utfidelesinveniatur

Este blog se abrió con el fin de informar sobre varios aspectos de los temas tanto católicos, teológicos entre otros temas. El blog no es responsable de los artículos o opiniones de los autores de los artículos. Solo ellos son responsables de lo que escriben. Este blog autoriza a todos los que lo lean a reproducir total o parcialmente estos artículos solo deben informar al blog de ello. Este blog es Católico e si siñe a las enseñanzas católicas de la Iglesia de siempre y se apoya en ET NOS CREDIDIMUS CARITATI.

lunes, 17 de octubre de 2016

Ite Missa Est

17 DE OCTUBRE
SANTA MARGARITA MARIA, VIRGEN

Epístola – Efesios; III, 8-9; 14-19

Evangelio – San Mateo; XI, 25-30


LA ESPERA PROVIDENCIAL. — A Santa Gertrudis, que cuatro siglos antes de las revelaciones de Paray-le-Monial preguntaba un día a San Juan por qué no nos dijo nada del Corazón de Jesús, sobre el cual había reclinado amorosamente su cabeza en el Cenáculo, el Apóstol la respondió así: "A mí me tocaba exponer a la Iglesia naciente, referente al Verbo, u n a sencilla palabra que por sí sola fuese suficiente para alimentar la mente de todo el género humano hasta el fin del mundo... La explicación de la dulzura y de la suavidad de estos latidos divinos y el amor inmenso del Corazón Sagrado del Hombre-Dios, la Providencia se reservó manifestarla en los tiempos modernos, para reavivar la llama de la caridad que se iba enfriando en el mundo enfermizo y envejecido". La Iglesia siempre se nutrió de la palabra del discípulo predilecto: "Dios es caridad"; las almas nunca desatendieron el llamamiento del Maestro: "Venid a mí todos los fatigados y oprimidos y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y alistaos en mi escuela, pues soy suave y humilde de Corazón", y en este Corazón abierto por la lanza, bebieron copiosamente la sangre que nos rescata y el agua que nos vivifica. Pero llegó la hora y el Señor, en su Sabiduría misericordiosa, quiso recordar al mundo cuánto nos ama. Francia estaba en el período ideal del siglo de Luis XIV cuando parecía que todas las glorias se habían dado cita alrededor del más grande de sus reyes. Por desgracia en esos mismos días nacía el jansenismo que iba a - negar el amor en Dios y a agostarle en el corazón de los hombres. Con u n a tenacidad pérfida, esta "herejía desleal" se iba a empeñar en alejar de la Eucaristía a los fieles, en hacerlos ver en Dios a un juez inexorable y taimado, y así lograría arrancar fácilmente de nuestros corazones el amor para dejarles únicamente el temor servil o exponerlos al desaliento y al pecado.

LAS CONFIDENTES DEL SAGRADO CORAZÓN. — En otro tiempo Nuestro Señor escogió para anunciar la Buena Nueva, no a los ricos y poderosos según el mundo, sino a humildes y oscuros pescadores de Galilea; de igual modo, para esta nueva revelación de su amor eterno, escogió una humilde religiosa del monasterio de la Visitación de Paray-le-Monial, en Francia, Margarita María de Alacoque. Pero no es esta la primera confidente del divino Maestro ni la devoción al Sagrado Corazón de Jesús nació en la Visitación. Santa Gertrudis, al fin del siglo XII, tuvo por misión " revelar el oficio y la acción del Corazón divino en la economía de la gloria divina y de la santificación de las almas " San Francisco de Asís, San Buenaventura, el Beato Enrique Suso amaron con ternura a este "Corazón que tanto amó a los hombres " y Santa Catalina de Sena recibió muchas veces la gracia de contemplar aquella herida. Al comenzar el siglo XVII San Juan Eudes fué, como vimos y a el 19 de agosto, "el padre, el doctor, y el apóstol"  del culto del Sagrado Corazón.

LA VOCACIÓN DE SANTA MARGARITA MARÍA. — Santa Margarita María fué empero "el instrumento escogido por Dios para perfeccionar y puntualizar la devoción en su espíritu y en sus prácticas y para imprimirla un movimiento de extensión universal". Y si hasta entonces los devotos del Sagrado Corazón le habían tributado principalmente un culto de adoración y de acción de gracias, Jesús pidió a la Santa Visitandina que en lo sucesivo ese culto a su Corazón fuese sobre todo un culto de reparación por los ultrajes que recibe de parte del mundo, que no quiere saber nada del Amor infinito. Santa Margarita María deseó padecimientos, humillaciones, desprecios, como los quieren todas las almas llamadas aun apostolado fe cundo en la Iglesia y aun a vida de reparación y de expiación. Dios oyó su oración: tentaciones? del demonio, asperezas de muchos miembros de su familia, sospechas de parte de sus Hermanas, padecimientos físicos que Dios mismo la mandaba; todo lo aceptó con grandísima paciencia y caridad para conseguir el triunfo y el reinado del Sagrado Corazón: "Con tal que este Corazón esté contento, decía, que sea amado y glorificado, eso nos debe bastar". "En cuanto a los que se ocupan en darle a conocer y amar, ¡oh si pudiese y me fuese lícito expresar lo que se me ha dado a entender sobre la recompensa que recibirán de este Corazón adorable, vos diríais como yo, que son dichosos los que se emplean en ejecutar sus designios. Este Divino Corazón se convertirá en asilo y puerto seguro, a la hora de la muerte, de todos los que le hayan honrado durante su vida y los defenderá y protegerá Después de tanto trabajar y sufrir, "sólo sentía necesidad de Dios y de abismarse en el Corazón de Jesucristo", y, al expirar el 17 de octubre de 1690, el médico declaró "que no le cabía la menor duda de que había muerto únicamente de amor de Dios"

