utfidelesinveniatur

Este blog se abrió con el fin de informar sobre varios aspectos de los temas tanto católicos, teológicos entre otros temas. El blog no es responsable de los artículos o opiniones de los autores de los artículos. Solo ellos son responsables de lo que escriben. Este blog autoriza a todos los que lo lean a reproducir total o parcialmente estos artículos solo deben informar al blog de ello. Este blog es Católico e si siñe a las enseñanzas católicas de la Iglesia de siempre y se apoya en ET NOS CREDIDIMUS CARITATI.

viernes, 9 de diciembre de 2016

Ite Missa Est

9 DE DICIEMBRE
SEGUNDO DIA DE LA OCTAVA DE LA
INMACULADA CONCEPCION



Meditemos en María Inmaculada que viene al mundo nueve meses después de su Concepción, alentando más cada día las esperanzas de los hombres. Admiremos la plenitud de la gracia que Dios puso en ella, y contemplemos a los santos Ángeles envolviéndola en amoroso respeto como a futura Madre de quien ha de ser jefe de la naturaleza angélica lo mismo que de la humana. Vayamos con esta augusta Reina al templo de Jerusalén, donde es presentada por sus padres, San Joaquín y Santa Ana. A los tres años comienza ya a conocer los secretos del amor divino. "Levantábame siempre a media noche, dijo ella a Santa Isabel de Hungría en una revelación, e iba ante el Altar del Templo para pedir a Dios la gracia de poder observar todos sus mandamientos y de hacer en todo su beneplácito. Pedíale sobre todo, que me concediese ver el tiempo en que había de vivir la Virgen Santísima que debía dar a luz al Hijo de Dios. Rogábale me conservase los ojos para verla, mi lengua para ensalzarla, mis pies para obedecer sus mandatos y mis rodillas para adorar al Hijo de Dios entre sus brazos." Tú misma eras, oh María, esa Virgen digna por siempre de alabanza. Pero el Señor te lo ocultaba aún; y tu celestial humildad no podía permitir que tu pensamiento se detuviera un instante en la idea de que tan alta dignidad pudiera estar reservada para ti. Además, no eras ya libre ante el Señor; la primera y única entre las hijas de Israel, habías renunciado para siempre a la honra de pretender un favor tan excelso, por temor de que tan feliz privilegio de ser Madre del Mesías, perjudicase, aunque fuera ligeramente, al voto de virginidad que te ligaba a Dios. Tu matrimonio con el casto José, fué por tanto, un triunfo más de tu incomparable virginidad siendo al mismo tiempo conforme a los decretos de la Sabiduría divina, un medio inefable de proporcionarte apoyo en las sublimes necesidades que bien pronto iban a sobrevenirte. Seguirnos te ¡oh Esposa de José! hasta tu casa de Nazaret, donde se va a deslizar tu humilde vida; te contemplamos allí como la Mujer fuerte de la Escritura, dedicándote a tus quehaceres, y siendo objeto de las complacencias del Padre y de los Ángeles. Recogemos tus oraciones en favor de la venida del Mesías, tus homenajes a su futura Madre; y, suplicándote nos asocies al mérito de tus deseos del divino Libertador, nos atrevemos a saludarte como a la Virgen anunciada por Isaías, a la que únicamente pertenece la alabanza y el amor de la Ciudad redimida.

EL MISMO DÍA
SANTA LEOCÁDIA
VIRGEN Y MÁRTIR
(† 304-345)


Distinguiese en Toledo a principios del siglo iv, por su gentileza y gracia singular, la noble doncella Leocadia, del número de las vírgenes consagradas; llamábanse así las que hacían profesión de virginidad y vivían con sus familias, edificando a los suyos y vecinos con la práctica de la virtudes cristianas. No era entonces común que las doncellas vivieran a parte en asceterios sujetas a regla y superiora que las custodiara y gobernara. Las actas del martirio de Leocadia dicen que sus padres eran cristianos, y de noble linaje. Es natural que educaran a la niña con mucho esmero en el santo temor de Dios. Creció en sabiduría y gracia ante Dios y los hombres de manera que toda la ciudad de Toledo la tenía por un prodigio de santidad, y hasta los mismos paganos la miraban como la doncella más cabal de toda la comarca. Su modestia infundía veneración en todos y sentimientos de gran respeto. Su gracioso donaire, su caridad y compasión hacia los menesterosos y su diferencia para con todos, Cuyas prendas realzaba una hermosura incomparable, convertían la en el encanto universal de todos cuantos la veían u oían relatar sus virtudes. Llegó a principios del siglo iv a Toledo, el pretor Daciano, gobernador de la Tarraconense, hombre crudelísimo y enemigo encarnizado de la religión cristiana, gran adulador de los emperadores. Por congraciarse con ellos, a la vez que satisfacía los feroces instintos propios de fiera sanguinaria, se ensañó contra los cristianos españoles con todo género de tormentos inauditos que inventó su satánica vesania, pasando de diecisiete mil los mártires que individualmente comparecieron ante su monstruoso tribunal. Pronto llegó a sus oídos la fama de la virgen Leocadia; dijéronle que era una joven hermosí- sima, cuyos antepasados habían desempeñado hasta entonces los primeros cargos públicos; que poseía muy agudo ingenio, muchas y raras prendas que la hacían extremadamente amable y agraciada. "Pero es cristiana, añadieron, y como tiene embelesado al pueblo con su virtud modestia y pureza de costumbres, predica su religión, y con sus palabras y ejemplo desacredita grandemente el culto de los dioses." Pensó Daciano lograr instantáneamente la apostasía de los fieles toledanos si conseguía persuadir a aquella joven cristiana que en opinión de todos era la más celosa y popular, y mandó que al punto se la trajesen. Cuando Leocadia supo que la llamaba el gobernador pensó en prepararse para el martirio. Renovó con amor supremo la consagración de su virginidad al Señor y le ofreció generosa con fervor su vida en sacrificio. Fué luego al palacio, e intrépida se presentó a Daciano, radiante de virtud y de hermosura. Al verla entrar tan noble y digna, quedó el tirano como suspenso y admirado, y la recibió con muestras de honor y deferencia.

