo, formando el vínculo de la gran fraternidad de los pueblos y de los individuos católicos.

GLORIA DE LA ROMA CRISTIANA. — En el orden del gobierno espiritual Jesucristo nos gobierna por Pedro y Pedro por su sucesor. Todo pastor cuya autoridad no venga de la Sede de Roma, es un extraño, un intruso. Del mismo modo, en el orden de la fe, Jesucristo por Pedro y Pedro por su sucesor, nos enseñan la doctrina divina y nos dan el criterio para discernir la verdad del error. Todo Símbolo de fe, todo juicio en materia de doctrina, toda enseñanza contraria al Símbolo, a los juicios y a las enseñanzas de la Sede Romana, son del hombre y no de Dios, y deben ser rechazadas con horror y anatema. En la fiesta de la Cátedra de San Pedro en Antioquía, hablaremos de la Sede Apostólica como fuente única del poder de jurisdicción de la Iglesia; hoy, honramos la Cátedra romana como origen y regla de nuestra fe. Tomemos aquí también la palabra elocuente de San León 1 y preguntémosle por los, títulos de Pedro a la infalibilidad de su doctrina. De este gran Doctor aprenderemos a estimar el valor de las palabras pronunciadas por Cristo para que fueran la garantía suprema de nuestra adhesión a la fe por los siglos de los siglos. "El Verbo humanado había venido a morar en medio de nosotros, y Cristo se había dado enteramente a la obra de la redención del género humano. Nada había que no estuviera ordenado por su sabiduría, nada que se hallara fuera de su poder. Obedecíanle los elementos, los Espíritus angélicos estaban a sus órdenes; el misterio de la salvación de los hombres no podía fallar en sus efectos, porque el mismo Dios, Uno y Trino, se ocupaba de él. Con todo, sólo Pedro es elegido en este mundo para presidir la vocación de todos los pueblos, para presidir a todos los Apóstoles y a todos los Padres de la Iglesia. Habrá muchos sacerdotes y muchos pastores en el pueblo de Dios; pero, Pedro gobernará con una autoridad que les es propia, a todos los que el mismo Cristo gobierna de un modo más elevado todavía. ¡Qué sublime y admirable participación de su poder se dignó dar Dios a este hombre, mis queridos hermanos! Si quiso que hubiera algo de común entre él y los demás pastores fué con la condición de darles a éstos, por medio de Pedro,, todo lo que no quería rehusarles. Pregunta el Señor a los Apóstoles por la opinión que los hombres tienen de él. Los Apóstoles están de acuerdo mientras se trata simplemente de exponer las distintas opiniones de la ignorancia humana. Pero cuando el Señor pregunta a sus discípulos por su propio parecer el primero en confesarle es el que tiene la primera dignidad entre los Apóstoles. El es quien dice: Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo. Respóndele Jesús: Bienaventurado tú, Simón, hijo de Jonás; porque ni la carne ni la sangre te han revelado esto, sino mi Padre que está en los cielos. Es decir: Sí, dichoso tú, porque mi Padre te ha iluminado, no te han inducido a error las ideas terrenas, sino que te ha ilustrado la inspiración del cielo. Si me has conocido, ha sido gracias a Aquel de quien soy Hijo único, no gracias a la carne ni a la sangre. Y yo, añade, te digo: Del mismo modo que mi Padre te ha revelado mi divinidad, yo te descubro tus privilegios. Porque, tú eres Pedro, es decir, así como yo soy la Piedra inamovible, la Piedra angular que une ambos muros, el Fundamento esencial e imprescindible: así tú también eres Piedra, porque descansas sobre mi base, y todo lo que yo poseo por mi propio poder, lo posees tú conmigo porque yo te lo comunico. Y sobre esta piedra construiré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Mi templo eterno será construido sobre la base de