utfidelesinveniatur

lunes, 20 de junio de 2016

DEVOCION DE LOS TRES PADRES NUESTROS PARA LA AGONIA


DEVOCION DE LOS TRES PADRES NUESTROS PARA LA AGONIA
(ORACION PARA REZAR POR LOS MORIBUNDOS)


LOS PADRES NUESTROS PARA LA AGONIA
(Recémosla por las personas que nos son queridas, cuya salvación deseamos, en cuanto sepamos que están para morir, seguros de que será el mejor bien que podamos hacerles: y pudiendo rezarse tanto cerca del moribundo, como lejos de donde esté.)

HISTORIA: Cuenta Dionisio Cartusiano que estando un Sumo Pontífice para morir, preguntó a un camarero suyo ¿qué haría por su Beatitud después de morir?, y habiendo respondido que todos los sufragios posibles y los que el papa le mandara, el dijo este: "No te pido otra cosa sino que, cuando me vieres en agonía, me digas tres veces la oración del Padre Nuestro con las oraciones que leerás en este papel (y son las que pondremos a continuación). El camarero prometió cumplirlo, y así lo hizo en el momento indicado. Murió el Papa, y luego se apareció a su camarero, muy resplandeciente y dándole muchas gracias y diciendo:"Ya sin tropiezo alguno he ido al cielo, porque después del primer Pater Mostrando Nuestro Señor su sudor sanguíneo al Padre Eterno, toda angustia se me quitó". "Después del segundo Pater, por la amargura de de su pasión y dolores, borró todos mis pecados".->"Y después del tercer Pater, Cristo Señor nuestro me abrió los cielos y me concedió la gloria de los Bienaventurados".


PRIMER PADRE NUESTRO

Padre nuestro y Ave María

Señor mío Jesucristo, que por aquella agonía de muerte que en el monte Olivete sentiste, por la fervorosa oración que por nosotros hiciste, y por aquel sudor que tuviste tan copioso que como gotas de sangre corría hasta el suelo; te suplico lo ofrezcas todo de nuevo a Dios Padre todopoderoso, y lo presentes ante su divino acatamiento en satisfacción de los muchos y graves pecados de éste tu siervo, y líbralo en esta hora de su muerte de todas las penas y angustias que teme haber merecido por sus pecados. Tú que con el Padre y con el Espíritu Santo vives y reinas por todos los siglos de los siglos. Amén.

SEGUNDO PADRE NUESTRO

Padre nuestro y Ave María

Señor mío Jesucristo, que te dignaste morir por nosotros en una cruz suplico que todas las hieles y amarguras de tu sagrada pasión y muerte afrentosa, que por nosotros padeciste en la Cruz, y más en particular cuando tu santísima alma salió de tu santísimo cuerpo, tengas por bien de ofrecerles y presentarlas a Dios Padre Todopoderoso, por el alma de este tu siervo, y líbralo en esta hora de su muerte de todas las penas y aflicciones que teme haber merecido por sus pecados Tú que con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por todos los siglos de los siglos, Amén.


TERCER PADRE NUESTRO

Padre nuestro y Ave María

Señor mío Jesucristo, que por la boca del Profeta dijiste "con amor perpetuo te amé, y por eso te traje a Mí, habiendo compasión de tí", te suplico que esta tu misma caridad que te trajo el cielo al suelo para sufrir tantas penalidades y amarguras, tengas por bien de ofrecerla y representarla a Dios Padre Todopoderoso por el alma de tu siervo (Se dice el nombre del agonizante), y líbrale de todas las penas y congojas que teme haber merecido por sus pecados. Salva su alma de esta hora, ábrele la puerta de la vida y concédele que se alegre con tus Santos en la eterna gloria. Tú que por el Padre y con el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos Amén.

ORACION FINAL

Señor mío Jesucristo, pues nos redimiste con tu sangre preciosa, escribe en el alma de este tu siervo (se dice su nombre o por todos los agonizantes en este día) tus sacratísimas llagas con tu sangre, para que aprenda a leer en ellas tu dolor contra todos los dolores y penas que por sus pecados teme que ha merecido, imprime en él tu amor para que se una a Tí con un amor indisoluble, con el cual nunca se pueda apartar de Ti y de todos tus escogidos.Hazlas, Señor, participantes de tu Santísima Encarnación, de tu amarguísima Pasión, de tu gloriosa Resurrección y de tu admirable Ascensión, hazlas participantes de todas las oraciones y beneficios que se hacen en tu Santa Iglesia; y hazlas participantes de todas las bendiciones, gracias, méritos y gozos de tus escogidos, que te agradaron desde el principio del mundo; y concédelas que con todos estos en tu presencia te goce eternamente. Tú que vives y reinas con Dios Padre, en unidad del Espíritu Santo. Amén.