utfidelesinveniatur

jueves, 15 de septiembre de 2016

Ite Missa Est

LA FIESTA DE LOS DOLORES
DE LA SANTISIMA VIRGEN MARIA


LA NATIVIDAD Y LOS SIETE DOLORES. — Después de dedicar,": el último recuerdo a la infancia de María y cerrar esta alegre Octava de la Natividad, he aquí  que la Iglesia, sin transición, nos propone meditar hoy sobre los dolores que marcarán su vida... de Madre del Mesías y de Co-Reparadora del género humano. En los días de la Octava, no venía a la mente la idea del sufrimiento, ya que entonces considerábamos la gracia, la belleza de la niña que acababa de nacer; pero, si nos hicimos la pregunta: "¿Qué será esta niña?" al instante habremos comprendido que, antes de que todas las naciones la proclamasen un día bienaventurada, María tenia que padecer con su Hijo por la salvación del mundo.

EL SUFRIMIENTO DE MARÍA. — A través de la voz de la Liturgia, Ella misma nos invita a considerar su dolor: "Oh vosotros todos los que pasáis por el camino, mirad, ved y decid si hay dolor semejante a mi dolor... Dios me ha puesto y como fijado en la desolación. El dolor de la Santísima Virgen es obra de Dios; al predestinarla para ser la Madre de su Hijo, Dios la Unió indisolublemente a la persona, a la vida, a los misterios, al sufrimiento de Jesús, para ser en la obra de la redención su fiel cooperadora. Entre el Hijo y la Madre tenía que haber comunidad perfecta de sufrimiento. Cuando ve una madre padecer a su hijo, ella padece con él y siente de rechazo todo lo que él padece; lo que lo que Jesús padeció en su cuerpo, María lo padeció en su corazón, por los mismos fines y con la misma fe y el mismo amor. "El Padre y el Hijo en la eternidad participan  de la misma gloria, decía Bossuet; la Madre y el Hijo, en el tiempo participan de los mismos dolores. El Padre y el Hijo gozan de una misma fuente de felicidad; la Madre y el Hijo beben del mismo torrente de amargura. El Padre y el Hijo tienen un mismo trono; la Madre y el Hijo, una misma cruz. Si a golpes se destroza el cuerpo de Jesús, María siente todas las heridas; si se le taladra la cabeza a Jesús con espinas, María queda desgarrada con todas sus puntas; si se le ofrece hiél y vinagre, María bebe toda su amargura; si se extiende su cuerpo sobre una cruz, María sufre toda la violencia".

CONDOLENCIA. — A esta comunidad de sufrimientos entre el Hijo y la Madre, se la da el nombre de Condolencia. Condolencia es el eco fiel y la repercusión de la Pasión. Condolerse con alguno, es padecer con él, es sentir en el corazón, como si fuesen nuestras, sus penas, sus tristezas, sus dolores. De ese modo la Condolencia fué para la Santísima Virgen la participación perfecta en los dolores y en la Pasión de su Hijo y en las disposiciones que en su sacrificio le animaban.

POR QUÉ PADECE MARÍA. — Parecería que no debía haber padecido la Santísima Virgen, ya que fué concebida sin pecado y no conoció nunca el menor mal moral. El padecer tiene que ser un gran bien, porque Dios, que tanto ama a su Hijo, se le entregó como herencia; y como, después de su Hijo, a ninguna criatura ama Dios más que a la Santísima Virgen, quiso también darla a ella el dolor como el más rico presente. Además convenía que, por la unión que tenía con su Hijo, pasase Nuestra Señora, a semejanza de él, por la muerte y por el dolor. De alguna manera era eso necesario para que aprendiésemos nosotros, de uno y de otro, cómo debemos aceptar el dolor que Dios permite para nuestro mayor bien. María se ofreció libre y voluntariamente y unió su sacrificio y su obediencia al sacrificio y a la obediencia de Jesús, para así llevar con él todo el peso de la expiación que la justicia divina exigía. Hizo bastante más que compadecerse de todos los dolores ¿e su Hijo; tomó parte realmente en la pasión con todo su ser, con su corazón y con su alma, con amor ferventísimo y con tranquilidad sencilla; padeció en su corazón todo lo que Jesús podía padecer en su carne, y hasta hay teólogos que opinaron que Nuestra Señora sintió en su cuerpo los mismos dolores que su Hijo en el suyo; podemos creer, en efecto, que María tuvo ese privilegio con el que fueron distinguidos algunos Santos.