esta piedra; y mi Iglesia, cuya cumbre tocará en el cielo, ha de elevarse sobre la solidez de esa fe. La víspera de su Pasión, que debía ser una prueba para la constancia de sus discípulos, dijo el Señor estas palabras: Simón, Simón, Satanás ha solicitado cribarte como el trigo; pero yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca. Una vez convertido, confirma a tus hermanos. Común era el peligro de tentación para todos los discípulos; todos necesitaban de la ayuda divina, porque el demonio se había propuesto zarandearles a todos y derrumbarles. Pero el Señor se cuida de un modo especial de Pedro; sus oraciones serán por la fe de Pedro, como si la salvación de los demás estuviese segura, no siendo abatida la fe de su jefe. Sobre Pedro, pues, ha de apoyarse el valor de los demás, sobre él se ordenará la ayuda de la gracia divina, para que la firmeza que Cristo concede a Pedro, sea por él comunicada a los Apóstoles"

INFALIBILIDAD DEL VICARIO DE CRISTO. — En otro Sermón, nos hace ver el elocuente Doctor, cómo Pedro vive y enseña siempre desde la Cátedra Romana. "El orden establecido por el que es la misma Verdad, persevera constante, de manera que el bienaventurado Pedro, conservando la firmeza recibida, no ha abandonado nunca el timón de la Iglesia. Porque es tal la supremacía que le ha sido otorgada sobre los demás, que nos es preciso reconocer en ella los vínculos que le unían a Cristo al ser llamado Piedra, proclamado Fundamento. Por eso le llamó Piedra, le proclamó Fundamento, constituyó Portero del Reino de los cielos y le declaró Árbitro para atar y desatar con tal autoridad en sus juicios, que éstos se ratifican en el mismo cielo. Ahora ejerce con mayor poder y plenitud la misión que le fue confiada porque su oficio y cargo lo desempeña en Aquel y con Aquel por quien fue glorificado. Por consiguiente, si algo bueno hacemos sobre esta Sede, si decretamos algo justo, si nuestras oraciones de todos los días consiguen alguna gracia ante la misericordia divina, todo ello se debe a las obras y méritos de aquel que vive en su Sede y obra en ella por medio de su autoridad. Todo esto nos lo mereció, mis queridos hermanos, por aquella confesión, que inspirada a su corazón de Apóstol por Dios Padre, sobrepasó todas las incertidumbres de las opiniones humanas, mereciendo recibir la firmeza de la Piedra que ningún ataque podría quebrantar. Todos los días repite Pedro en la Iglesia: Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo; y, gracias al magisterio de esta voz son adoctrinadas todas las naciones que confiesan al Señor. Esa es la fe que triunfa del demonio y rompe las cadenas de sus cautivos; la que conduce a los fieles al cielo cuando salen de este mundo. Contra ella nada pueden los poderes del infierno. Tan grande es, en efecto, la virtud divina que la preserva, que nunca logró corromperla la maldad de los herejes, ni la perfidia pagana vencerla"'. Son palabras de San León. "No se diga, pues, exclama Bossuet, en su Sermón sobre la Unidad de la Iglesia, no se diga, ni se piense que el ministerio de San Pedro termina con él: lo que ha de ser apoyo de una Iglesia eterna, no puede tener nunca fin. Pedro continuará viviendo en sus sucesores, Pedro hablará siempre desde su Cátedra: esto es lo que nos dicen los Padres, y lo que confirmaron seiscientos treinta Obispos en el Concilio de Caldedonia." Y en otro lugar: "La Iglesia Romana es siempre Virgen: La fe Romana es siempre la fe de la Iglesia; se cree siempre lo que se creyó, por todas partes resuena la misma voz, y Pedro permanece en sus sucesores como fundamento de los fieles. Lo dijo Jesucristo; y pasarán el cielo y la tierra antes que su palabra."

