utfidelesinveniatur

sábado, 28 de noviembre de 2015

"El Misterio de Nuestro Señor JesuCristo".


       CAPITULO IX: UNO DE LA SANTISIMA TRINIDAD


Para comprender mejor que Nuestro Señor Jesucristo es Dios, entremos, en cierto modo, en su intimidad y ahí, necesariamente, encontramos la Santísima Trinidad. Nuestro Señor tenía la visión beatífica en su inteligencia humana y por consiguiente vivía de la gloria de la Santísima Trinidad y, siendo Dios mismo, Hijo de Dios, con mayor razón, vivía en su naturaleza divina de la vida de la Santísima Trinidad. 

La vida íntima de la Santísima Trinidad es el primero de nuestros dogmas, el dogma de base y esencial de nuestra fe. Es imposible ser católico y cristiano si no se tiene fe en Nuestro Señor y, por consiguiente, en la Santísima Trinidad. ¿Quién es Nuestro Señor sino una de las Personas de la Santísima Trinidad? No podemos tener fe sólo en Nuestro Señor sin tenerla en la Santísima Trinidad y por eso mismo, no creer en la Santísima Trinidad es no creer en Nuestro Señor.

Todo esto está íntimamente relacionado. Se trata, evidentemente, de un misterio incomprensible para nosotros, pero que sin embargo, podemos procurar entender un poco, en la medida en que Nuestro Señor mismo nos lo ha revelado, no por la razón sino por la fe.El catecismo del concilio de Trento es un pequeño resumen que nos da, en la medida de lo posible, una vista general de lo que la fe nos enseña sobre el tema. Creemos que Nuestro Señor es verdaderamente el Hijo de Dios y que es una de las Personas de la Santísima Trinidad, unida consustancialmente al Padre y al Espíritu Santo y que, por lo tanto, posee los atributos de Dios y todos los privilegios de Dios, siendo Dios, lo cual le da a Nuestro Señor Jesucristo su verdadera dimensión. No veamos sólo a Nuestro Señor Jesucristo en su humanidad. Resulta más fácil, desde luego, imaginarse a Nuestro Señor Jesucristo hombre, tal como era: niño en Belén y en Nazaret, luego predicando en Palestina y Nuestro Señor en la Cruz. Podemos y tenemos que representárnoslo así. 

Santo Tomás de Aquino dice que nuestra oración no puede alejarnos de Nuestro Señor Jesucristo si lo consideramos en su humanidad, porque la humanidad de Nuestro Señor nos conduce necesariamente a su divinidad. Aunque tenemos que purificar nuestro espíritu de imágenes del mundo, porque podrían distraernos de nuestra oración, la humanidad de Nuestro Señor, al contrario, no nos puede distraer, puesto que está unida íntimamente a su divinidad. Pero tenemos que pensar siempre que esta humanidad encierra la divinidad y que es un milagro que Nuestro Señor Jesucristo no apareciese siempre radiante como en el Tabor en el momento de la Transfiguración. Normalmente, tendría que haber estado radiante y tener un cuerpo glorioso, puesto que poseía la visión beatífica. Pero para morir por nosotros en la Cruz y para sufrir por nosotros, Nuestro Señor quiso asumir nuestra condición de hombre igual que la nuestra: capaz de sufrir y de morir.Hablando del Símbolo de los Apóstoles, el catecismo del Concilio de Trento dice:

“Este mismo nombre del Padre nos indica que en una sola esencia de la divinidad se debe creer no una sola persona sino distintas. Tres son las personas en la divinidad: la del Padre, que de ninguno procede, la del Hijo, que ante todos los siglos es engendrado por el Padre, y la del Espíritu Santo, que igualmente procede desde la eternidad del Padre y del Hijo. Es el Padre, en una misma esencia de la divinidad, la primera persona, quien con su Hijo unigénito y el Espíritu Santo es un solo Dios y un Señor, no en la singularidad de una persona sino en la Trinidad de una sustancia”

Por eso realmente podemos decir que no tenemos más que un solo Dios: Nuestro Señor Jesucristo, puesto que Nuestro Señor es Dios Hijo y Dios Hijo no se está nunca separado de Dios Padre ni de Dios Espíritu Santo, con quienes no forma más que un solo Dios. Lo que creemos de Dios, lo proclamamos de Nuestro Señor Jesucristo: Tu solus sanctus, tu solus Dominus, tu solus Altissimus, Jesu Christe. Tú eres nuestro único Señor, que es lo que dice también san Pablo en su epístola a los Efesios (4, 5): «Unus Dominus, una fides, unum baptisma»: Un solo Señor, una sola fe y un solo bautismo. 

No tenemos dos o tres señores, porque tenemos un solo Señor; no tenemos dos o tres dioses porque tenemos un solo Dios: Nuestro Señor Jesucristo, es decir, Dios Hijo con el Padre y el Espíritu Santo. Es un misterio: el misterio de Nuestro Señor Jesucristo. 

CONTINUA...