utfidelesinveniatur

martes, 18 de octubre de 2016

EL MANUSCRITO DEL PURGATORIO

(AÑO 1883)



1883. - Un año más en la eternidad!. Así pasa todo, unos después de otros. Los días se suceden hasta aquellos que ponen término a la breve vida terrena y dan inicio a la larga vida de la eternidad!. Emplea bien cada uno de tus instantes. Cualquiera de ellos puede hacerte merecer el Paraíso y evitar el Purgatorio. Cada una de tus acciones, realizadas bajo la mirada de Jesús, te dará un grado de gloria más para el Cielo y, al mismo tiempo, un grado de amor por Jesús igualmente más grande. Cada uno de tales actos de vida perfecta forma una cadena de amor que liga al alma siempre más a Quien ella ama. Cuando es formado el último anillo, entonces Jesús rompe las débiles ligaduras que detienen el alma llena de méritos todavía en el cuerpo al que estaba unida en la tierra. Así libera, Él la une a sí todavía más estrechamente y por siempre a sí aunque más estrechamente y para siempre en la bendita eternidad. Comprenderás (también) que una vida, de los que cada instante es por Jesús, es placentera, no obstante las amarguras pasajeras de que pueden estar sembradas?

Si algunos minutos de conversación de un alma santa con Jesús pueden llevarla al éxtasis y hacerla olvidar todas las penas pasadas, qué será la unión eterna?. Oh!, si lo supieras, si pudieras comprenderlo, como trabajarías sin reposo en tu perfección, tú a quien Jesús provee todos los medios posibles para llegar!. Oh! si nosotras tuviéramos solamente cinco minutos del tiempo que tu pierdes en volver sobre ti misma en averiguar si cuanto te digo es verdadero o falso, que cosas no haríamos por el que deseamos con tanto ardor!, Es el demonio que a veces te ciega y hace que no prestes atención a lo que te digo. El demonio bien prevé cuáles son las consecuencias de no saber. Descubre sus intrigas, entra con intrepidez a la obra, santifícate, y que este año sea el inicio de esta vida perfecta que Jesús espera de ti, desde hace largo tiempo!. Al principio de este año, toma como práctica no proferir ninguna palabra inútil. No expreses tu parecer en presencia de cualquiera, excepto que estés obligada; también en cuanto a las cosas útiles, habla poco. Así también, no levantes nunca los ojos por curiosidad. Que cada mañana Jesús sea tu primera mirada, el primer pensamiento, la primera palabra, y sea esta una palabra de arrepentimiento y de amor.! Al pie del tabernáculo, coloca tu corazón en el de Jesús para toda la jornada y conversa con Él hasta la noche. En la noche, lamenta tus faltas de nuevo a sus pies, dale gracias por los favores. Tú sabes lo que te he dicho al respecto. Sé muy fiel a estas prácticas, Jesús desea de ti una gran pureza de intención, un amor sin límites. No te perdones nada. Entre más un alma se sacrifica, es más feliz. Amor con amor se paga, es verdad, pero se paga otras veces con el arrepentimiento, la renuncia y el darse a sí. Sacrifícate, siempre, y dónate para siempre.

El sufrimiento precede siempre al amor. Hay un grado de amor que sólo los que tienen mucho sufrimiento lo alcanzan. Intento referirme sobre todo a los sufrimientos morales. El más grande sufrimiento que puede experimentar un alma que ama verdaderamente a Jesús es el de no amarlo cuanto ella desea. Oh!. Cuánto te ama Jesús, no obstante tus miserias y frialdades!. Considera como, mediante su gracia, te atrae con bondad; mediante los sufrimientos, la prueba te separa(de todo) y, mediante el amor, deseas unirte a él tan íntimamente que seas, por asís decir, otro Jesús. Madre O. se encuentra en la profundidad del Purgatorio. Las almas religiosas, los sacerdotes y las personas que han estado colmadas de gracias tienen que pagar en un Purgatorio terrible, habiendo abusado de los medios, que el buen Dios puso a su disposición.