SAN PEDRO CONTINUADO EN SUS SUCESORES. — Todos los siglos cristianos profesaron la doctrina de la infalibilidad del Romano Pontífice cuando enseña a la Iglesia desde la Cátedra apostólica. La encontramos afirmada expresamente en los escritos de los santos Padres, y los Concilios ecuménicos de Lyon y de Florencia la declararon en sus más solemnes asambleas, y de una manera tan clara que no deja lugar a dudas a los cristianos de buena fe. Con todo, el espíritu del error, apoyado por contradictorios sofismas y presentando bajo una falsa luz algunos hechos separados y mal entendidos, trató durante largo tiempo de introducir la confusión entre los fieles de un país, adicto por lo demás a la Santa Sede. La causa principal de este lamentable cisma fué la influencia política, y el orgullo de escuela lo hizo más duradero. Su resultado fue la debilitación del principio de autoridad en las regiones donde se propagó, y la fijación en ellas de la secta jansenista cuyos errores habían sido condenados por la Santa Sede. Después de la asamblea de París en 1682, los herejes afirmaban que los decretos que habían condenado sus doctrinas no eran infalibles. El Espíritu Santo que dirige a la Iglesia extirpó por fin este funesto error. En el Concilio Vaticano pronunció un solemne fallo, declarando que en adelante, los que rehusasen reconocer como infalibles los decretos solemnemente definidos por el Romano Pontífice en materia de fe y de buenas costumbres, dejaban por el hecho mismo de pertenecer a la Iglesia católica. En vano trató el infierno de obstaculizar la acción de la augusta asamblea; si el Concilio de Calcedonia había exclamado: "Pedro habló por boca de León"; y el Concilio de Constantinopla había repetido: "Pedro habló por medio de Agatón", el Concilio Vaticano afirmó: "Pedro habló y hablará siempre por boca del Romano Pontífice." Agradecidos al Dios de la verdad que se ha dignado sublimar y garantizar de todo error a la Cátedra romana, oiremos con ánimo y corazón sumiso las enseñanzas que de ella emanan. Reconoceremos la acción divina en la fidelidad con que ésta Cátedra inmortal ha sabido conservar sin mancilla la verdad durante diecinueve siglos, en tanto que las Sedes de Jerusalén, Antioquía, Alejandría y Constantinopla, apenas la guardaron algunos siglos, convirtiéndose una tras otra en las cátedras de pestilencia de que
habla el Profeta.


LA FE DE LA IGLESIA. — Durante estos días dedicados a honrar la Encarnación del Hijo de Dios y su nacimiento del seno de una Virgen, recordemos que somos deudores a la Sede de Pedro de la conservación de estos dogmas, fundamento de toda nuestra Religión. No sólo nos los ha enseñado Roma por medio de sus apóstoles a quienes encomendó la predicación de la fe en las Galias; sino que fué también ella quien, con su fallo supremo, aseguró el triunfo de la verdad cuando las tinieblas de la herejía trataban de ensombrecer tan altos misterios. En Efeso, al condenar a Nestorio, se declaró que la naturaleza divina y humana no forman en Cristo más que una persona, y que por consiguiente María es verdadera Madre de Dios: En Calcedonia la Iglesia definió contra Eutiques, la distinción de las dos naturalezas, la de Dios y la del hombre: en el Verbo encarnado los Padres de ambos Concilios declararon que en sus decisiones no hacían más que seguir la doctrina que les habían transmitido las Epístolas de la Sede Apostólica. Ese es, pues, el privilegio de Roma, el gobierno en todo cuanto atañe a la vida futura, como gobernó por las armas durante siglos los intereses de la vida presente, en el mundo entonces conocido. Amemos y honremos a esa ciudad Madre y Señora, patria común de todos nosotros, y celebremos hoy su gloria con amor de hijos. Estamos, pues, asentados sobre Jesucristo en nuestra fe y en nuestras esperanzas, oh Príncipe de los Apóstoles, puesto que estamos fundados sobre ti que eres la piedra por El colocada. Somos, ovejas del rebaño de Jesucristo, pues te obedecemos como a nuestro Pastor. Siguiéndote, oh Pedro, estamos seguros de entrar en el Reino de los cielos, porque tú guardas las llaves. Al gloriarnos