VIDA. —Margarita María Alacoque nació el 22 de julio de 1647, en Lautecour, pueblo de la diócesis de Autún. Desde la infancia dió muestras de su futura santidad. Abrasada de amor por la Santísima Virgen y el Sacramento de la Eucaristía, consagró a Dios su virginidad, no buscando en este voto más que amoldar mejor su vida a las virtudes cristianas. Sus delicias eran la oración prolongada, la contemplación de las cosas celestiales, el desprecio de sí misma, la paciencia en las adversidades, la mortificación del cuerpo, la caridad con el prójimo y sobre todo con los pobres. A los 24 años entró en la Visitación de Paray-leMonial. Dios la honró con un don elevadísimo de oración y con muchas visiones. En la más célebre de todas, mientras oraba ante la Eucaristía, Jesús se apareció a su vista y la enseñó, en su pecho abierto, su divino Corazón consumido por llamas y rodeado de espinas. Jesús la pidió entonces que, para corresponder a este amor y reparar las injurias de la ingratitud de los hombres, trabajase por introducir el culto del Sagrado Corazón, y la prometió derramar generosamente las riquezas de los tesoros celestiales. Para realizar esta gran obra, la dió por ayuda y maestro a Un hombre de elevadísima santidad, Claudio de la Colombiére, que la animó manifestándola el bien inmenso que se haría en la Iglesia por medio del culto al divino Corazón. Muchos trabajos y muchas penas la costó, de parte de los que la creían víctima de las ilusiones, su decisión de obedecer a las órdenes del Salvador. Todo lo aguantó con ecuanimidad, pensando que por los oprobios y los dolores se convertiría en hostia agradable a Dios y recibiría mayores auxilios para cumplir su propósito. Los vería en parte realizados antes de morir a los 43 años de edad el 17 de octubre de 1690. La Iglesia reconoció sus milagros y su santidad, y Benedicto XV la inscribió en el número de los Santos en 1920 y extendió su fiesta a la Iglesia universal.

FELICITACIONES DE UN CUMPLEAÑOS. — A las novicias que deseaban felicitarte y agasajarte en tu cumpleaños, las diste el 20 de julio de 1685 el consejo de que hiciesen al Corazón divino los honores que a ti te querían tributar. Eso sería dijiste, "el mejor modo de demostrarte el amor que sentían por ti". Todas compitieron en celo por darte este gusto, y en la mañana de tu cumpleaños, rodeada de tus jóvenes discípulas, te consagraste al Sagrado Corazón "con el ardor de un serafín". Luego, siguiendo tu ejemplo y a invitación tuya, todas pronunciaron su acto de consagración. Era el primer acto de culto exterior que el divino Corazón recibía en el Monasterio de Paray-le-Monial. Necesitaste, es verdad, largas y dolorosas pruebas para llegar a este pequeño triunfo. Pero ¡qué pagada quedaste aquel día! La Iglesia iba a responder pronto al deseo de Nuestro Señor Jesucristo, instituyendo la fiesta del Sagrado Corazón, y los peregrinos, cada vez más  numerosos, afluirían a la modesta capilla donde recibiste las confidencias del divino Maestro.


CONSAGRACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN. — Tampoco nosotros te podemos d a r hoy mayor alegría que la de renovar nuestra consagración al Sagrado Corazón de Jesús. Te pedimos con insistencia que nos concedas el poder acercarnos a El, presentarnos ante El, entrarnos en El. Acuérdate que te constituyó heredera de su Corazón y de todos sus tesoros en el tiempo y en la eternidad, dándote libertad para usar de ellos cómo quisieras. "Te los ofrezco, te dijo, dispón de ellos a tu gusto. No seas mezquina, pues son infinitos". Pide a Jesús que se acuerde, según lo prometió, de los que confían en tus oraciones y que nos haga participantes de sus riquezas. Pero, "como la entrada de su Corazón es muy estrecha y se necesita ser pequeño y despojarse de todo para poder entrar en El " alcánzanos "ese desasimiento de las vanidades del mundo y esa humildad tan profunda que te infundía un gran desprecio de ti misma, a la vez que te ganaba las complacencias divinas, a fin de que, "por tus méritos y a ejemplo tuyo, amándole en todo y sobre todo, merezcamos tener en el mismo Corazón, una mansión permanente "