MAYO. -RETIRO 1883. El buen Dios tiene no pocos medio para conseguir sus fines, cuando quiere alguna cosa particular de un alma. Lo que Dios guarda está bien guardado. El lo manifiesta cuando Él quiere. Sobre todo para ti el buen Jesús, desde toda la eternidad, ha tenido la intención de santificar y de preparar la persona de quien te hablo. Se santificará la una por medio de la otra. El buen Dios te ama, tú lo amas. Necesitas que tu unión venga a ser más estrecha en este Retiro, que tu amor se acreciente, que tu voluntad sea una con la de Jesús, y sus intereses sean los tuyos.! Por qué afanarte tanto respecto a tu Padre!. Todo lo que hace el buen Dios es cosa buena. Quizás no te lo ha predispuesto Él y no es Él el que te lo regala? Por qué te lo vuelve a quitar? Los  designios del buen Dios son inescrutables. Cuando Él quiere un alma toda suya, qué cosa no hará para unirla a sí? Cuantos medios ignorados por nosotros tiene en su poder. Por tanto ten plena confianza en tu Jesús. No desconfíes de su bondad. Entre más buena seas, más buscarás serle agradable en todo, más igualmente Él será generoso contigo. Este retiro debe ser el inicio de la gran perfección, a la que Jesús te llama desde hace tanto tiempo. Jesús espera mucho de ti en este Retiro. El te ha concedido una nueva gracia muy preciosa. Qué más necesitas? En cambio dónate enteramente a Él: que Él sea el Dueño de tu alma. Examina con gran diligencia tu interior. Trata siempre de corazón a corazón con Jesús. Que no haya una palabra, un pensamiento, un deseo salido de ti que no sea conforme a su adorable voluntad. Si supieras que unión quiere contraer Jesús con tu alma, como obstaculizar sus designios, como oponer resistencia como haces a menudo!. Lo comprenderás de una buena vez? Esta gran perfección te produce miedo; tú temes la ilusión. Pero, con Jesús qué cosa has de temer. Él es tu Padre, tu Amigo, tu Esposo, tu Todo. No tiene quizás Él el derecho de exigir de un alma lo que quiera sin decirle el por qué? Él es el gran Dueño, el Señor de todo; Por qué querer con tu visión estrecha investigar su obra? Adora sus designios y obedece ciegamente. Eso es lo que Él pide de ti; por tanto, ponte, de todo corazón a trabajar seriamente en tu santificación. Crece en amor, en ternura por Jesús. Consuélalo, compénsalo por todas las injurias que recibe en el mundo. Ama por los que no aman, repara por los que lo ultrajan; pídele perdón por lo que no lo piensan. Esto espera Jesús de ti. se lo negarás?

20 MAYO. Jesús te demuestra que te ama; en cambio igualmente, Él quiere experimentar tu amor. Conoces bien lo que de ti pide desde hace tan largo tiempo; no tienes que dudar más. Dónate totalmente. Piérdete en Él; no retractes nunca el don hecho a Él de ti misma. En la tierra uno hace a su modo, pero en el otro mundo el buen Dios dispondrá de nosotros como a Él le plazca!. Hay pocos verdaderos amigos en la tierra!: Con frecuencia se ama por capricho, por interés. Una leve contrariedad, una palabra, una falta de cuidado a veces desune amigos que parecían inseparables. Esto es, porque Dios no posee bastante bien su corazón; en verdad, sólo el corazón en que sobreabunda el amor de Jesús, puede dar de su plenitud a los amigos. Cada amistad, no fundada de tal modo en Dios, es falsa, no es durable. Pero cuando Jesús posee un corazón, este corazón puede amar y hacer bien a los amigos, porque está en eso la fuente de la amistad pura y sin confusión. Esto es un pequeño reflejo de la amistad del Cielo. Todo el resto es afecto natural y nada más. Ten siempre la mirada más allá de la tierra. No busques nunca la estima ni la amistad de nadie. Sólo Jesús es tuyo y te quiere igualmente tuya para siempre. No sería demasiado ser para Él con todo el corazón. Ama. pero a Él solamente.

JUNIO 1883. -Y bien, estás contenta? Me crees ahora? Te perdono todo lo que has pensado de mí en estos días pasados. En iguales circunstancias no podía ser de otra manera; en esto no has pecado. Admírate de la bondad de Jesús. Después de haber dejado actuar al demonio, que tanto te ha hecho sufrir. al fin lo ha derribado y se ha cumplido su santa voluntad; esto era lo que Él esperaba. Oh! cuando el buen Dios tiene designios particulares sobre ciertas almas, ellos no se realizan sin muchos sufrimientos; lo has experimentado otra vez, no es verdad?. Pero no estás sola. M.L. no se desanima nunca!. Podrá tener momentos de disgusto, de cansancio, pero él tiene el tabernáculo; allí descubre su alma delante de Jesús y pide con una gran fe sus luces, a fin de ser el mismo la luz de las almas que le son confiadas. Jesús lo ama y se lo hará experimentar. Al contrario, nunca podrá hacer él demasiado por un Dios tan amable!.

JUNIO 1883.- No es verdad que perdura todavía tu alegría por haber finalmente hallado un Padre?. Atiende a todo lo que te dirá: Harás una cosa muy agradable al buen Dios. Esta es otra gracia, aprovéchala con humildad. Es una fortuna muy grande para un alma encontrar otra que la comprenda y esto sucede muy raramente en la tierra!. . Jesús encuentra tan pocas almas generosas en este mundo, son tan pocas las que lo aman. aún entre los sacerdotes!. Él, el buen Maestro espera mucho de tu Padre.! Oh!. Qué grande es el Sacerdote!. Qué sublime misión es la suya!. Pero ay de mí!. Actualmente que pocos hay que lo comprendan!.

