utfidelesinveniatur

lunes, 19 de diciembre de 2016

Los Martires Cristeros

Destrucción de Iglesias por parte del gobierno federal en la guerra Cristera.

El Socialista Arrepentido


Allá, hacia fines de julio de 1926, los habitantes de la pequeña población de Mómax, en el Estado de Zacatecas, fueron testigos de un espectáculo extraño y conmovedor. Benjamín Díaz, uno de los vecinos, conocido por todos como un hombre irascible, audaz y pendenciero, y de más a más ardiente partidario del socialismo, nombre con que entonces se designaba al ahora comunismo, caminaba penosamente de rodillas por la calle que desde su casa iba a la iglesia del pueblo. La distancia no es corta, y el piso malo, así que, ya cerca del templo, las rodillas de Díaz sangraban, e iban dejando una huella roja tras de sí.

—Pero ¿qué haces? —le preguntó una vecina conocida.
— ¡Penitencia! . . .
—Todos tenemos que hacerla —continuó la buena mujer—; pero tanto, no es necesario. Lo principal es el arrepentimiento del corazón. . .
—Sí; eso me dijo el Padre, con quien me confesé. . . Pero es que yo tengo que pagar a Dios más que los otros. . . porque ya sabe usted lo que era.

Y en efecto, Benjamín era uno de esos pobrecillos obreros, entre tantos como hay aún ahora en México, que engañados por las falsas promesas de los líderes comunistas, había tragado el anzuelo, y ayudado por su violento carácter, se había hecho un verdadero demagogo, engañador de otros, enemigo del orden cristiano y trastornador de la sociedad. Pero las noticias que comenzaban a llegar al rinconcito zacatecano, acerca de la persecución socialista, contra los católicos de toda la República, y de las infamias que contra ellos se cometían por todas partes, le irritaron sobre manera, y la gracia de Dios que lo quería para mártir de su fe, le tocó aquel corazón, que en medio de todos sus desvíos, era bueno y generoso.

Cayó en la cuenta de que el famoso socialismo, lejos de procurar el bien de los pueblos donde se impone, los lleva a la ruina y al desorden, a la discordia entre los ciudadanos y a la mayor miseria de los humildes proletarios, y se arrepintió de veras de haber militado en aquellas filas de los enemigos de Dios. Se fue a confesar con el párroco, y no contento con la pequeña penitencia, que le impuso, se decidió a hacerla públicamente, del modo dicho, para contrarrestar de algún modo el mal que con sus prédicas e intemperancias, había causado entre los vecinos. Los habitantes de Mómax siempre se distinguieron por su católica piedad, y entre ellos había una familia excelente, la de Don Manuel Campos, que tenía varios hijos ya varones y trabajadores. Don Manuel era un modelo, no diré ya de simple piedad, sino de santidad. Dios le había enviado muchas pruebas y sufrimientos, y siempre las recibía con gran conformidad y aun con verdadera alegría, fortaleciéndose en las continuas conversaciones, con Aquel a quien llamaba el único verdadero amigo, Jesús Sacramentado.

En una carta que se conserva de él, decía a uno de sus hijos mayores: "Puedo decir que no se pasa un día sin que tenga una mortificación grave" y continuaba: "Bendito sea Dios, que con esto me ha dado a entender que soy su hijo, y no se olvida de mí, pues es un buen Cirineo y me ayuda con la cruz; muchas veces casi El solo la lleva, porque yo se la dejo. . . Tienes razón, hijito mío, tienes razón. Dios me quiere humilde. . . Dios me quiere humillado”. . . Los hijos, y en especial el mayor Rafael Campos, no le iban en zaga, naturalmente; con ese ejemplo vivo del jefe de su familia, los muchachos eran unos cristianos a carta cabal.

El 22 de agosto de 1926 corrió la voz en el pueblo de que los soldados callistas se dirigían a Mómax con el objeto de cerrar la iglesia. Cundió la alarma y Benjamín Díaz se llegó a Don Manuel Campos, para deliberar con él la actitud que debían tomar en tal caso, y entrambos resolvieron convocar a los principales vecinos para tratar el asunto. Reuniéronse, pues, los católicos jefes de familia, y tuvieron la mala suerte de elegir como presidente de la junta, a un falso convertido socialista, quien obediente a la táctica, ya ahora muy conocida, de los señores comunistas, se había vestido con piel de oveja para entrar en el redil católico y poder así sorprender y espiar las palabras y determinaciones de los fieles, en días de tantas preocupaciones y angustias. Nombráronse en la junta diez personas connotadas, para que en llegando la tropa de los perseguidores, se presentaran al jefe y le pidieran cortésmente no llevara a cabo tales violaciones a la libertad religiosa; ya que habían obligado al sacerdote a salir de la población, para evitar que Mómax fuera teatro de un trágico derramamiento de sangre de un ministro de Dios, como ciertamente lo hubiera sido si el sacerdote hubiera permanecido entre ellos. Y que si aun a pesar de esto, no accedieran a sus ruegos, entonces todos los vecinos se reunirían, para impedir aun por la fuerza la profanación de su iglesia; estando dispuestos todos a que los esbirros pasaran sobre sus cadáveres, antes de que consumaran el sacrílego atentado.

