utfidelesinveniatur

jueves, 5 de noviembre de 2015

Guerra contra Georgia










enfrentamientos en Georgia





Georgia es un país situado en el límite entre Asia y Europa localizado en la costa del mar negro, al sur del Cáucaso. Comparte fronteras con Rusia al norte, con Turquía al sur y con Azerbaiyán al este. Su ciudad capital es Tiflis, Georgia se considera como parte de Europa. Sin embargo, su localización en el Cáucaso la sitúa en una supuesta frontera entre Europa y Asia.
POSICIÓN GEOGRAFICA DE GEORGIA
No es mi deseo ir a los orígenes de Georgia por no ser el fin de este estudio sino solo tomar aquello que nos interesa de este país. Desde 1936 hasta 1991 formo parte de la Unión Soviética, pero en ese mismo año se independizo de Rusia, volviendo a ser una república autonoma. En el año 2004 tuvo su“revolución de las rosas” bajo la dirección de Mijeíl Saakashvili, quien recibió apoyo de  EE.UU. Al  ser nombrado presidente, declaro:"Haremos lo máximo posible para que la próxima fiesta nacional también se pueda celebrar en Sujumi, la capital de Abjasia.",Pero antes de ser elegido presidente, en noviembre en 2003 afirmo: “La reconquista de Osetia del Sur y de Abjasia es ’’el objetivo de mi vida’’,

El 25 de mayo de 2004 se celebró en Georgia el mayor desfile militar de la historia del país y Saakashvili dijo: ’’Si se pregunta a cualquier soldado georgiano porqué sirve en el ejército, todos te contestarán: para reconstruir la integridad territorial de Georgia’’. Esto hubiera sido normalmente en enero de 2009; sin embargo, había antes de esta fecha unas nuevas elecciones.

En otro discurso  de esa misama toma de posesión Saakashvili habló de la necesidad de construir un ejército poderoso, ’’para volver a rehacer la unidad de Georgia’’. En septiembre de 2006 Osetia recibe otra escalada bélica que no llego a mayores problemas entre Rusia y Georgia. Cuando Saakashvili dio la orden de atacar en la noche del 7 de agosto de 2008, se encontraban todavía en Georgia parte de las tropas estadounidenses que tomaron parte en las maniobras, aunque por lo visto ya no estaban en la base de Vaziani, que fue atacada por los aviones de guerra rusos. Igualmente había en Georgia 127 instructores militares estadounidenses, entre ellos 35 empleados de empresas privadas de seguridad. El Gobierno estadounidense había empezado ya en abril de 2002 con el predecesor de Saakashvili, Eduard Shevardnadze, a entrenar unidades de élite del ejército georgiano y a equiparlos con las armas más modernas.