28 AGOSTO 1883.- Fiesta de San Agustín. Hasta ahora no has rezado nunca como Jesús deseaba!. Tú no prestas suficiente atención a todas sus inspiraciones!. Demasiado frecuente pierdes aún de vista su santa presencia, razón por la cual no progresas en la perfección, como Él espera de ti. Examina, siempre, con empeño tu interior. Desde hace tiempo te lo vengo diciendo de parte suya!.

+++

29 AGOSTO. RETIRO. - Son ya tantos años los que hace que el buen Dios te está detrás. Con un pretexto o con otro tú pones oídos de comerciante; pero es tiempo de ahora en delante de prestar atención a todo lo que te he dicho. Aprovecha estos santos días de Retiro y pon en práctica cuanto has escrito. Considera hasta que punto estás (en unión) con Jesús, Él es tan bueno y tan paciente contigo. Piensa que un buen día Él puede cansarse de ti, viendo que haces tan poco caso de las gracias espirituales que te ha concedido y de aquellas que te reserva para el futuro. Demuestra, también, a tu Jesús que lo amas y dónale toda entera tu voluntad. Basta de dudas. Dile que haga de ti todo lo que Él quiera, pero que sea dicho desde el fondo del corazón. La santidad es menos difícil de lo que crees. Sufrirás más al resistir, lucharás todos los días contra el buen Dios que te atrae, más de lo que sufrirías después de darte a Él sin reserva y para siempre. Cuando te de la noche.- Habitúate a hablar con Nuestro Señor como con el amigo más afectuoso y más sincero. No hagas y no digas nada sin consultarlo. Ya desde hace muchos años te he estado diciendo esto. Yo también te lo he dicho muchas veces; hoy te lo repito nuevamente. El buen Dios desea que pongas atención y sobre todo que lo pongas en práctica.

La mirada del alma siempre fija en Jesús, para cumplir sus más pequeños deseos, este lenguaje divino que Él quiere usar contigo no te turbará ni te impedirá atender las ocupaciones externas. Al contrario, si el interior no está tranquilo es imposible que lo esté el exterior. Las pasiones interiores se reflejan siempre en lo externo y el alma que vigila con gran empeño su interior, es también dueña de su exterior. Eso es lo que Jesús pide de ti: una vida de fe y de unión incesante con Él, una vida humilde, escondida, conocida de Él sólo. Que sea Él todo para ti, Jesús!. Considera todo lo que te sucede como otros medios de los que Él se vale para unirte más a Él, para realizar los designios que tiene sobre ti. No interpongas obstáculos, sé generosa. A ti no te falta ni la energía ni el corazón; comienza, por tanto, la vida de renuncia, de sacrificio y sobre todo de amor que Jesús quiere absolutamente de ti. En ella solamente encontrarás la calma y la paz que Él te ofrece desde hace tantos años!. La santa voluntad del buen Dios sea el fundamento de todo lo que has de hacer o de sufrir. Jesús espera mucho de ti, muchos sufrimientos corporales y espirituales y también mucho amor. No se puede amar sin que la naturaleza sufra, lo sabes bien; lo has experimentado en el pasado.

Prepárate para el futuro. El buen Dios te ha dado todo lo que necesitas para sentir el sufrimiento más que a ningún otro. Esta es una misericordia y una gracia más. Dónde hay que hacer grandes sacrificios, allí se adquieren méritos. Te ruego no oponer más resistencia a los designios que el buen Jesús tiene sobre ti; no pidas otra prueba, ya has tenido suficiente. Otras veces siente muy interiormente que Jesús te quiere toda suya. Considera atentamente tales cosas al pie del tabernáculo; ve lo que debes hacer y no dudes más. Cuántas gracias te esperan, si quieres, gracias para ti ante todo y también para otras almas. Un día responderás todo esto. Sé toda de tu Jesús. No pongas más atención a lo que se pueda decir de ti; el demonio lo provoca para detenerte en el camino y Jesús lo permite para separarte de todo lo que te rodea. Tiende siempre a tu fin: realiza todos los deberes, haz cada acción para complacer a Jesús. Eso es todo para ti, el resto no es más que accesorio. Sé muy generosa; dale en todo la primacía a Jesús. Con frecuencia piensa en esto: si quieres que tus acciones sean agradables a Jesús, necesitas que en cada una de ellas haya siempre un pequeño sacrificio, cualquier cosa que cueste; si esto no se da el mérito. No es difícil, sobre todo para ti, dar a Jesús tal satisfacción. Por tanto, no creas más que cuando una cosa te cuesta mucho, no hay en ella algún mérito, todo lo contrario: con tal que lo sepa sólo Jesús y tú.


Pregunta cada noche si el buen Dios está contento de ti y te lo dirá. Has sufrido no poco, sufrirás todavía mucho; pero en cambio, qué bueno ha sido Jesús contigo y cuánto lo será de igual modo en el futuro!