SU MARTIRIO VIENE DE JESÚS. — Mas para María el padecer no comenzó sólo en el Calvario. Su infancia certísimamente transcurrió tranquila y exenta de inquietudes. El dolor la llega con Jesús, "el niño molesto, como dice Bossuet; porque Jesús en cualquier sitio que se presenta, allí va con su cruz y con él van las espinas y a todos los que quiere bien los hace partícipes de ellas". "La causa de los dolores de María, dice Monseñor Gay, es Jesús. Todo cuanto padece proviene de Jesús, a Jesús se refiere y Jesús lo motiva" La solemnidad de hoy, que nos representa María principalmente en el Calvario nos recuerda en este sumo dolor los dolores conocidos o desconocidos que llenaron la vida de la Santísima Virgen. Si la Iglesia se resolvió por el número siete, ello obedece a que este número expresa siempre la idea de totalidad y de universalidad, ya que en los Responsorios de Maitines nos recuerda de modo especial los siete dolores que la causaron la profecía del anciano Simeón, la huida a Egipto, la perdición de Jesús en Jerusalén, el verle cargado con la cruz, la crucifixión, el descendimiento y el entierro de su divino Hijo: dolores que la hicieron con toda verdad Reina de los mártires.

REINA DE LOS MÁRTIRES. — Con este bello título, en efecto, la saluda la Iglesia en las Letanías: "Que haya sufrido de veras, dice San Pascasio Radberto, nos lo asegura Simeón al decir: Una espada traspasará tu alma. De donde se infiere con evidencia que supera a todos los mártires. Los otros mártires padecieron por Cristo en su carne; con todo, no pudieron padecer en el alma, porque ésta es inmortal. Pero, como ella padeció en esta parte de sí misma que es impasible, porque su carne, si así se puede decir, padeció espiritualmente por la espada de la Pasión de Cristo, la Santísima Madre de Dios fué más que mártir. Porque amó más que nadie, por eso padeció más que nadie también, hasta tal punto que la violencia del dolor traspasó y dominó su alma en prueba de su inefable amor, porque sufrió en su alma, por eso fué más que mártir, ya que su amor, más fuerte que la muerte, hizo suya la muerte de Cristo".

SU AMOR, CAUSA DE SU DOLOR. — Y efectivamente, para entender la extensión y la intensidad del dolor de la Santísima Virgen, habría que comprender lo que fué su amor para con Jesús. Este amor es muy distinto del amor de los demás santos y mártires. Cuando estos sufren por Cristo, su amor suaviza sus tormentos y a veces h a s t a se los hace olvidar. En María no ocurrió nada de eso: su amor aumenta su padecer: "La naturaleza y la gracia, dice Bossuet, concurren a la vez p a r a hacer en el corazón de María sentimiento más hondo. Nada existe tan fuerte ni t a n impetuoso como el amor que la naturaleza d a hacia un hijo y la gracia da para un Dios. Estos dos amores son dos abismos, cuyo fondo no puede penetrarse, como tampoco comprenderse toda su extensión...".

EL DOLOR Y LA ALEGRÍA DE MARÍA. — Pero si el amor es causa del dolor en María, también es causa de gozo. María sufrió siempre con tranquilidad inalterable y con gran fortaleza de alma. Sabía mejor que San Pablo, que nada, ni la muerte siquiera, sería capaz de separarla del amor de su Hijo y su Dios. San Pío X escribía "que en la hora suprema, se vió a la Virgen de: pie, junto a la cruz, embargada sin duda por; el horror del espectáculo, pero feliz y contenta de ver a su Hijo inmolarse por la salvación del ¿género humano". Y sobrepasando a San Pablo, nada en un mar de alegría en medio de su inconmensurable dolor. En Nuestra Señora, como en Jesucristo, salvas todas las diferencias, la alegría más honda va junta con el dolor más profundo que una criatura pueda soportar aquí, abajo. Ama a Dios y la voluntad divina más que a nadie de este mundo, y sabe que en el Calvario se cumple la divina voluntad; sabe que la muerte de su Hijo da a la justicia de Dios el precio que exige para la redención de los hombres, que desde ese momento la son confiados como hijos suyos y a los que amará y ya ama como amó a Jesús.