de ser miembros tuyos, oh Jefe nuestro, podemos considerarnos como miembros del mismo Jesucristo, porque el Jefe invisible de la Iglesia no reconoce otros miembros que los del Jefe visible por El establecidos. Del mismo modo, cuando guardamos la fe en el Romano Pontífice, cuando obedecemos sus órdenes, no hacemos más que profesar tu fe, oh Pedro, y seguir tus mandatos, porque si Cristo enseña y gobierna por ti, tú enseñas y gobiernas por el Romano Pontífice. Demos, pues, gracias al Emmanuel, que no quiso dejarnos huérfanos, sino que antes de volverse a los cielos, se dignó proporcionarnos un Padre y un Pastor, hasta la consumación de los siglos. La víspera de su Pasión, queriéndonos demostrar su amor hasta el extremo, nos dejó su cuerpo por manjar y su sangre por bebida. Después de su gloriosa Resurrección, cuando iba a subir a la diestra de su Padre, y sus Apóstoles se hallaban reunidos en torno suyo, estableció su Iglesia a manera de inmenso redil, diciendo a Pedro: Apacienta mis ovejas, apacienta mis corderos. De este modo aseguraste, oh Cristo, la perpetuidad de tu Iglesia y creaste en su seno la unidad, que es lo único que puede conservarla y defenderla contra los enemigos de dentro y fuera. ¡Gloria a ti, divino Arquitecto, que construíste tu inmortal edifício sobre Piedra firme! Soplaron los vientos, desencadenáronse tempestades, se levantaron furiosas olas, pero la casa se mantuvo en pie, porque estaba fundada sobre la roca (S. Mateo, VII, 25.) Oh Roma, recibe las nuevas promesas de nuestro amor y los votos de fidelidad que te hacemos, en este día en que toda la Iglesia proclama tu gloria y se felicita de estar edificada sobre tu Piedra. Tú serás siempre nuestra Madre y Señora, nuestra guía y esperanza. Tu fe será siempre la nuestra; porque quien no está contigo, no está con Jesucristo. En ti son hermanos todos los hombres; no eres para nosotros una ciudad extraña, ni tu Pontífice un soberano extranjero. Gracias a ti gozamos de la vida de la inteligencia y del corazón; tú nos preparas para habitar un día en aquella otra ciudad de la que eres reflejo, la ciudad celestial de la que eres puerta. Oh Príncipe de los Apóstoles, bendice a las ovejas confiadas a tu guarda; y acuérdate de las que están desgraciadamente fuera del redil. Naciones enteras instruidas y civilizadas por tus sucesores, llevan una vida lánguida lejos de ti, y ni siquiera sienten la desgracia de estar alejadas del Pastor. A unas hiela y corrompe el cisma, otras son víctimas de la herejía. Sin contacto con Cristo, visible en su Vicario, el Cristianismo se vuelve estéril y poco a poco desaparece. Durante mucho tiempo doctrinas imprudentes que tienden a aminorar los dones que el Señor confirió al que debe ser su representante hasta el fin de los tiempos, han secado los corazones de sus adeptos; apenas han hecho más que cambiar el culto de César por el servicio de Pedro. ¡Oh Supremo Pastor, cura todos estos males! Apresura el retorno de las naciones separadas, y el fin de la herejía del siglo dieciséis; abre los brazos a tu hija, la Iglesia de Inglaterra, para que vuelva a florecer como en los tiempos pasados. Convierte a los pueblos de Alemania y a los reinos del Norte; para que todos conozcan que no hay salvación posible si no es a la sombra de tu Cátedra. Aniquila al ingente monstruo del Septentrión, que amenaza al Asia y a Europa, y que por todas partes destruye la verdadera religión. Devuelve el Oriente a su antigua fidelidad, para que, después de tan largo eclipse, vuelva a ver surgir sus Sedes Patriarcales en la unidad y obediencia a la única Sede Apostólica. Finalmente, consérvanos a nosotros en la fe de Roma, y en la obediencia a tu sucesor, ya que hasta ahora hemos permanecido fieles gracias a la misericordia divina y a tu paternal cuidado. Instrúyenos en los misterios que te han sido confiados; revélanos lo que el Padre celestial te ha revelado. Muéstranos a Jesús, tu Señor; condúcenos a su cuna, para que como tú, y sin escandalizarnos de sus humillaciones, tengamos la dicha de poder decirle contigo: Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo.