utfidelesinveniatur

viernes, 27 de mayo de 2016

"Ite Missa Est"

VIERNES
DE LA INFRAOCTAVA DEL CORPUS
FIGURAS DE LA EUCARISTIA EN EL PARAISO TERRENAL


PREPARACIONES DIVINAS. — Consagraremos los dos primeros días de la Octava que comienza hoy, a esbozar brevemente la historia de la preparación eucarística. La viva luz que arrojará sobre el dogma mismo, dará a entender bastante su importancia. No se extrañe nadie al ver a la eterna Sabiduría prodigando en estos dos días sus divinas atenciones a nuestra naturaleza. Tomando a las Escrituras por guía en esta exposición, como en todo el resto de esta obra, hemos debido tomar también sus expresiones. Ahora bien, se expresan de este modo antes de la Encarnación: La segunda persona de la Trinidad augusta aparece claramente en ellas con el nombre de SABIDURÍA, y con título de Esposa, hasta que, realizada su unión con el hombre en grado más elevado que debió alcanzar en Cristo-Jesús, se eclipsa, por decirlo así, ante el Esposo, y parece perder hasta su nombre. Aprendamos, a ejemplo de nuestros padres, a honrar a la Sabiduría divina y a reconocer el amor que la fuerza a unirse de modo inefable al hombre desde la eternidad.


FIGURAS SIMBÓLICAS: EL ÁRBOL DE LA VIDA. — Dice la Escritura que Dios había plantado desde el principio un jardín delicioso, para colocar allí al hombre. En medio del jardín crecía un árbol con significado misterioso: más hermoso que todos los demás, se llamaba el árbol de la vida. Un río, que se dividía en cuatro canales, regaba este lugar de delicias; llamado asimismo río de la vida, San Juan nos lo muestra en el Apocalipsis, como saliendo del trono de Dios y brillante como el cristal. Arbol y río cuyo* símbolo no supone de ningún modo el pecado futuro; colocados por Dios en esta morada de inocencia, entran como elementos en la noción del plan divino primitivo, y no significan ni anuncian algo que de por sí no se refiera al estado de inocencia. ¿Cuál será el fruto, del árbol de la vida, cuyas hojas, nunca marchitas \ son la salud de los pueblos \ sino la misma Sabiduría divina en su sustancia? Alimento de los Angeles en su forma divina, lo será también del hombre en su doble naturaleza, a fin de que, llegando por la carne al alma, la llene de su divinidad. La Sabiduría divina se había, pues, anticipado al hombre en el Paraíso; aún no estaba él allí, cuando esta sabiduría, impaciente en su amor, habitaba ya en él para esperarle, y le esperaba en este árbol de la vida que por sí misma había plantado en unión con el Altísimo, como inspiradora de sus obras'. "Como manzano fecundo entre árboles estériles del bosque, dice la Esposa del Cántico, así es mi Amado entre los hombres; me senté a la sombra de aquél que deseaba, y su fruto es suave a mi paladar"2. ¡Era el fruto delicioso del árbol de la vida que simbolizaba a la Eucaristía!


LA REALIDAD: EL PAN DE VIDA. — Pero la Sabiduría nos invitaba ayer a comer en su casa del -pan, no del fruto en el jardín. ¿De dónde viene en realidad esta transformación que no responde ya sino a la figura? Debe se a que el hombre, soberbio, gustó del fruto prohibido, que le perdió por su desobediencia y que le echó del lugar tendrá en adelante al pan por alimento; pan que cuesta trabajo y sudor, pan que debe ser triturado por piedras y pasado por el fuego. Es la sentencia dada por Dios. Mas ¡ay!, esta justiciera sentencia irá más lejos que el culpable; por encima del hombre, recaerá sobre la misma Sabiduría divina que se dió al hombre por alimento y por compañera. Porque, en la inmensidad de su amor, no despreciará a esta naturaleza caída; la abrazará para salvarla, hasta en las consecuencias de la caída, haciéndose, como el hombre, pasible y mortal. Para llegar hasta el hombre, deberá abrirse paso a través de las espinas y matorrales de su nueva habitación. Una casa levantada' con trabajo contra las intemperies de la tierra del destierro, acogerá el festín de las bodas, y el manjar de este festín no será el fruto del árbol de la vida, sino el trigo divino triturado por el dolor y tostado sobre el altar de la cruz.