AGRADECIMIENTO A MARÍA. — "Como todo el mundo es deudor de Dios Nuestro Señor, decía San Alberto Magno, así lo es de Nuestra Señora por razón de la parte que ella tuvo en la Redención". Hoy reparamos mejor, oh María, en lo que has hecho por nosotros y lo que te debemos. Te quejaste de que "mirando a los hombres y buscando quien se acordase de tu dolor y se compadeciese de ti, encontraste poquísimos. No aumentaremos el número de tus hijos ingratos; por eso, nos unimos a la Iglesia para rememorar tus sufrimientos y decirte cuánta es nuestra gratitud. Sabemos, oh Reina de los mártires, que una espada de dolor atravesó tu alma, y que 'únicamente el espíritu de vida y de toda consolación pudo sostenerte y darte ánimos cuando moría tu Hijo. Y sobre todo sabemos que, si fuiste al Calvario, si toda tu vida, de igual modo que la de Jesús, fué un prolongado martirio, es que hubiste de desempeñar cerca de nuestro Redentor y en unión con él el papel que nuestra primera madre Eva había desempeñado cerca de Adán y juntamente con él en nuestra caída. Verdaderamente nos has rescatado con Jesús; con él y en dependencia de él nos has ganado de congruo, por cierta conveniencia, la gracia que El nos merecía de condigno, en justicia, por razón de su dignidad infinita. Por eso, te saludamos con amor y agradecimiento como "Reina nuestra, Madre de misericordia, vida y dulzura y esperanza nuestra". Y, porque sabemos que nuestra salvación está en tus manos, te consagramos nuestra vida entera, para que con tu dirección maternal y tu protección poderosa podamos ir a encontrarnos contigo en la gloria del Paraíso, donde, con tu Hijo, vives coronada y feliz para siempre. Así sea.

MISA

En la magnificencia de la Sagrada Liturgia; el Sacrificio cotidiano no es otro sustancialmente que el del Calvario. El canto del I n t r o i to nos presenta, al pie de la Cruz, el día de la gran oblación, a algunas mujeres y a un hombre solo, que acompañan a la Madre de los dolores.

INTROITO
Estaban junto a la Cruz de Jesús su Madre y la hermana de su Madre, María de Cleofás, y Salomé, y María Magdalena. Mujer, he ahí a tu hijo: dijo Jesús; al discípulo en cambio: He ahí a tu Madre, y. Gloria al Padre.

El culto de los dolores de María no es una distracción importuna que a parte nuestros pensamientos de la única víctima de salvación. Como lo expresa la Colecta, tiene por resultado directo hacer fructificar en nosotros la pasión del Salvador.

COLECTA
Oh Dios, en cuya Pasión, según la profecía de Simeón, una espada de dolor atravesó la dulcísima alma de la gloriosa Virgen y Madre María: haz propicio que, los que celebramos con veneración sus Dolores, consigamos el feliz efecto de tu Pasión. Tú, que vives.

EPISTOLA
Lección del libro de Judit (Jd., XIII, 22-25)

Bendíjote el Señor con su poder, pues por ti ha reducido a la nada a nuestros enemigos. Bendita eres  tú, hija del Señor, Dios excelso, sobre todas las mujeres de la tierra. Bendito sea el Señor, que creó el cielo y la tierra; porque hoy ha ensalzado tanto tu nombre, que no faltará tu alabanza en la boca de los hombres que se acordaren eternamente del poder del Señor, por los cuales no perdonaste tu vida a causa de las angustias y de la tribulación de tu raza, sino que salvaste a ésta de la ruina delante de nuestro Dios.