"Informado estoy, le dijo, de la nobleza de tu linaje, y de los grandes servicios prestados a la República por tus antepasados, y de las raras prendas que adornan tu propia persona; se quedaron cortos los que me las ponderaron. Yo mismo daré parte al emperador del tesoro que se oculta en la ciudad de Toledo. Sigue, pues, mi consejo; deja ya de una vez esa religión que profesas; con esto te favoreceré cuanto pueda, te llevaré a la corte de nuestros augustísimos emperadores y serás de ellos y de todos los patricios romanos muy honrada. Añadió otras razones para apartarla de la fe, y a todo, después de escuchar atenta y sosegada el alegato del juez, contestó Leocadia con tal aplomo, gracia y elocuencia, que todos los presentes quedaron admirados y dieron a entender que aprobaban cuanto había dicho, incluso Daciano mismo. Pero... temió el impío desagradar al emperador y perder su gracia si se mostraba benévolo con los cristianos, y juzgó era vergonzosa cobardía ceder a las razones de una doncellita cristiana; el odio y la soberbia ahogaron la voz de su conciencia." "Anda, vil esclava, gritó con voz atronadora, eres indigna de pertenecer a la noble familia de que desciendes." Vuélvese luego a los soldados que le rodeaban y les dijo: "Puesto que esa mujerzuela dice gloriarse de ser esclava de un galileo muerto en una cruz, tratadla como a esclava, azotadla sin piedad." Tomáronla por su cuenta los soldados, la desnudaron y de tal manera la trataron, que su cuerpo quedó terriblemente llagado y afeado. La virgen no exhalaba la menor queja, antes se mostraba alegre, rogaba por los verdugos y daba gracias al Señor que la escogía para dar testimonio de su gloria. No era intento de Daciano acabar con la santa doncella con aquel tormento, y mandó la encerraran en lóbrego y hediondo calabozo, esperando triunfar de su constancia. Regocijóse Leocadia al oír el nuevo mandato del presidente y con paso decidido caminó hacia la cárcel, ufana de padecer nuevos tormentos por amor de Jesucristo. Advirtió al pasar, que algunos cristianos y no pocos gentiles lloraban al ver tan lastimado su cuerpo virginal por los azotes. Ea soldados de Cristo, les gritó con rostro alegre, no os aflijáis por mi pena, antes dadme el parabién, pues el Señor me juzgó digna de padecer algo por la confesión de su nombre. Entró en la cárcel como en la antecámara del cielo, dando gracias a su divino Esposo. Sufría con indecible amor a Jesucristo las incomodidades, los malos tratos de los crueles carceleros, y rogaba por la libertad de los cristianos. Oyó referir los inauditos suplicios de que eran víctimas en toda la extensión de España y los pormenores, en particular del martirio heroico de la prodigiosa niña Santa Eulalia de Mérida, y enternecida rogó al Señor se dignase sacarla de este mundo para no presenciar la mengua de nuestra santa religión. Dios la oyó, y haciendo ella con los dedos la señal de la Cruz en la roca de la cárcel, milagrosamente quedó grabada; la besó con inefables trasportes de amor a Jesucristo, y en vivas ansias de llegar a Cristo, exhaló su último suspiro. Era el 9 de diciembre del año 305. Arrojaron al campo los soldados los restos mortales de la heroína, pero los cristianos se dieron maña para recogerlos con respeto y les dieron honrosa sepultura. Sobre el sepulcro de la Santa, levantó el rey Sisebuto suntuoso templo a honra de Leocadia y en él se celebraron los famosos Concilios de Toledo. ¡Oh graciosa virgen, tiernamente amada y distinguida del celestial Esposo de las almas virginales y castas! ¡ruega por España sobre la que irradió en los primeros siglos, desde tu sepulcro, la luz esplendorosa de la fe cristiana que la hizo inmortal! Bien patente se vio el día en que el glorioso arzobispo toledano S.Idelfonso, rogando devotísimo ante tu sarcófago, levantaste milagrosamente la pesada lápida que le cubría, y apareciste radiante ante el rey y el pueblo entero allí presente, y tocando la orla prelaticia, exclamaste: "¡Oh Idelfonso! por ti vive la gloria de mi Señora." Conjúrate el santo ruegues por Toledo, y al retirarte de nuevo al lugar de tu reposo, con la daga que ceñía Recesvinto rey de España, cortó un pedazo del velo que cubría tu cabeza y guardó ambos objetos en el Relicario de la iglesia primarcial. Apasionadamente te interesas por el bienestar de nuestra Patria; haznos recordar que incesantemente suplicas a tu Esposo Jesucristo no desfallezca la fe católica en nuestro suelo. Tres templos tienes dedicados a tu nombre en la imperial Toledo, que halles tantos altares erigidos a tu honra en las Españas, cuántos son los corazones españoles que laten al unísono de la misma fe en sus ámbitos.