utfidelesinveniatur

martes, 20 de septiembre de 2016

LOS MARTIRES MEXICANOS

1º P. José Trinidad Rangel,
 2º
R. P. Andrés Solá, C. M. F.
Leonardo Pérez Larios.
Francisco Indart.
Una Misma Sangre, un Mismo Ideal


La sangre humana ha sido tenida desde la antigüedad, y en el mismo pueblo de Israel, como el asiento principal del alma. Y cierto, el alma es la que da la vida al compuesto humano, su principio vital, y lo hace por medio de la sangre para el cuerpo. Derramar su sangre por una causa, es entregarle toda su alma, todo su amor. Cuando los mártires desean dar su sangre por Jesucristo, quieren expresar con ello que lo aman hasta darle su misma vida. Por eso, el martirio es el mayor acto de amor hacia Dios, que puede ofrecer una criatura a su Creador. Juntar su sangre en un mismo sacrificio con la de otro u otros, es signo evidente de que todos los que lo hacen, tienen un mismo ideal, la misma aspiración.

En México, desde que los hijos de España vinieron a civilizarnos y evangelizarnos, supieron infundir en los convertidos el mismo ideal cristiano que anima a todos los españoles dignos de ese nombre, y que ha forjado la gloriosa historia de aquella nación, desde la conversión de Recaredo su rey: el amor y vasallaje a Jesucristo, Rey inmortal de la gloria. Desde los principios del siglo diecisiete, en que ya los misioneros españoles: franciscanos, dominicos, agustinos y jesuitas, habían convertido a la fe a una gran parte de nuestro pueblo, el ideal cristiano del alma española había pasado a ser el mismo ideal de nuestros indios, y más especialmente de los criollos y mestizos de las dos razas unidas, que iban formando nuestra nueva nacionalidad. La aparición de la Virgen Sma. de Guadalupe, había ayudado sobremanera a la infusión de ese ideal en nuestro pueblo. México bajo la protección de María, por obra de los españoles, había salido en su mayor parte del abismo de tinieblas en que viviera tantos siglos. México era una nueva nación cristiana, que surgía. Unida, por una misma sangre, por un mismo nombre, la Nueva España a la vieja España, tenían entre sí, un vínculo aún mayor y más honroso, el de la misma fe y el mismo vasallaje a Jesucristo. Hay un episodio en nuestra historia, que sella gloriosamente con los fulgores del martirio, esta unión de mexicanos y españoles en un mismo sacrificio. Episodio que la incuria del tiempo y de los hombres, ha casi esfumado entre las brumas del pasado de nuestra patria. Me refiero a la terrible tragedia de la sublevación de los tepehuanes del norte de nuestra patria, cuya memoria he pretendido renovar en un libro que escribí hace apenas dos años con el título de sangre en los Tepehuanes. . . En esa tragedia, suscitada por la evidente acción del demonio, amo y señor durante siglos de nuestros pobres indios, seis jesuitas españoles y dos mexicanos, un fraile dominico español, un fraile franciscano, doscientos colonos españoles y doscientos indios mexicanos, tarascos y tepehuanes, fueron martirizados juntamente. Así, la sangre española mezclada con la criolla y la indígena corrieron juntas al mismo tiempo, en los principios de nuestra nación, en un gran holocausto por el mismo ideal, el más noble de todos por cierto, por amor a Jesucristo Rey, el vencedor de Satán.

Fueron necesarias las torpezas a que la impiedad de la conjuración anticristiana, que comenzaba sus fechorías a fines del siglo XVIII, llevó a los gobernantes españoles, para que el amor a la Madre Patria se entibiara entre nosotros, y se favoreciera así la acción disolvente, de la misma conjuración. Nuestra guerra de Independencia, bien lo sabemos, se hizo al grito de "¡Muera el mal gobierno!": el Gobierno de España dominado entonces pollas Logias Masónicas, enemigas de Jesucristo. Cuando las pasiones excitadas en aquellos días del principio del siglo XIX se fueron calmando un poco por el frío de los años, el amor a España surgía entre nosotros, intermitente, entre fervores de gratos recuerdos y frialdades, ocasionadas por la misma acción astuta y falaz de las Logias, promotoras de nuestras tristes revoluciones. Y si los Mártires de Cristo Rey de nuestros días dieron al mundo el espectáculo grandioso de su valor, es porque en las venas de estos mexicanos, corre la misma sangre de los hidalgos españoles, ennoblecida y purificada en cada nueva generación, por las aguas del bautismo. No se me diga que también por las venas de los verdugos de los mártires corría la misma sangre. Pero qué, ¿no sabemos que uno de los misterios de la libertad humana, es que se encuentre muchas veces en el seno de una familia honorable y dignísima, al hijo renegado, al mala cabeza, que con sus vicios y locuras la deshonra? ¿No sabemos que en el mismo Colegio Apostólico un traidor, Judas, hace brillar más, por el contraste, la fidelidad y santidad de los restantes apóstoles? El gran poeta Camoens, decía al hablar de los grandes héroes portugueses, y de los canallas de la misma nación: "que es fuerza que aun entre los portugueses, haya traidores".

