utfidelesinveniatur

jueves, 1 de septiembre de 2016

Ite Missa Est

1 de setiembre
San Gil, abad.  
(†720)



El maravilloso abad san Gil, fué griego de nación, natural de Atenas, y de sangre real. Aplicóse desde niño a las letras y virtudes, y era muy inclinado a las obras de misericordia. Yendo cierto día a la iglesia, vio un pobre enfermo que estaba echado en el suelo, y le pedía limosna; y san Gil, desnudándose la túnica cubrió con ella la desnudez del pobre, y en vistiéndose la, le dio juntamente la salud. Muertos sus padres, repartió a los pobres su crecido patrimonio; y no parece sino que Dios quiso pagárselo con el don de milagros, porque obró tantos, que divulgándose . en Grecia la fama de su santidad, se embarcó a donde no fuese conocido ni estimado. Mas seguía le la gracia de los prodigios, y así en el mar sosegó con su oración una gran borrasca. Llegado a Arles, donde era obispo san Cesáreo, estuvo dos años con él en santa compañía, y habiendo pasado después el Ródano, obró muchos milagros en las regiones vecinas. Honrábanle por tantos prodigios las gentes del país; y él por huir de la alabanza de los hombres, entróse por la parte en que el Ródano va a morir en el mar, y halló una grande espesura, y en ella una cueva muy solitaria, y no lejos de aquel lugar una fuente de agua clara y abundante. Allí puso el santo su asiento; y todos los días venía a san Gil una cierva como enviada de la mano de Dios, para que con su leche se sustentase. Habiendo salido una vez el rey de Francia a caza hacia aquella parte, la cierva acosada por los perros, con gran ligereza vino a guarecerse en la cueva del santo anacoreta, y por la oración del santo, se volvieron los perros • atrás para sus amos: y como otro día viniese el rey con más cazadores, y no osasen los perros llegarse a aquella gruta, un ballestero tiró desatinadamente una saeta que hirió al santo. Rompiendo luego por las malezas el rey con su gente, halló a san Gil en hábito de monje, de muy venerable aspecto, puesto en oración, sin moverse ni turbarse, corriendo sangre de la herida, y la cierva rendida a sus pies. Admiró se en gran manera el rey de lo que estaba viendo, y pidiendo perdón al santo, mandó que le curasen luego la hedida: pero resistió lo él, diciendo que no consentiría jamás que le quitasen aquella ocasión de nuevos merecimientos. Con esto quedó tan edificado el rey que le construyó allí un monasterio, en el cual vivió san Gil algunos años, ordenado ya de sacerdote, con muchos discípulos que se le juntaron, a quienes gobernó con prudencia del cielo, hasta que llegando el día de su muerte, les echó su paternal bendición, y fué a gozar de Dios, a quien tan santamente había servido.

Reflexión: Preguntarás por ventura ¿en qué se ocupaban los discípulos del santo abad Gil y tantos otros monjes de los antiguos monasterios? En la contemplación de las cosas celestiales, en el canto de los salmos, en trabajos manuales, en el cultivo de las tierras, en abrir caminos por los desiertos, y formar poco a poco centros de poblaciones en medio de las soledades; en evangelizar a pueblos rudos o bárbaros, y en socorrerles como ángeles de los pobres. Siempre verás alrededor de un antiguo monasterio, algunas poblaciones que se formaron debajo de la protección y jurisdicción paternal de los monjes. Ahora están bajo el yugo del Estado o de amos a las veces harto codiciosos y egoístas.


Oración: Rogárnoste, Señor, que la intercesión del bienaventurado abad san Gil nos recomiende en tu divino acatamiento, para alcanzar por su patrocinio lo eme no podemos impetrar por nuestros méritos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.