MARÍA CORREDENTORA. — ¡Oh, qué grande es entre las criaturas nuestra Judit! "Dios, habla el P. Faber, se diría que escogió lo más incomunicable de sus indivisibles atributos para comunicárselos a María de modo tan misterioso. Ved cómo la dio parte en la ejecución de los eternos designios del universo, del que fue en cierto sentido como causa y dechado. La cooperación de la Santísima Virgen en la salvación del mundo, nos ofrece un nuevo aspecto de su grandeza. Y, a la verdad, ni la Inmaculada Concepción de María Santísima, ni su Asunción gloriosa, nos darán concepto más alto que este apelativo de corredentora. «Sus dolores no eran absolutamente necesarios a la redención, pero, conforme a los designios de Dios, eran indispensables, por cuanto pertenecen a la integridad del plan divino. ¿No son, por ventura, los misterios de Jesús, misterios de María y viceversa? Parece cierto que todos los misterios de Jesús y todos los de María, ante Dios, no eran más que un solo misterio. Jesús es el dolor de María siete veces repetido, siete veces aumentado. En las horas alargas de la Pasión, la ofrenda de Jesús y la de María estaban como fundidas e n una sola; aunque diferentes esas ofrendas, es claro, por su dignidad y su valor, se ofrecían con disposiciones semejantes y como en un solo haz, exhalando un mismo aroma y consumidas por un mismo fuego; oblación simultánea que dos corazones sin mancha hacían al Padre por los pecados de un mundo culpable cuyos deméritos libremente habían tomado sobre sí" Sepamos juntar nuestras lágrimas con los tormentos de la gran Víctima y con las lágrimas de María. Conforme lo hayamos hecho en la vida presente, así podremos gozarnos en el cielo con el Hijo y con la Madre; si nuestra Señora es hoy reina del cielo y soberana del mundo, como canta el Versículo, no hay ningún elegido cuyos recuerdos dolorosos se puedan comparar con los suyos. Sigue al Gradual el patético lamento del Stabat Mater, que se atribuye al beato Jaco pone de Todi, franciscano; en esa pieza encontramos una bella fórmula de oración y de reverencia a la Madre de los Dolores.

GRADUAL
Dolorida y llorosa estás, oh Virgen María, junto a la Cruz del Señor, Jesús, tu Hijo, el Redentor. ¡Oh Virgen, Madre de Dios! Aquel, a quien todo el  mundo no puede contener, el Autor de la vida, hecho hombre, padece este suplicio de la cruz  Al pie de la Cruz,  Aleluya, aleluya. J. Estaba dolorida Santa María, Reina del cielo y Señora del mundo, junto a la Cruz de nuestro Señor Jesucristo.

SECUENCIA
Dolida estaba la Madre,
llorando junto a la cruz
mientras el Hijo colgaba.
Y a su alma, que gemía,
contristada y dolorida,
una espada atravesó.
¡Oh qué triste y afligida
estuvo aquella bendita
Madre del Hijo unigénito!
Dolorosa y triste estaba
la piadosa Madre, al ver
del glorioso Hijo las penas.
¿Qué hombre no lloraría,
si en tan gran suplicio viera
de Cristo a la dulce Madre?
¿Quién no se contristaría,
al ver de Cristo a la Madre
con su Hijo lastimarse?
Por los pecados de su gente
vió a Jesús en los tormentos
y entregado a los azotes.
Vió a su hijo dulce y bueno
morir triste y solitario,
al exhalar el último aliento.
¡Ea, Madre, fuente de amor,
hazme "sentir tu dolor,
para que llore contigo!
Haz que arda mi corazón
en amor de Cristo Dios,
para que así le complazca.
Haz también, oh santa Madre,
que en mi corazón las llagas
del Crucifijo se graben. Parte conmigo las penas
de tu Hijo vulnerado,
que tanto sufrió por mí.
Haz que yo contigo llore,
y de Cristo me conduela,
mientras mi vida durare.
Haz que a tu lado esté siempre
junto a la cruz de tu Hijo,
y que me asocie a tu llanto.
Virgen de vírgenes pura,
no seas para mi amarga:
haz que yo contigo llore.
De Cristo la muerte lleve,
de su Pasión hazme socio,
y que sus llagas venere.
Haz que me hieran las llagas,
y que me embriaguen la cruz
y la Sangre de tu Hijo.
De perecer en las llamas,
en el día del juicio,
defiéndeme, Virgen sagrada.
Cuando salga de aquí, oh Cristo,
haz que, por tu Madre, consiga
la palma de la victoria.
Cuando este mi cuerpo muera,
haz que se le dé a mi alma
del Paraíso la gloria. Amén.
Aleluya.
EVANGELIO
Continuación del santo Evangelio según San Juan
(Jn„ XIX, 25-27).
En aquel tiempo estaban junto a la cruz de Jesús su Madre y la hermana de su Madre, María de Cleofás, y María Magdalena. Y, cuando vió Jesús a su Madre y al discípulo que amaba allí presente, dijo a su Madre: Mujer, he ahí a tu hijo. Después dijo al discípulo: He ahí a tu Madre. Y, desde aquel momento, el discípulo la recibió en su casa.