Los verdugos de los cristeros mexicanos, representan en nuestra historia el abominable papel de los traidores a la hispanidad, a la raza de los hidalgos. Naturalmente que no hablo de los "infelices juanes", de los pobres indios soldados, engañados y obligados por la disciplina militar a ejecutar y ¡con qué repugnancia manifiesta! las órdenes de los jefes conjurados contra Cristo y su Iglesia. Estos, los conspiradores, como era de esperarse, comenzaron a ejercer su saña diabólica contra los sacerdotes españoles sucesores de los Fray Martín de Valencia, los Pedro de Gante, los Motolinía, los Garcés y los Zumárraga Y así nuevamente, nuestra patriaren pleno siglo XX, volvió a ser regada, en honor de Jesucristo, por sangre de españoles y de mexicanos, como en los comienzos de nuestra vida civilizada. Copio de un periódico de aquellos días de tribulación, el siguiente suelto: "Por la noche, en los momentos en que en sus respectivas iglesias, varios religiosos y sacerdotes españoles: Carmelitas, del Corazón de María, Redentoristas, y Misioneros diocesanos se entregaban a sus ministerios, se presentaron en las iglesias, los enviados de la Secretaría de Gobernación, y sin llevar siquiera una orden escrita de la autoridad judicial, ni de ninguna otra, sacaron de los confesionarios a los sacerdotes, y tal como estaban, sin darles tiempo para sacar de sus casas ni un libro, ni un papel, ni siquiera su sombrero, tal como estaban los llevaron a los inmundos sótanos de la Inspección de Policía, en calidad de prisioneros, y pocas horas después, a la hora de la salida del ferrocarril para Veracruz, los llevaron a la estación y los embarcaron, con centinelas de vista para dicho puerto, en donde se preparaba un navío para salir para España. Allí los hicieron por fuerza subir al vapor y sin pagar más que su pasaje de tercera, hasta La Habana, y sin que los infelices sacerdotes, tuvieran lo más indispensable para el viaje, obligaron al capitán del barco a que zarpase y saliera para España". En abril de 1926 decía Excélsior: "ya van expulsados de esta manera más de doscientos sacerdotes". "Segunda edición corregida y aumentada de la expulsión de los Jesuitas por los iluminados Aranda, Pombal y compañeros".

Algunos de dichos sacerdotes lograron burlar la vigilancia y pesquisas de los esbirros. Entre ellos el padre Andrés Solá, Misionero del Corazón de María. No; él no quería abandonar en tan críticas circunstancias a sus queridos mexicanos. Joven y valiente, toda su vida había suspirado por dar su sangre por Cristo. Así lo atestigua una carta que poseemos, dirigida a un compañero suyo de estudios y Congregación: "No recuerdo si le diría a V. R. cuando estábamos en el Colegio, que tenía gran deseo de ser martirizado. ¡Quién sabe si ahora el Señor me concederá esta gracia! Si así fuera, ¡que acepte mi sangre por el triunfo de la Iglesia en México!". Por un año, pudo en aquellas nuevas Catacumbas, a que se había reducido la Iglesia mexicana, ejercer su ministerio con los fieles, los enfermos, los niños, sin que lograran echarle el guante los esbirros del Gobierno. Pero al fin, el Señor le concedió la gracia, que tanto pedía. Una mañana, el 23 de abril de 1927, cuando más quitado de la pena se encontraba en la casita de León, Guanajuato, en donde había establecido su cuartel general de misionero, sin que lo conocieran más que los fieles, entraron de improviso los soldados. Encontráronle al salir del baño: y en su oratorio particular a un joven seglar, D. Leonardo Pérez Larios, que oraba ante el Santísimo Sacramento. Aprehendidos, fueron llevados inmediatamente aquella misma noche hasta la ciudad de Silao, donde se encontraba el cuartel del general Amarillas, jefe de armas en aquella región. Sin oír éste defensa alguna, ni el alegato del P. Solá, para que dejaran en libertad al joven Pérez Larios, pues no era sacerdote, el verdugo dio órdenes de que se les fusilara inmediatamente, uniendo a ellos al Pbro. José Trinidad Rangel, vicario de la Parroquia de Silao, que había caído también entre sus garras.

La mañana del 24 de abril de 1927, al ruido de una descarga, cayeron por tierra sonrientes y con la plegaria en los labios, por la salvación de México, los tres mártires; y la sangre de aquel sacerdote español y de los dos mexicanos, el sacerdote y el seglar, unida en el sacrificio, fue el holocausto supremo de la hispanidad a Cristo Rey.

Pero el P. Solá no había muerto como sus dos compañeros. Tendido junto a la vía del ferrocarril en un charco de chapopote, se desangraba poco a poco. El sol de la mañana vino a aumentar sus dolores, calentando la tierra y el chapopote, y produciéndole una sed espantosa, como la de su Señor y Rey en la Cruz.

— ¡Agua! ¡Agua! ¡Tengo sed! —exclamó.

