utfidelesinveniatur

lunes, 6 de junio de 2016

LOS MARTIRES MEXICANOS


CONTINUACION AL PROLOGO DEL LIBRO DE LOS MARTIRES CRISTEROS




Antes de seguir adelante creo pertinentes algunas observaciones. Y la primera es acerca del mismo nombre de Mártires, con que frecuentemente calificaré a los que sucumbieron en la tragedia. No es mi ánimo, ni mucho menos, prevenir el juicio de la Iglesia Católica docente, la única autorizada para declarar, e infaliblemente, la realidad de un verdadero martirio. Uso ese nombre en el sentido vulgar que le damos, no como ya digno de los honores del culto cristiano; en el mismo sentido que le daba nada menos que S. S. el Papa Pío XI de feliz memoria.

En efecto, el 31 de enero de 1927, Su Santidad el Papa recibía en audiencia especial a un grupo de jóvenes mexicanos, y les dirigió este saludo, que debemos todos guardar en el fondo de nuestro corazón, burilado por el agradecimiento, como el buril de acero graba las frases inmortales en los bronces de las lápidas: "¡salve, flores de mártires ¡Honor a vosotros y a vuestro país, a vuestros Obispos y a todos vuestros Pastores, a vuestros sacerdotes, a todos los vuestros que sostienen un combate tan glorioso, por el honor de Dios, por el reino de Cristo, por el honor de la Iglesia, por la dignidad y la salvación de las almas! ¡Salve, hijos y hermanos de mártires" Sí; fueron mártires, no lo dudo, y todos, aún los que murieron con las armas en la mano en la lucha llamada cristera, pero en el sentido de mártires coram Deo, de que hablé al principio. Ninguno hasta ahora, ni los nuestros, ni los de los otros pueblos, es mártir en el sentido también explicado de coram Ecclesia, porque ninguno hasta ahora ha sido elevado al honor de los altares. Es aún muy pronto, para esa declaración infalible, que la Iglesia prepara con suma prudencia, muchas oraciones, y mucha investigación. ¡Oh!, esta declaración llegará, tampoco lo dudo, al menos para algunos, pero ahora es muy temprano todavía. He dicho que fueron mártires coram Deo, aún los que murieron en los campos de batalla de la lucha cristera, y esto acredita una segunda observación. Nunca se puede usar un medio en sí ilícito, para obtener un fin bueno.

Ese principio de que el fin justifica los medios, es precisamente la norma capital del comunismo, como desde el principio de la conspiración contra el orden cristiano, han venido propalándolo hasta Lenin y Stalin en sus escritos y proclamas; principio absolutamente reprobable e inmoral. Si, pues la campaña cristera hubiera sido ilícita; aun por el noble fin de defender los derechos de Jesucristo y su reino sobre la tierra, ilícita se hubiera quedado; y tal fin nunca le hubiera lavado de tal reprobación. Ahora bien, el que emplea un medio ilícito para obtener un fin, aunque sea bueno, peca y ofende a Dios, y si en el desarrollo de su ilícita empresa muere, muere en pecado y mucho menos puede ser considerado como mártir, ni aún en el sentido de martirio coram Deo.

Por otra parte, toda rebelión armada contra una autoridad legítima o contra sus leyes que tengan el carácter de verdaderas leyes, es decir, dadas en bien de la sociedad, aunque sea penoso su cumplimiento por parte de los súbditos, es ilícita y condenada por la Iglesia de Jesucristo. Esta clase de empresas es la que se llama rebelión propiamente, o una revolución. Hay casos, sin embargo, en que una autoridad, aún legítima, abusando del poder de la fuerza que tiene en sus manos, da disposiciones contrarias al bien de la sociedad, de sus derechos más sagrados, por ejemplo en contra de su religión, y que de suyo tienden no digo al bien común, sino a la destrucción misma de la sociedad. En este caso se encuentra la conspiración contra el orden cristiano, entronizada en el poder civil, y poseedora de toda su fuerza bruta, y su obra debe considerarse como una verdadera agresión injusta.

En nuestros mismos días, todos los hombres de juicio, aún no católicos, sabemos, que han condenado y condenan la agresión injusta, y no sólo permiten resistir a ella, sino que juzgan obligatoria esa resistencia en ciertos casos, de parte de los ciudadanos de un pueblo. Pero todavía, para que sea lícita esa resistencia, tiene absolutamente que ser primero pasiva y por medios legales y pacíficos; y sólo en el caso de que se hayan intentado en vano todos esos medios, es lícito, y en casos obligatorio, el acudir a las armas, lo que no será agresión, ni rebelión, sino defensa contra una agresión injusta, perfectamente aprobada, aun por el simple derecho natural.