DE PIE JUNTO A LA CRUZ."Stabat juxta crucem": Lo primero que se necesita es ponerse muy cerquita de la cruz; y después se precisa también estar de pie. De pie, porque esa es la actitud del valiente, y así se está más cerca de nuestro Señor. Y para realizar esto no hay más que un medio: estar con la Santísima Virgen. Nunca las dos primeras palabras se podrán unir a la última sin el tecum: si no es con María y en María. La Cruz es algo demasiado honroso. Y dominando el Stabat de María, está el de Jesús, levantado por encima de la tierra y atrayendo todo hacia El, precisamente porque está por encima de la tierra. María está de pie p a r a ser el lazo de unión... la Medianera. Su cabeza y su corazón arriba, para estar cerca de su Hijo; sus pies tocan nuestro suelo para estar cerquita de nosotros que somos hijos suyos. Y está en pie porque es nuestra Madre: "He ahí a tu Madre", y María puede decir como Jesús: "Como Madre atraeré todo hacia mí". Toda la humanidad ha sido arrastrada por el misterio de la Cruz a Jesús ya María... Al pie de la Cruz Nuestra Señora llegó a ser verdaderamente la Reina de misericordia. Encomendémonos a su omnipotencia sobre el divino Corazón, al pie del altar donde se prepara
la renovación del Sacrificio.

OFERTORIO
Acuérdate, oh Virgen, Madre de Dios, cuando estés en la presencia del Señor, de pedirle bienes para nosotros, y de rogarle que aparte de nosotros su indignación.

A lo largo de los siglos, ¡cuántas almas santas han acudido a hacer fiel compañía a la Madre de los Dolores! Su intercesión, unida a la de María, constituye la fuerza de la Iglesia; por ella esperamos conseguir nosotros el efecto de los méritos de la muerte del Salvador.

SECRETA
Ofrecemoste preces y hostias, oh Señor, Jesucristo,  suplicándote humildemente hagas que, los que celebramos con preces la transfixión del alma dulcísima de tu Bienaventurada Madre María, alcancemos por los méritos de tu muerte, y con la múltiple y piadosa intercesión de tu Madre y de todos los Santos que están bajo de tu cruz, el premio y la compañía de tus Bienaventurados. Tú, que vives y reinas.

Fué tan grande el dolor de María en el Calvario, ha dicho San Bernardino de Sena, que, repartido entre todas las criaturas capaces de sufrir, a todas las mataría instantáneamente. Y Nuestra Señora pudo entonces resistir y conservar esa vida que el Espíritu Santo guardaba; para la Iglesia, gracias a aquella paz admirable que se apoyaba en la perfecta conformidad, en la entrega total de su ser al Señor. Logre la Comunión de los Misterios sagrados concedernos la paz de Dios que sobrepuja a todo sentido, que guarda las inteligencias y los corazones


COMUNIÓN
Felices los sentidos de la Bienaventurada Virgen María, qué, sin la muerte, merecieron la palma del martirio bajo la Cruz del Señor.

Como lo indica la Poscomunión, la memoria piadosa de los Dolores de la Madre de Dios, nos sirve de gran ayuda para encontrar todos los bienes en el Sacrificio del altar.

POSCOMUNIÓN

Haz, Señor, que los sacrificios que hemos recibido al celebrar devotamente la transverberación de la Virgen, tu Madre, nos alcancen de tu clemencia toda clase de saludables bienes. Tú, que vives y reinas.