utfidelesinveniatur

viernes, 15 de enero de 2016

UN ESTUDIO DOCTRINAL SOBRE EL MILAGRO. (Santo Tomás de Aquino)

UN ESTUDIO DOCTRINAL SOBRE EL MILAGRO.
( Según Santo Tomás de Aquino)
Arturo Vargas Meza - Pbro.
(continuación)

Posibilidad del milagro

Posible, en general,  es rodo aquello que puede ser o suceder, o sea, todo lo que es apto para existir. Pero esta noción general admite diversidad de aspectos. Y así, es posible:

1) Todo lo que existe realmente.

2) Todo lo que podría ser o existir realmente, o sea, todo lo que es intrínseca mente apto para existir:

a) Por no envolver contradicción alguna (ejemplo; una casa de oro)

b) Ni ser contrario a las leyes naturales, físicas o psicológicas ( a no ser que las anule en un caso dado el Autor mismo de esas leyes; aquí es donde cabe el milagro.

En cuanto a la noción de imposible es todo aquello que no puede ser ni existir, por contener contradicción intrínseca o ser contrario a las leyes de la naturaleza. Pero también en esto se pueden considerar tres casos completamente distintos, según que la imposibilidad sea de orden metafísico, físico o moral. Y así:

a) Imposibilidad metafísica. Es la de aquellas cosas que de ninguna manera se puede hacer por haber una intrínseca contradicción, (por ejemp; que dos más dos sean cinco, que el circulo sea cuadrado). La imposibilidad metafísica es tan absoluta, que no puede ser hecha ni siquiera por la potencia infinita de Dios, ya que la contradicción es una mera quimera que no existe ni puede existir más que en nuestra imaginación. El milagro no entra o no es posible en las cosas que son metafísicamente imposibles.

b) Imposibilidad física. Son aquellas cosas que no pueden ser hechas naturalmente por oponerse a las leyes fijas y constantes de la misma naturaleza (que un muerto resucite, que una piedra después de lanzada asía arriba no caiga, que el sol retroceda en su camino etc.) Aquí cabe y se da perfectamente el milagro, porque no es contrario sino perfectamente posible siempre y cuando excepcionalmente Dios suspenda las leyes de la naturaleza y no de otra manera.

c) Imposibilidad moral Es la de aquellas cosas que no suelen suceder según la marcha normal y el curso ordinario de las cosas (que una madre mate a su hijo); pero no implicando contradicción intrínseca o metafísica, y no oponiéndose tampoco a ninguna ley física de la naturaleza, pueden ocurrir alguna vez sin la necesidad de la intervención divina. Santo tomas nos da la razón teológica de lo que arriba hemos dicho: “Si se atiende al orden de las cosas en cuanto este depende de la primera causa, Dios no puede hacer nada contra el orden de las cosas. Obraría contra su presciencia, o bondad, si lo hiciera. Pero si se considera el mismo orden de las cosas en cuanto dependiendo de cualquiera de las causas segundas, de este modo Dios puede obrar fuera del orden de las cosas. San Agustín dice: “Dios obra contra el curso ordinario de la naturaleza; pero de ningún modo contra la ley suprema, porque no puede obrar contra sí mismo” (de doctrina católica)

Causa de los Milagros; (Causa Material)

La materia o sujeto potencial donde puede realizarse el milagro es la naturaleza individual, o cualquier cosa natural individualmente considerada (agua, pan, cadáver, ciego, ranas etc.). Más en esto se deben considerar en dos aspectos, el acto primero y el acto segundo.En el caso del acto primero, la ley  natural es absolutamente inmutable. No puede ser alterada por nadie dado que es la razón de ser y ni aun Dios puede cambiar las esencias de las cosas (que el fuego deje de quemar porque lo suyo es quemar). En el segundo aspecto o acto segundo, puede suspenderse el efecto sin incurrir en contradicción alguna; y esto solo en virtud de un milagro (como el caso de los tres jóvenes del horno ardiente) (Cf. Santo Tomas, de potentia q. 6 a ad 20)

Causa formal

La causa formal del milagro, o sea, aquello que lo constituye intrínsecamente en cuanto tal dándole el ser y la categoría de milagro, es su trascendencia sobre todo el orden natural, su especialidad trascendente. Esto lleva consigo las siguientes notas:

1) La simple naturaleza no tiene poder alguno para producir por sí misma un milagro

2) Existe en el sujeto del mismo una tendencia o disposición  a la que el milagro realiza (la tendencia del fuego a quemar, aunque milagrosamente no queme)

3) Sin embargo, hay en el sujeto del milagro una potencia obediencial para recibir la acción milagrosa de Dios (capacidad en que el agua para convertirse en vino)

4) Dios es su causa eficiente, ya sea directamente sin intermediario alguno, ya valiéndose de una criatura como causa instrumental (de un santo taumaturgo)

CONTINUA...