Este fue el caso de la resistencia armada cristera. El mismo general Calles, instrumento de la conspiración anticristiana, en célebre entrevista con dos señores obispos mexicanos, quienes después de la resistencia pasiva de todo el pueblo por el famoso "boycot", se dirigieron a él pidiéndole cortésmente la revocación, de las disposiciones impías, les dijo que "él tenía que cumplir la ley y hacerla cumplir (esto es, las consignas de la conspiración) y que a los Obispos y católicos mexicanos, no les quedaba más que dos medios a su disposición: acudir al Congreso (medio legal), o tomar las armas". Los católicos en un memorial firmado por dos millones de personas se dirigieron al Congreso, y éste bajo las mismas consignas de la conspiración, se negó aún a leer el memorial. Entonces no hubo más remedio que acudir al otro medio indicado por el Gral. Calles.

Pero realmente, ¿la situación de los católicos, es decir, del noventa por ciento de los habitantes de México, era tan terrible allá por los años de 1925 y 1926, que acreditara una resistencia a las consignas de la conspiración contra el orden cristiano, traducidas en forma de leyes y disposiciones gubernativas, y que se pudiera llegar lícitamente a la resistencia armada, en defensa legítima contra una agresión injusta? Muchos de mis lectores lo vieron así, y yo mismo fui testigo de aquella situación intolerable, pero como parte agraviada, no me parece conveniente alegar mi testimonio, que pudiera parecer parcial. Voy, pues, a traducir algunos párrafos de un célebre artículo que publicó en París el Periódico La Croix el 12 de octubre de 1927, debido a la pluma del escritor americano, Mr. Francis Mac-Cullagh, bien conocido como exacto y fidelísimo en los hechos que narra.

"Acabo de pasar seis semanas en México, escribe, absolutamente dueño de mis movimientos, usando el mismo método que usé cuando recorrí en 1919 y 1920 la Rusia Soviética.

"El cuadro que descubrí detrás del velo espeso de una censura severa, es sin duda, más terrorífico, que el espectáculo que he visto en Rusia.

"Los aspectos internacionales y económicos del cuadro mexicano, vuélveme insignificantes, ante el martirio de millones de mexicanos. Nadie sabrá jamás el número de las víctimas, que han pagado con su vida la resistencia a un régimen que hace imposibles esas mismas vidas. Aquí el cuadro toma un matiz de sangre, pues ésta es la más cruel persecución que los cristianos han tenido que sufrir desde los días de Nerón.

"Yo he visto con mis propios ojos esos métodos. No he aceptado de nadie una comisión de propaganda: y esto lo puedo probar. "En la calle resuena de repente un estruendo 'sordo de pisadas… Personas rodeadas de policías y soldados... parece una cuadrilla de prisioneros,que llega (a la Inspección de Policía)... noto que esa muchedumbre está compuesta de elementos sumamente heterogéneos. Hay dos muchachas con sus velos blancos y sus ramos del día de su primera Comunión: pero los velos ya están desgarrados y sus flores marchitas: tienen los ojos enrojecidos por el llanto, y las mejillas por el rubor. Cerca de estas niñas puras, va la hez de los sitios nefandos; algunas malas mujeres, ebrias aún, que blasfeman... Codo con codo de las hijas de las familias decentes... marchan algunos criminales de orden común..."¿Cómo se ha podido reunir un grupo tan heterogéneo? Me informo con un civil y él me lo explica amablemente. Los domingos por la mañana tiene la costumbre el Inspector de Policía a esta hora y aún desde el alba, de enviar sus esbirros con orden de detener a los católicos que van a misa... Sus policías invaden las casas particulares, donde se celebra la Misa, y traen a todos los asistentes, a la Inspección General, mezclados, para mayor escarnio con los escandalosos, rateros y borrachines que han arrestado durante la noche…"Las víctimas de la persecución religiosa, no son solamente mujeres jóvenes y mujeres en la plenitud de la edad y aún personas ancianas: hay varones jóvenes con sus ojos profundos y brillantes, con sus mejillas bronceadas, pintada en sus labios y en su barba la expresión de la nobleza v el valor; hay también ancianos de silueta fina, que respira la singular dignidad castellana pintada por Velázquez en sus cuadros... La persecución religiosa es sobre todo un modo de rapiña. Se imponen ¿legalmente grandes multas a las personas que van a misa..., etc., etc.".


Y todavía mis lectores recordarán, que hubo situaciones mucho más terribles, que la descrita en estas líneas por el escritor americano. Sí; sin duda, la situación de los mexicanos, católicos en su inmensa mayoría, acreditaba la resistencia contra esas agresiones injustas. Se recurrió primero, como sabemos, a la resistencia pasiva del "boycot"; luego a los medios legales de petición a las Cámaras legislativas. Nada dio resultado. No quedaba otro recurso que la resistencia armada, y por todo ello, perfectamente lícito.