utfidelesinveniatur

martes, 20 de septiembre de 2016

Ite Missa Est


20 de setiembre

San Eustaquio y sus compañeros, mártires.
(+ 118) 



El fortísimo mártir de Cristo san Eustaquio era patricio romano de ilustre linaje: llamábase Plácido antes del bautismo, y tenía el grado de oficial en el ejército del emperador. Habiendo hecho grandes servicios a Vespasiano y a su hijo Tito en las guerras contra los judíos, se retiró a Roma; y saliendo un día a caza, echó de ver un ciervo de extraña grandeza que se le puso delante y traía entre los cuernos un crucifijo rodeado de maravillosa claridad, y oyó una voz que le día: «Plácido, no quiero que me persigas: yo soy Jesús que morí por tu amor y ahora quiero salvarte.» Apease Plácido despavorido, y postrado en tierra adoró al Señor, el cual le mandó que fuese al presbítero de los cristianos y se bautizase con su mujer y sus hijos. Hízolo así, mudando el nombre de Plácido en el de Eustaquio y el de su mujer que se llamaba Taciana en el de Teopista, para que por estos nombres fuesen conocidos de los cristianos y no lo fuesen de los gentiles. Los dos hijos que tenía Eustaquio se llamaron Agapito y Teopisto. Mas habiendo mudado con los nombres las costumbres, y trocado las de la gentilidad, por las muy santas de la fe que habían abrazado, Eustaquio fué acusado de ser cristiano, y pendió el grado y la renta que era muy crecida y como de uno de los primeros oficiales del ejército. Entonces se ausentó a un lugar donde no fuese conocido, y se concertó con un labrador rico para cultivar una de sus haciendas, y en este oficio, andando tras los bueyes, gobernando el arado el que había gobernado un ejército, pasó tranquilamente quince años. En este tiempo sucedió Trajano en el imperio, y ofreciéndosele una guerra dificilísima contra los bárbaros de varias naciones que amenazaban caer sobre el imperio, acordándose del valor que había mostrado Plácido en la guerra contra los judíos, le mandó buscar, y le hizo general del ejército. Marchó pues contra. los enemigos con tan feliz suceso que alcanzó de ellos insigne victoria y mereció entrar en Roma con los honores del triunfo. Pasados los días del regocijo ordenó el emperador que se hiciese un solemne sacrificio de acción de gracias a los dioses. El santo general le dijo que lo haría en honra del verdadero Dios a quien se debía la felicidad de su campaña, y le declaró que era cristiano: por lo cual bramando de rabia el tirano, le condenó a las fieras, y para que la afrenta fuese tan grande como la honra pasada, mandó que le llevasen casi desnudo hasta el anfiteatro, y le arrojasen con su mujer y sus hijos a las fieras. Respetaron ellas a los santos, y les lamieron los pies sin hacerle daño alguno, por lo cual ordenó el bárbaro emperador que fuesen abrasados en unos bueyes de bronce, en cuyo espantable martirio entregaron su espíritu al Creador.

Reflexión: Ya lo ves: después del triunfo del martirio: esto es lo que sabe dar el mundo a los que le sirven, cuando, dejan de servirle por servir a Dios. Pero así alcanzó Eustaquio más ilustre victoria que la que había alcanzado de los bárbaros. Y ¿qué tenía que ver «1 triunfo con que fué recibido en Roma, con la gloria con que entró poco después en el reino de los cielos? Sirvamos pues fielmente a nuestro Señor, aun con desagrado del mundo, porque sólo Dios es santo y Señor nuestro, y fiel en sus promesas y magnífico en sus recompensas.


Oración:

¡Oh Dios! que nos haces la gracia de que celebremos el nacimiento para el cielo de tus bienaventurados mártires Eustaquio y sus compañeros, concédenos que logremos la dicha de gozar con ellos del júbilo v felicidad eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.