 He aquí, los hechos: Rusia y E. U. A. libraron en el Cáucaso una rápida y violenta guerra que parece haber ganado Moscú, lo que podría tener un final abierto. No fue una confrontación abierta sino un conflicto bélico en la que dos potencias se enfrentan por medio de terceros países, porque prefieren evitar entre ellos un conflicto directo que seria catastrófico. Este tipo de conflictos de la guerra fría parece haber resucitado por las órdenes de George Bush como coherramienta vital para revitalizar su alicaído proyecto de hegemonía planetaria, a tres meses de las elecciones presidenciales estadounidenses. El escenario fue Osetia del Sur, un enclave pro ruso que formaba parte de Georgia antes de la caída de la Unión Soviética y logro su independencia de facto apoyada por Moscú. Refrendándola en un referéndums de 1996 y de 2006. Sin embargo no lograron que la O.N.U. le otorgara el status de estado soberano. George Busch, respecto a este enfrentamiento dijo: “Estoy profundamente preocupado por los informes de que tropas rusas se han movido mas allá de la zona del conflicto, atacaron la ciudad de Georgia y de Gori y están amenazando la capital” Por su parte el presidente Dimitri Medvedev, decía: “Como resultado de la agresión de Georgia dirigida contra la población de Osetia del Sur y las fuerzas de paz rusas, han surgido muchos problemas humanitarios con los que nosotros, de acuerdo a la ayuda a Osetia del Sur, como estado Soberano, debemos resolver. Hoy debemos ver cómo ayudar a la población civil, repasar la situación que es por lejos, muy complicada. Los responsables por esta crisis humanitaria deben afrontar sus responsabilidades por lo que han hecho”. En este contexto pensar que Mijaill Saakashville presidente de Georgia actuó solo por un error de cálculo con respecto a la reacción rusa, cuando decidió el 8 de agosto de 2008 atacar Skimpali la pequeña ciudad de Osetia del Sur y no ver la totalidad de la geoestratégica configurada en Asia Central, es imposible. Georgia bombardeo la región que proclama como propia, con lanzadores de cohetes múltiples, un arma diseñada para causar devastación con el resultado de al menos 1,400 civiles muertos y la huida de varios miles de personas asía territorio ruso. Lo hizo el día de los juegos olímpicos (2008) pensando, que la atención de los grandes medios de comunicación y del mundo, estaba puesta en Beijín. El presidente de Georgia sabía que en territorio de Osetia había tropas de paz pro rusas. Habida cuenta, y que el Kremlin, esperaba este momento desde hace mucho tiempo. También que su ejercito no podría bajo ningún concepto enfrentar por si solo al aparato militar ruso. Habida cuenta de la respuesta segura, ¿fue una decisión suicida? Nada de eso. La premeditada jugada georgiana contra Moscú fue detonada desde Washington, con la colaboración  de Israel y preparada cuidadosamente. George Bush comentaba al respecto: estas acciones rusas representarían una brutal y dramática escalada del conflicto con Georgia. Rusia ha invadido un Estado vecino y soberano amenaza a un gobierno democrático elegido por su pueblo, tal acción es inaceptable en el siglo 21.” Dos empresas israelitas entrenaron a las tropas georgianas hasta abril pasado. El ejército y las fuerzas especiales georgianas recibieron instrucción y material militar de los estadounidenses desde el principio de los 90s combatieron según planes norte americanos. Ante esto Rusia no se anduvo con eufemismos para denunciar que era la mano de Washington la que estaba detrás de la operación georgiana, Sergei Lavrov  lo denuncio públicamente: “Ciertamente no hay duda esto se escribió en Occidente, analistas escribieron que el actual gobierno de Georgia realiza un proyecto especial de los Estados Unidos. Ciertamente es doloroso ver al protegido de uno en una situación tan embarazosa. Duele por todos los proyectos, los esfuerzos y medios invertidos. Probablemente sea entendible desde un punto de vista humano. Que invirtieron mucho, pero el resultado es el que hemos visto en la televisión. Tan pronto como Mijail Saakashvili aparece y abre la boca todos pueden ver con quien estamos tratando realmente.” La respuesta rusa fue demoledora. En pocas horas movilizo tropas y blindados que recuperaron totalmente  el control de Osetia, pero también bombardearon bases militares y unidades navales georgianas en el mar negro. Una declaración del vicepresidente de Estados Unidos Bik Chenney marcaron el tono que adoptarían los medios occidentales; “La agresión rusa no debe quedar sin respuesta” dijo. Le hizo coro el presidente georgiano, quien afirmo: “Rusia hizo hacer parecer como si nosotros hubiéramos atacado Tskhinvali  y a los osetas. Que nosotros organizamos el genocidio, como lo dijeron. Quieren que no tengamos la simpatía internacional, pero nadie en todo el mundo puede engañarse con esto. Hoy todos los medios y la opinión mundial están cien por cien del lado de Georgia.” Pero Rusia no se contento con el control de Osetia del Sur, e ingreso profundamente en la frontera con Georgia amenazando su capital. Una mediación del presidente francés Nicolás Sarkozy, logro que ambas partes aceptaran un cese al fuego, pero en el acuerdo Rusia se reservo el derecho de actuar cuando y como le pareciera para garantizar la independencia de Osetia del Sur y neutralizar a las fuerzas georgianas. La rapidez y rudeza del Kremlin sorprendió a los estadounidenses algunos analistas consideran que todo el intento fue una manera de medir justamente esta capacidad de reacción. Esta acción, de haber tenido éxito, formaría parte de cerco a Rusia que la casa Blanca está tratando de montar en la sensible frontera caucásica en el que la carta militar decisiva es el controvertido Escudo de Misiles. Se trata del viejo concepto del gran juego, con el que la diplomacia británica del siglo XIX definía el enfrentamiento con el Imperio Ruso que consideraba como clave estratégica el control del Cáucaso puente entre Europa y Asia. Sobre todo controlar la zona que es un verdadero paso de oleoductos y gasoductos por donde circula la mayor parte de la energía fósil del mundo. La Casa Blanca viene agitando desde hace tiempo ante Georgia la zanahoria del ingreso a la O.T.A.N. Afortunadamente, para la Unión Europea, ese ingreso no se produjo y probablemente nunca se realizara. (16 de Agosto de 2008) He aquí las pruebas de la intervención norteamericana en Georgia:



La desbandada ante el avance de las tropas rusas no les dio tiempo de recoger el material...


Rusia presentará a las entidades internacionales competentes pruebas que demuestran que los soldados georgianos (Georgia) destinados a los cuerpos de paz en la zona del conflicto con Abjasia fueron entrenados en actividades de sabotaje por expertos extranjeros, informó el jefe de la Fiscalía Militar de Rusia Serguéi Fridinski




«En las fotografías se distingue claramente que junto a los soldados georgianos se encuentran personas uniformadas con insignias de otros países que los adiestraron en actividades subversivas, en particular la fabricación artesanal de bombas para actos de sabotaje y para ocasionar bajas entre la población civil», indicó Fridinski.






«En condiciones normales, en esos puestos de control los soldados georgianos deberían ser entrenados en labores para el salvamento de civiles, pero las fotografías demuestran que fueron entrenados para la comisión de actos subversivos», subrayó el jefe de la Fiscalía Militar de Rusia.


Una de las fotografías proporcionadas por las autoridades de Abjasia, 



los soldados georgianos destinados a cumplir misiones de paz fueron adiestrados en actividades subversivas.Fridinski mostró a periodistas fotografías tomadas en la zona del desfiladero del Kodori, hasta el pasado mes de agosto controladas por las tropas georgianas de paz en la zona de conflicto entre Georgia y Abjasia.



Conclusion:

El ejemplo más reciente fue la suerte que le correspondió al Ejército georgiano que apuntó sus armas contra los soldados y los ciudadanos rusos. Probablemente, el ejemplo georgiano no podrá convertirse en garantía de que no habrán más acciones para atentar contra la seguridad de Rusia y sus ciudadanos en el futuro. Sin embargo, aquellos que tengan planes de emprender aventuras de guerra contra Rusia deberán de reflexionar sobre las posibilidades de salir vivos al momento de poner en acción sus planes.