utfidelesinveniatur

miércoles, 15 de junio de 2016

MONSEÑOR DE SÉGUR - EL INFIERNO, SI LO HAY, QUÉ ES, MODO DE EVITARLO.

¡HAY UN INFIERNO!:

EL INFIERNO NO HA SIDO INVENTADO, NI PUDO SERLO 


Acabamos de ver que en todos los tiempos todos los pueblos han creído en el infierno; lo cual por si solo prueba ya que no es invención humana. Supongamos por un instante que el mundo vive tranquilo en medio de los placeres y abandonado sin temor a todas las pasiones. Un día, un hombre, un filósofo viene a decirle: “Hay un infierno, un lugar de tormentos eternos, en el que Dios os castigara si continuáis obrando mal; un infierno de fuego, en donde arderéis perpetuamente si no mudáis de vida”. ¿Podéis figuraros el efecto que semejante anuncio habría producido?

Desde luego nadie lo hubiera creído. “Que venís a predicarnos? abríase dicho a ese inventor del infierno: .por donde habéis sabido esto? .que pruebas nos dais? No sois más que un sonador, un profeta de desgracias”. Lo repito, no se le habría dado crédito. No se le habría creído, porque en el hombre corrompido todo se rebela instintivamente contra la idea del infierno. Del mismo modo que todo criminal rechaza tanto como puede la idea del castigo, así también, y mil veces más, el hombre culpable rechaza la perspectiva de aquel fuego vengador, eterno, que ha de castigar tan inexorablemente todas sus faltas, aun las más secretas. Y sobre todo en una sociedad, como por un momento la suponemos, en que nadie hubiese oído hablar nunca del infierno, la rebelión de los preocupados habría venido a unirse a la de las pasiones. No solo no se habría querido dar crédito al malhadado inventor, sino que habría sido víctima de su cólera, lo habrían apedreado, y nadie hubiera pensado en resucitar la idea.

Si por un imposible se hubiera dado crédito a aquella extraña invención, si por una imposibilidad aún más evidente todos los pueblos hubiesen creído por la sola palabra del susodicho filosofo; .que hubiera sucedido? os pregunto. No se hubieran consignado en la historia el nombre del inventor, el siglo y el país en que hubiera nacido? Pero nada hay de esto. .Ha sido indicado jamás alguno como introductor en el mundo de esta espantosa doctrina, tan enojosa a las más arraigadas pasiones del espíritu humano, del corazón, de los sentidos? Luego el infierno no ha sido inventado. No lo ha sido, porque no ha podido serlo. La eternidad de las penas del infierno es un dogma que la razón no puede comprender; puede comprender el hombre, .como queréis que está por encima de la razón; y lo que no puede comprender el hombre, ¿cómo queréis que haya podido ser inventado?

Precisamente porque el infierno, el infierno eterno, no puede ser comprendido por la razón, esta se rebela contra él, mientras no esté ilustrada y realzada por las luces sobrenaturales de la fe. El dogma del infierno es lo que se llama “una verdad innata", es decir, una de aquellas luces de origen divino que brilla en nosotros a pesar nuestro, que está en el fondo de nuestra conciencia, incrustada en las profundidades de nuestra alma, como un diamante negro que brilla con sombrío esplendor. Nadie puede arrancárnosla, porque nos ha sido clavada allí por el mismo Dios. Pueden cubrirse el diamante y sus siniestros reflejos; puede dejar de mirarse, puedes olvidarlo por algún tiempo; se puede negarlo con palabras; pero creemos en el a pesar nuestro, y la conciencia no cesa de proclamarlo.

Los impíos que se burlan del infierno, le tienen en el fondo un terrible miedo. Miéntense a sí mismos, y mienten a los demás, aquellos que dicen estar convencidos de que no hay infierno. Es un deseo impío del corazón, más bien que una convicción racional del entendimiento. En el último siglo, uno de esos insolentes escribía a Voltaire que había descubierto la prueba metafísica de la no existencia del infierno.

“Sois muy dichoso, —le respondió el viejo patriarca de los incrédulos— yo estoy lejos de haber llegado a este punto". No, el hombre no ha inventado el infierno: no lo ha inventado ni podido inventar. El dogma del infierno eterno se remonta hasta el mismo Dios. Forma parte de la gran revelación primitiva, que es la base de la Religión y de la vida moral del género humano.

Luego hay un infierno.