utfidelesinveniatur

Este blog se abrió con el fin de informar sobre varios aspectos de los temas tanto católicos, teológicos entre otros temas. El blog no es responsable de los artículos o opiniones de los autores de los artículos. Solo ellos son responsables de lo que escriben. Este blog autoriza a todos los que lo lean a reproducir total o parcialmente estos artículos solo deben informar al blog de ello. Este blog es Católico e si siñe a las enseñanzas católicas de la Iglesia de siempre y se apoya en ET NOS CREDIDIMUS CARITATI.

sábado, 8 de octubre de 2016

Ite Missa Est

8 DE OCTUBRE


SANTA BRIGIDA, VIUDA
(†1373)

Epístola – Prov; XXXI, 10-31
Evangelio – San Mateo; XIII, 44 - 52


La gloriosa santa Brígida, tan celebrada por sus revelaciones, fue hija de Birgerio, príncipe de la sangre real de Suecia, y de Sigrida princesa de casa no menos ilustre. Siendo niña de siete años, hablaba ya altamente de las cosas de Dios y practicaba las más heroicas virtudes. Estando un día recogida en un aposento, se le apareció la Virgen cercada de celestiales resplandores, con una corona de inestimable precio en la mano, que recibió la santa niña con indecible consuelo de su alma; y duróle el gozo de este soberano favor todo el tiempo de su vida. A la edad de diez años vio al Redentor divino del mismo modo que estuvo en la cruz, cubierto todo de llagas y sangre: y quedó tan impresa en su alma aquella dolorosa imagen, que de allí en adelante no podía pensar en la pasión de Cristo sin lágrimas de gran sentimiento. Levantábase varias veces de noche para orar, y usaba de extrañas invenciones para mortificarse, y como en cierta ocasión la reprendiese por ellos su tía, la respondió: «No temáis, amada tía, porque mi divino Salvador que se me apareció en la cruz, me enseña lo que he de hacer para amarle.» Cuando cumplió los trece años, el príncipe su padre la casó con un caballero joven llamado Wolfango, príncipe de Nericia, y concedióla el Señor cuatro hijos y cuatro hijas, cuya singular virtud fué el fruto de los ejemplos de tan santa madre. Persuadió después a su marido que sé retirase de la corte, que comulgase todos los viernes, que sustentase a muchos pobres como si fueran sus hijos y les fundase un hospital. Hizo con él una peregrinación a Santiago de Galicia: y de vueltas a Suecia, Wolfango tomó el hábito en el monasterio de Albastro de la Orden del Císter, donde murió santamente. Entonces la santa vistióse un traje de penitencia, repartió sus bienes a los pobres y tomó por único Esposo a Jesucristo, el cual desde aquel día la regaló con frecuentes apariciones y celestiales comunicaciones. Fundó en Wastein un monasterio de religiosas, a quienes dio unas constituciones llenas de espíritu de Dios; y retiróse allí por espacio cíe dos años, después de los cuales pasó con su hija a Roma para visitar los sepulcros de los santos apóstoles y luego a Palestina para venerar los sagrados Lugares de Jerusalén. Finalmente volviendo a Roma la santa, supo por divina revelación el día y hora de su muerte, y a la edad de setenta y un años, colmada de méritos entregó su espíritu al Señor en los brazos de su hija santa Catalina. A los muchos milagros que hizo en su vida se siguió la multitud que Dios obró por ella después de muerta. San Antonio cuenta entre otras maravillas diez muertos resucitados.

Reflexión:
Tenemos un volumen entero de las revelaciones de santa Brígida repartidos en ocho libros, las cuales fueron aprobadas por los padres del concilio de Basilea, después de haberlas examinado, de orden del mismo concilio, el sabio Juan de Torquemada, quien declaró no haber hallado en dichas revelaciones cosa contraria a la sagrada Escritura, a la regla de las buenas costumbres, ni a la doctrina de los santos padres. Seamos a imitación de esta santa tiernamente devotos de la pasión y muerte de Jesucristo: porque si consideramos los tormentos del cuerpo y los dolores del espíritu que padeció, y como por nuestro amor los padeció, nos encenderemos en grande amor de nuestro Redentor divino, y su santísima cruz será nuestro refugio, nuestra esperanza y nuestra gloria.

Oración:

Dios y Señor nuestro, que por medio de tu unigénito Hijo revelaste a la bienaventurada Brígida muchos secretos celestiales; concede por su intercesión a tus siervos el gozo beatífico en la perpetua revelación de tu gloria. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.