Terminada la junta, Don Manuel se levantó y pidió la palabra: "Señores, dijo, ya sabemos que aun en nuestro católico pueblo, hay algunos individuos, que son enemigos de nuestra religión, y ocupan los puestos de la autoridad municipal, y pudieran saber lo que hemos determinado. Mañana o pasado vendrán las fuerzas del gobierno, y éstos podrían denunciarnos e impedir nuestra acción aun antes de reunimos. Yo estoy dispuesto a todo, siempre que se trate de defender los derechos de Dios. Y vosotros ¿estáis conformes en que caiga la maldición del cielo, sobre quien de los presentes revele lo que hemos tratado en esta junta?" Todos a una voz contestaron:

¡Sí, que caiga! Entonces gritad: "¡Viva Cristo Rey!"
— ¡Viva! respondieron con entusiasmo. "
Viva la Virgen de Guadalupe!", exclamación que contestaron con igual fervor.

Pero quién hubiera pensado que nada menos que el elegido presidente de aquella asamblea, había de ser el traidor, que se apresuró a enviar un propio, al jefe de las armas, para advertirle, perjuro y calumniador, que apresurara su entrada a Mómax, porque los vecinos se preparaban, rebeldes y fanáticos, a resistir a los soldados. Ni tardo ni perezoso, el militar entró con sus subordinados aquella misma tarde, cuando ya caían las sombras de la noche en Mómax, y sin miramiento alguno, comenzaron a arrestar a cuanto varón encontraban por las calles, llevándolos al cementerio, donde pronto estaba reunida una multitud. El coronel de la pequeña tropa comenzó a interrogarlos y pronto se dio cuenta de que no había tales conatos de rebelión, como le había anunciado el traidor. Pero traía órdenes del jefe de las armas de Zacatecas, el tristemente célebre general Eulogio Ortiz, y entre injurias e imprecaciones propuso a los católicos que se separaran de la Iglesia Católica, y se adhirieran al gobierno (acaso al ridículo cisma del Patriarca Pérez) o en caso contrario serían fusilados.

Levantóse entonces la voz serena y viril de Díaz: "Nosotros no podemos desobedecer a los sacerdotes, que no son lo que dice usted; obedeceremos al gobierno en todo lo que mande, siempre que no ataque los derechos de la religión, ni intente apartarnos de ella por medio de sus leyes inicuas contra la Iglesia Católica, Apostólica. Romana". El coronel, por toda respuesta mandó que le dieran una tanda de latigazos, al valiente que así se expresaba. Pero como todos los vecinos aprobaron lo dicho por Díaz, perplejo, porque no podía fusilar a todo un pueblo, consultó inmediatamente al general Ortiz, por teléfono, preguntándole qué hacía. Y éste le dio orden de que fusilara a los principales, y diera libertad a los otros, después de haberlos hecho azotar duramente, y que por supuesto se apoderara de la iglesia. Vuelve, pues, el coronel, a repetir sus instancias de apostasía, a las que con toda entereza todo el pueblo responde con la misma resolución que no abandonarán la causa de Jesucristo; y entonces da la orden a unos esbirros de que vayan apartando a uno por uno de los circunstantes, y que después de azotarlos vergonzosamente, los dejen irse a sus casas. "Bienaventurados los que padecen persecución por la justicia y virtud", se decían aquellos católicos y reprimiendo los deseos de devolver a sus verdugos la ignominia, sufrieron con valor y paciencia, por Jesucristo, aquellos azotes injustos. ¡Especie de martirio colectivo, semejante, si no idéntico a los que nos refiere las actas de los mártires de la Iglesia primitiva! Mas a Don Manuel Campos, su hijo Rafael, y Benjamín Díaz, manda el coronel los adentren en el cementerio, pues señalados por el traidor como les principales de la junta, los va a fusilar.

Entre empellones y golpes de toda especie, los llevan hasta el muro posterior del camposanto. Díaz, ignominiosamente golpeado en el rostro por el esbirro, le dice: "Porque sé cuál es el motivo, porque me golpea usted, granuja, por eso lo permito..." ¡La gracia de Dios había trocado al feroz socialista de otros tiempos, en manso cordero, que procuraba imitar a Jesucristo en el camino del patíbulo! Y todavía, el coronel antes de dar la orden de muerte, se dirige a él y le propone librarlo de la muerte, si le promete volver de nuevo al socialismo... "He prometido a Dios, que no volvería a hacerlo, y no tengo más que una palabra. Haga usted lo que quiera". Don Manuel Campos pide autorización para decir una última palabra, antes de morir, y concedida, con toda la fuerza de sus pulmones lanza el grito sagrado, que escapaba de los labios de todos nuestros mártires en sus últimos momentos de vida:

¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Virgen de Guadalupe!. . .
¡Grito sublime que corean sus dos compañeros. . .!

El coronel, en el colmo de su ira, ordena: ¡Fuego! Y los dos fervorosos católicos, Don Manuel y su hijo Rafael, y el pecador arrepentido, caen bañados en su sangre. . . ¡por la causa de Jesucristo! Otro de los hijos de Don Manuel escribía poco después a un hermano suyo, que no vivía en Mómax: "Hoy prepárate para el mayor consuelo posible: ¡nuestro santo padre fue un mártir! ¡Alégrate santamente, hermano mío, en el Señor!" Y el señor Obispo de San Luis Potosí, S. E. D. Miguel de la Mora, escribía a un miembro de aquella familia, a quien distinguía con su amistad: "Supongo que ya sabe la terrible noticia, y cumplo con el deber de amistad de darle el pésame; pero quisiera felicitarle. Su padre fue verdadero mártir... Encomendaré mucho a su padre y hermano, pero crea que no lo necesitan; y pido a Dios que usted se alegre por llevar en sus venas sangre de mártir”. . .¿Fue aquello una profecía?... El hecho es que también, este joven hijo de Don Manuel Campos, algunos meses después, fue capturado por el único delito de ser católico, llevado a Mómax, y fusilado sobre la misma tumba de su padre mártir.