Sólo el centinela, que habían dejado los esbirros para impedir que alguno se acercara a recoger los cadáveres, pudo oírle . . .
Pero el infeliz soldado no tenía agua que darle, y llena su alma amargada por el respeto al sacerdote, no quiso darle el tiro de gracia que había de terminar con sus sufrimientos. ¡Pobrecillo! El padre se moría entre angustias inmensas. . . ¡se moría!. . . y no había una gota de agua para calmar su sed. . .Entonces, tomando fuerzas de flaqueza, oyóle el centinela que decía:

— ¡Por México, Señor!... ¡por la salvación de México! Madre Santísima de Guadalupe... ¡salva a México!... ¡Viva... Viva Cristo Rey! Y comenzó a cantar:

¡Te Deum laudamus. . . Te Dominum confitemur . . .
¡Tu Rex gloriae Christe. . .!
¡Te martyrum candidatus laudat exercitus. . .!
¡In Te Domine speravi, non confundar in aeternum . . .

Y la muerte, con estas últimas palabras, cerró piadosa sus labios. Al lado de este insigne misionero español, figurará para siempre en los anales de nuestra ensangrentada y gloriosa historia, el nombre y el recuerdo de otro seglar español también que derramo su sangre generosa por la misma causa de Cristo Rey en que estábamos empeñados sus hermanos de sangre, de lengua y de ideales. Era D. Francisco Indart, español de nacimiento, caballero cristiano de alma templada y ardiente, dice la noticia que de él tengo. Heredero de la hidalguía española, pertenecía al ejército español, cuando surgió la malhadada guerra de Cuba, en la que España perdió el último girón de sus dominios en América, y don Francisco luchó en ella, como buen soldado español y con tal denuedo y bizarría que pronto fue ascendido al grado de teniente en el ejército.

Terminada la guerra, en que tan inútilmente se derramó la sangre de tantos hijos de España, pues ya estaba convenida de antemano en secretos conciliábulos la derrota final; don Francisco no quiso volver a España, deshonrada por sus malos hijos, y se vino a vivir a nuestra patria, en la ciudad de Colima, donde estableció una pequeña industria y donde pronto se hizo estimar por los colimenses, a causa de su honradez y virtudes cristianas. La conjuración anticristiana, que tantos males había ya causado en España y en toda Europa y América, renovó sus furores en México, y quiso dar el golpe de muerte a nuestra fe y nuestro amor a Jesucristo Rey; y don Francisco, unido de corazón a los católicos mexicanos, se alistó voluntariamente en la Liga Defensora de la Libertad Religiosa. Cuando el valiente joven mexicano Dionisio Eduardo Ochoa. inició en Colima la lucha cristera, conociendo bien a don Francisco, se dirigió a él pidiéndole su ayuda, éste se comprometió a suministrar pertrechos de guerra a los inermes soldados de Cristo Rey, diciendo a Ochoa: "Mire, joven, tratándose de esta causa tan digna, que es también mía, estamos dispuestos a trabajar. De mi persona y de mis hijos, disponga inmediatamente". Y en efecto durante casi un año, pudo ocultamente, ayudar con cuanto fuere necesario y pudiera tener a su disposición, a la causa cristera. Pero sospechándose sus actividades fue hecho prisionero, por los soldados callistas de Colima. Tenía cincuenta y cinco años de edad, y era un hombre fuerte y avezado a las peripecias de la guerra, y una noche logró burlar la vigilancia de los centinelas y huyó a la hacienda del Naranjo de las cercanías de Colima. Pero denunciado por algún traidor, volvió a caer en las garras de los enemigos de Cristo, y fue inmediatamente sentenciado, sin forma de proceso ni cosa semejante, a la pena capital.

Eran las cuatro de la tarde del 5 de junio de 1928, cuando puesto ya ante el pelotón encargado de fusilarlo, con toda la serenidad y valentía que siempre había mostrado, se dirigió a los soldados con las siguientes palabras, que la historia ha recogido con gratitud: "Sabed que la sangre que vais a derramar en estos momentos, es sangre española; pero gustoso la derramo por la santa causa de Jesucristo, mi Dios y mi Rey, y de Santa María de Guadalupe, y por el bien de mi patria chica, México. ¡Quiera el cielo aceptar mi sangre en expiación de los pecados que se están cometiendo en esta nación! ¡Ojalá que mi sangre fuese la última que se derramase por la santa causa de que vosotros blasfemáis! Mi sangre hablará a España mi patria, diciéndola: ¡Oh España, Patria mía! A ti me vuelvo en mis últimos momentos; la sangre que me diste la derramé por tu México, porque mis hijos que quedan huérfanos moran en él, y quise derramarla porque él tiene sed de justicia, y tú, como Madre mía que eres, ayudarás porque muy pronto queden aplastados los traidores. Reclama mi vida, mas no ante México, sino ante los malos mexicanos, traidores a su Dios a quien persiguen y a su patria a quien deshonran.

¡Viva Cristo Rey! ¡Viva Sta. María de Guadalupe! ¡Muera ante
Dios y los hombres el mal Gobierno de este país!".

Y una descarga espantosa terminó con su discurso y su vida. ¿Y España? ¡Ay pobre España! Ya entonces se estaban formando bajo su cielo los nubarrones de la misma tempestad que devastaba a nuestra patria.